archivos

Política

Esta categoría contiene 67 entradas

El salacot d’Eudald Carbonell

El salacot d’Eudald Carbonell és una de les icones personals més conegudes de Catalunya. L’antropòleg el du en homenatge a la memòria del general Giap, l’autor de la victòria militar del Vietnam en la seva guerra d’alliberament. “Giap passarà a la història com un comunista cabdal i radical”, diu Carbonell, emmirallant-s’hi. Oblida esmentar que en els ultims anys de la seva vida, Vo Nguyen Giap va criticar durament la nomenklatura de la nova dirigència vietnamesa, la qual considerava una burocràcia corrupta.

El fantasma de Tarradellas torna a sortir a passejar

tarradellas suarez

Deu ser cosa de la tardor, estació que convida a la nostàlgia malencònica, o de la proximitat de la festa dels Fidels Difunts, que convoca esperits i fantasmes, que retorna el record de Tarradellas, pel cantó menys esperat. Repunta una certa reivindicació de Tarradellas, si no de la figura sí de l’episodi històric que va protagonitzar, a partir d’un editorial de Vicent Partal al diari digital Vilaweb. Politics make strange bedfellows, diu la dita, i vet aquí com convergeixen en l’admiració tarradelliana certs independentistes d’ara i els socialistes de sempre.

L’argument de Partal és interessant. L’estat espanyol diu que la consulta pel dret a decidir i el procés sobiranista són impossibles perquè la llei no els permet, però el cas del retorn de Tarradellas demostra que quan cal les estructures i les mentalitats centrals canvien d’opinió en un tres i no res: la necessitat d’integrar Catalunya en el procès de transició a la democràcia va fer que una institució republicana com la Generalitat de Catalunya fos assimilada per la nova legalitat postfranquista. El periodista valencià té raó: l’entossolament de les elits madrilenyes és tan persistent i dur com fungible en cas de necessitat. Hi ha un antecedent encara més dramàtic i sagnant: el lliurament a una potència estrangera d’una part del territori nacional espanyol, la província del Sahara, quan així va convenir. Els saharians, que comptaven amb document nacional d’identitat i nacionalitat espanyola, representants a les Corts i totes les prerrogatives legals pròpies dels ciutadans espanyols, van quedar convertits d’un dia a l’altre en membres d’un altre estat estranger pel simple fet que aquest va ser fidel a l’estratègia dels escacs que diu que l’amenaça és més forta que la seva execució. Els nacionalistes espanyols que criden a la repressió indiscriminada de tot intent de seccessió del territori nacional, Corcuera i Belloch inclosos, farien bé en recordar aquell malaurat 1976 i alhora la seva pulcritud en rentar-se les mans respecte a la sort dels saharians i el seu intent de bastir una república independent. Tan espanyols eren fins aquell any com espanyols som els catalans en el present.

Dissortadament, la memòria ens il.lustra també sobre la naturalesa de l’operació que va fer de Josep Tarradellas, d’un perfecte desconegut per a la majoria de catalans, president de la Generalitat. La raó per la qual Tarradellas va ser importat a Espanya, aval.lat per Adolfo Suárez, el rei i l’operació democràtica espanyola no va ser tant la integració de Catalunya com la contenció de les esquerres. Perquè Tarradellas va ser cridat per complir una missió: les esquerres del PSUC i el PSC havien guanyat les eleccions a Catalunya i calia evitar que la victòria política esdevenís hegemonia sociopolitica. Tarradellas no va venir a salvar Catalunya sino a salvar el cul de les dretes dominants a les institucions i l’economia que s’abocaven a la nova etapa democràtica amb la por de veure crèixer un procès d’esquerranització del país com el que s’estava donant a Itàlia, on el partit comunista més important d’Europa inquietava el capital transnacional i l’OTAN.

Durant el seu exili a França, Josep Tarradellas havia fet mèrits suficients per a poder rebre l’encàrrec. El vell president mirava amb recel tots els moviments que duien al catalanisme i l’agitació popular a recuperar força, organitzar-se i posar unes bases sociopolítiques molt diferents a les de la Catalunya republicana. Des de Saint Martin le Beau, Tarradellas es lliurava a una intensíssima campanya d’enviament de cartes personals als més diferents personatges i grups, orientada a desprestigiar uns, entabanar altres i dividir a tots. Dos personalitats van ser conscients del risc que això suposava per al moviment democràtic català, Josep Benet i Jordi Pujol. El primer buscava la reconciliació nacional entre els catalans vençuts a la guerra i els qui, havent lluitat amb els vencedors o estat afavorits en alguna mesura per la desaparició del règim republicà, seguien essent catalanistes en una o altra mesura. El segon volia construïr un nou moviment popular catalanista ben allunyat de les formes, pràctiques i imatges de l’era Macià-Companys, fins el punt que ambdós presidents no eren esmentats per ells ni tan sols per a mantenir l’escalf sentimental residual del catalanisme vençut. Tots dos sabien que, més lluny o més aprop de dinàmiques com el compromís històric italià, l’esperit tarradellià esberlaria les prometedores dinàmiques unitàries en curs.

Al seu torn, Josep Tarradellas es distingia per una actitud fonamental: despreciava profundament tots els líders, personatges i grups polítics de l’interior. De la mateixa manera que el seu capteniment durant la seva presidència va ser un despreci encara més profund i un menysteniment encara més palés envers els seus consellers i les organitzacions polítiques representatives del vot dels ciutadans. A tots ells els considerava uns aficionats en el millor dels casos i uns irresponsables perillosos en general. Les noves formes de cultura, sociabilitat i activitat política sorgides en una Catalunya molt diferent a la que havia deixat en 1939 li eren del tot desconegudes i en desconfiava profundament. Temia i fins i tot respectava, però, el poder madrileny, potser perquè de l’experiència de la guerra i l’exili havia tret una sola lliçó: només compta l’imperi de la força, i la raó ha de pactar amb ella per sobreviure.

Mai he aconseguit explicar-me certa passió tarradellista per part del socialisme català. Ni tan sols puc fer-ho tenint en compte que Tarradellas era un anti Pujol, no només per contramodel sinó per voluntat pròpia. Quan el PSC s’adona que Pujol i CiU l’hi han robat la cartera intenta bastir un front antipujol amb elements molt diversos, des de sindicalistes i militants molt bregats fins sectors burgesos barcelonins –i molts col.laboracionistes del règim anterior– que consideraven un parvenu al qui els va plantificar Banca Catalana als nassos. A Pujol el traïen el seu mal caràcter, una malfiança crònica i una gasiveria d’altra banda generalitzada entre la seva gent, però el seu fonament ètic era de pedra picada. Però Tarradellas era un extraterrestre perillós, sense cap víncul personal ni emocional amb la gent amb la qual havia de conviure. Avui els qui van formar part del front catch all antipujolista animat pel PSC semblen zombies, quan l’organització socialista ha llençat per la borda tots els aliats intel.lectuals, culturals, opinionmakers i estenedors de ponts que podien haver fet d’ella un veritable partit socialdemòcrata i no una oficina d’administració d’interessos de funcionaris de l’administració local (precisament el retret que Ségolene Royal va fer al PS quan va ser candidata, tot identificant perfectament el mal). En mig de l’actual zombie walk, els socialistes segueixen admirant qui va llençar la primera palada de terra sobre la seva tomba.

Diuen amics meus socialistes, gent que estimo, que Tarradellas va aconseguir implantar la Generalitat quan Pujol estava disposat a acceptar un consell polític mal engiponat institucionalment. Certament, la jugada va ser mestra, però també un consell de govern provisional ben articulat i fidelment representatiu de l’estructura de forces polítiques del país hagués pogut convertir-se en Generalitat sense cap impediment legal. No hagués estat gens menyspreable una traducció al govern executiu d’una Assemblea de Catalunya passada pel vot popular. En mig d’aquell joc de trilers, Josep Tarradellas va donar forma a una institució que des d’aleshores du un llast que pesa encara, va escamotejar la voluntat popular i va tancar els camins que haurien pogut donar a l’autonomia catalana veritables formes i dinàmiques de sobirania.

Ara, però, Tarradellas i la seva Generalitat són un espectre. La Generalitat que compta és aquella a la qual s’accedeix a travès de les urnes. No sé si la necessitat que es transforma en virtut farà algun dia que la casta extractiva estatal de Madrid faci una altra giragonsa. De moment, Rajoy confia en que el seu sentit franquista del temps polític, l’escanyament del.liberat i dosificat i la crisi econòmica facin baixar el que considera un suflé. Nacionalistes espanyols que passen per ser d’esquerres són partidaris exactament del mateix. La bala a la recàmera és la suspensió de l’autonomia i la inhabilitació del president de la Generalitat. Però la ment de la casta extractiva no està preparada, perquè no ha fet en cent anys, per trobar-se cara a cara amb un nou 1898. Cediria com ho va fer aleshores al Carib i més tard al Sahara i amb la Generalitat tarradelliana? L’error de les forces catalanes fóra creure que, com aleshores, Espanya és un estat feble. I un estat membre de l’OTAN no és feble. Vegeu Turquia.

Doña Esperanza, el Rey, el bombardeo de Barcelona y el papa

Propongo hoy unas lecturas esclarecedoras en el marco de la situación actual.

La primera, el texto completo de la intervención de Esperanza Aguirre en el Círculo Ecuestre, donde su propuesta de “catalanizar España” halla su contexto completo.

Tengo, por cierto, una especialidad sensibilidad respecto a todo lo que ocurre en el Círculo Ecuestre. Hubo una época en que yo lo visitaba con frecuencia. Claro que entraba por la puerta del servicio y tenía cinco y seis años; mi padre era el barman de su bar. Leyendo como la señora Aguirre hace mención a sus referencias familiares barcelonesas y teniendo en cuenta mi relación “kármica” con el distinguido club, uno se siente aliviado al darse cuenta de que la lucha de clases sigue existiendo.

Mi visión de Cataluña, por Esperanza Aguirre.

De la transición, más que hablar se parlotea. Para comprender lo que verdaderamente fue hay que leer el primer capítulo de El heredero de Franco, un libro sobre el rey Juan Carlos con el que Carlos Elordi inaugura la nueva línea de libros de eldiario.es. Elordi colaboró en las revistas Triunfo y La Calle en los inicios de la transición, así como corresponsal del diario italiano La Repubblica.

El heredero de Franco, por Carlos Elordi

A medida que la confusión crece, regresan los viejos fantasmas. Una escuadra nazi asalta la Generalitat en Madrid, el teórico económico de Falange vuelve a ironizar con el bombardeo a Barcelona y el ex ministro secretario general del Movimiento reclama la intervención de la Legión. A ellos y muchos más se dirige Risto Mejide con una provocadora proclama:

Bombardeen Cataluña, por Risto Mejide

Mientras muchas gentes progresistas se muestran reticentes a reconocer el cambio que Francisco ha supuesto para la iglesia católica romana, las sentinas ultramontanas han identificado ya el peligro y esconden el alcance de las palabras del papa en la entrevista que ha concedido a las publicaciones jesuítas. Los medios de la conferencia episcopal española hacen lo posible para esconderla.

Papa Francisco: “Busquemos ser una Iglesia que encuentra caminos nuevos”.

 

Els meus onzes de setembre

allende mason 2

1963.– Als 13 anys vaig trepitjar per primera vegada una comissaria, i no per fer-me el carnet d’identitat. Em va venir a buscar a l’escola un Seat 1500 adaptat, de color gris, de la Policía Armada, amb el rebombori imaginable al cole i al barri. El nen estudiós i bona fe que semblava raret es va fer rar del tot: cap a la Via Laietana entre dos grisos, a declarar per haver cantat al tren, tornant d’excursió, “La muntanya venerada”, una tonada muntanyenca especialment odiada pels falangistes que trescaven a la recerca d’excursionistes i escoltes per a atonyinar-los. Uns quants anys abans havia preguntat al meu pare: “Papá, ¿quienes son  los rojos?”, i em va respondre: “Los rojos somos nosotros”. Amb això vaig tenir prou per ingressar a la consciència de la meva generació: érem els fills dels derrotats a la guerra civil. Quan tornava de la Via Laietana, que havia mobilitzat les seves forces per detenir un vailet de 13 anys –nihil novum sub sole, Eric Bertran– ja sabia que nosaltres també érem derrotats en l’actualitat, “por rojo y separatista”, tal com em va etzibar el comissari. Aquell 11 de setembre de fa 50 anys, dos mesos després d’aquell episodi, un servidor ja se sentia comunista, és a dir, rojo, i catalanista, si no separatista, desitjós de la recuperació de les llibertats catalanes.

1973.– Deu anys després, el jove “rojo separatista” treballava a Diario de Barcelona, mirant d’aixecar notícies per tal de fer mèrits. Al mes de juliol d’aquell any, arribo a la redacció amb un tema per a la secció d’internacional, jo que era un reporter d’informació local: l’exèrcit xilè preparava un cop d’estat contra el govern d’Unitat Popular presidit per Salvador Allende. Ho publicava Chile Hoy, un setmanari polític d’esquerres publicat al país andí, que atribuïa els preparatius colpistes a l’exèrcit de l’aire del seu país. A la premsa espanyola corrien, com a tot arreu, brames de cop a Xile, però ningú era capaç de donar-lo per fet i posar-hi data. A vint anys del naixement d’internet, la rotunda informació del setmanari xilé era ignorada al nostre país, i jo la vaig aconseguir de mans d’un representant del Partit Comunista de Xile establert a Barcelona. Per als comunistes catalans i espanyols, l’experiència d’unitat popular xilena era la confirmació que la via pacífica al socialisme era possible. La seva frustració va incrementar el nostre antifeixisme i va donar lloc a un internacionalisme com mai l’haviem experimentat. Els dos onzes de setembre de malaurança apareixien davant nosaltres amb una forta significació. Malgrat el fracàs, Xile havia demostrat que era possible un avenç cap al socialisme en la segona meitat del segle XX, amb plena democràcia i sense deformacions; al 1968 vam haver d’assistir a l’espectacle de Cuba donant suport a la invasió de Txecoslovàquia pels països del Pacte de Varsòvia i el final de la Primavera de Praga d’Alexander Dubcek, i ja no ens vam poder mirar igual el país caribeny. L’internacionalisme era una altra cosa, i ho vam comprovar amb la descomunal onada mundial de solidaritat amb Xile i Vietnam. Avui, quan algú em pregunta amb recança com és possible juntar la reivindicació social i la nacional, o com es pot ser nacionalista i internacionalista alhora, em limito a respondre: Ho Chi Minh.

1976.– La celebració del primer Onze de Setembre en situació de legalitat va tenir per a mi un gust agredolç. Hi anava amb la mentalitat de militant clandestí: d’una banda, alegria per veure com s’aplegava una multitud per celebrar el que fins aleshores era un breu acte de lluita –manifestacions llampec al carrer– que comprometia les persones prèviament organitzades; d’altra, tristesa en veure que els llocs de protagonisme a la tribuna de parlaments eren ocupats per Jordi Carbonell, Miquel Roca Junyent i Octavi Saltor: ni un socialista, ni un comunista, ni un representant de l’esquerra obrera qui havia aguantat a pes de braços la implantació al carrer de l’Assemblea de Catalunya. Encara no ho havia vist tot, ni imaginat que una bona part de l’esquerra celebraria l’arribada d’un Tarradellas que havia estat ferotgement enemic del moviment unitari del catalanisme popular. Ho aniriem aprenent: la democràcia és transacció. Pocs mesos després hi hauria la matança d’Atocha on van ser assassinats uns advocats comunistes de Comissions Obreres. Els militants hi són quan toca posar la sang.

2001.– Veig caure les torres bessones novaiorqueses per la tele, des de casa, i cuito a trucar a Francesc Fàbregas per tal de preparar programes especials adients per al Canal 33, del qual equip de programació formo part en aquell moment. La data fatídica ho és ara per als nordamericans, a més dels catalans i els xilens. Em sento totalment identificat amb les víctimes; les meves arrels esquerranistes estan al progressisme nordamericà, negat per uns i amagat per altres, la nova esquerra i la contracultura; el moviment pels drets civils; el moviment obrer i el sindicalisme, que no és “groc” com diuen els tergiversadors sinó implantat, popular i influent; Angela Davis, els Wobblies, Pete Seeger i el folk; l’esquerra religiosa que va des dels Unitaris Universalistes fins els Episcopals passant pels quàquers i tanta altra bona gent que prega i lluita; i sobretot per un esperit de civisme arrelat a la constitució, les idees dels pares fundadors i una societat civil que sovint des d’Europa no s’entèn però que és enormement viva. L’11-S nordamericà enceta el segle XXI i l’era de la complexitat. Una part de l’esquerra s’entesta en aplicar-li la lògica brezhneviana, però les raons de guerra que inspiren l’atemptat són unes altres, necessàriament complexes i diferents. I per als progressistes d’arreu del món la jornada ens dóna una reflexió molt seriosa: els morts a les torres bessones eren treballadors, no hi ha víctimes culpables, pensar altrament és pensar com ETA.

2012.– La Catalunya que surt massivament al carrer per reclamar el dret d’autodeterminació està sotmesa a transformacions tan profundes com les dels anys 60 i 70, de naturalesa diferent i l’abast de les quals encara no podem veure. Deu mesos de govern del Partit Popular han començat a deixar Espanya convertida en la desferra que ara estem veient. Prop d’un milió de persones surt al carrer en un acte de civisme durant el qual no es trenca ni un vidre. Tots els polítics (tots, de tots els partits i a tots els nivells) no són capaços de comprendre la naturalesa i abast de la mobilització. L’esquerra es mostra desorientada, però, com deia el cant revolucionari llatinoamericà, “si esto no es el pueblo, ¿el pueblo dónde está?”. L’independentisme ha deixat de ser un moviment marginal per esdevenir part de la cultura mesocràtica i familiar de la societat catalana, malgrat els propis independentistes. Mal que pesi a uns i altres, aquest és el “catalanisme popular” del qual parlava Antoni Gutiérrez Díaz en els últims anys de la seva vida. Macià i Companys eren herois populars i representaven les aspiracions del poble. Fa dos anys que he deixat de treballar a TV3, on he passat dinou anys durant els quals he pogut veure com l’esquerra despreciava la televisió pública nacional del país quan no la podia utilitzar; tant PSC com ICV l’han sentit sempre aliena. I jo sento aquest dia que treballar pel catalanisme popular des de la comunicació ha estat gratificant. Hi ha un fil conductor que travessa la nació de generació en generació i assegura la supervivència del nostre poble, amb un orgull sovint incomprés, a fora i a dins, que no és identitari sinó tota una altra cosa. És la supervivència contra la injustícia.

2013.–  Un any després de la gran demostració cívica, Espanya segueix sense entendre res. Per això, avui els catalans els ensenyem el que millor sabem fer: l’organització social per a la mobilització cívica. Ara com ara està perplex qui vol. Esquerra vol dir lluitar contra la injustícia, ras i curt. La gran demostració abasta enguany el conjunt del país: la Catalunya ciutat era això. I si el catalanisme popular no és això, què és? Mai he sentit “orgull nacional” ni he proclamat el “Déu nos do ser catalans”. No hi ha cap mèrit en nèixer català, sí que l’hi ha en construïr un civisme nacional popular que és exemplar. L’autodeterminació és això. Si se’m demana votar per la independència de Catalunya votaré que sí. Perquè aquest poble ha demostrat que la mereix.

Fotografia: Salvador Allende amb el davantal que l’identifica com a mestre maçó.

Qué difícil es opinar sobre Siria

“Qué difícil es opinar sobre Siria”, dice Carlos Elordi en un artículo en eldiario.es (mi medio digital de referencia, por cierto). “Siendo el rechazo a las bombas norteamericanas, sin más, una posición legítima, sería oportuno también un esfuerzo suplementario para tratar de tener una opinión sobre los procesos que han dado lugar a una acción de ese tipo. Lo malo es que esa es una tarea difícil, si no imposible”. Los más viejos del lugar recordarán a Carlos Elordi en el equipo directivo de la revista La Calle, magnífico semanario de información general apoyado en los años 70 por el PCE.

A la derecha de Rajoy, sólo la pared

Andreu Farràs, redactor jefe de El Periódico, explica por qué el PP es la excepción en el panorama de la derecha democrática europea “Deben preguntarse todos estos estadistas de la democracia cristiana cuando se encuentran en las cumbres del Partido Popular Europeo por qué el PP español es de las pocas formaciones conservadoras que no tiene que competir con ninguna fuerza de extrema derecha para evitar que les arañe escaños”.

Discurso completo del presidente Rajoy en el Congreso durante la comparecencia por el caso Bárcenas

Doce folios en PDF. Una “guía para seguir la versión de Rajoy”, por el consultor político Antoni Gutiérrez-Rubí. Y un análisis muy equilibrado del discurso, por el mismo autor, Fin de la cita:

“Mariano Rajoy no ha subestimado este debate. No ha sucumbido a la tentación de diluirlo en el tedio político y ambiental. Ha llegado a la tribuna (forzado por los “irresponsables que han hecho un uso fraudulento de la moción de censura y de la Constitución”) consciente de sus problemas, que no son pocos: con su credibilidad bajo mínimos (los ciudadanos creen antes a un delincuente que a él).

En este contexto, ha cogido el toro por los cuernos con una estrategia ofensiva (al ataque y acusatoria). Una estrategia gradual. Rajoy ha dado “su versión”: una rectificación (‘me equivoqué’), una acusación patriótica (a ’los insidiosos o irresponsables’) y una explicación de valores y actitudes sobre la presunción de inocencia en un estado de derecho. De los ‘hechos’ (sobre la verdad o falsedad de los mismos) hablará la justicia… y el tiempo”.

La condena al franquismo o el gran error que demuestra porqué la izquierda no gana

franquismo sociologico

Menuda pifia la idea de querer poner en evidencia al PP promoviendo en el Congreso una votación de condena al franquismo. El resultado ha sido que, involuntariamente, las fuerzas de izquierda que han lanzado esta iniciativa han ayudado al partido del gobierno en en su actual campaña de promoción política.

En el momento actual, las encuestas que maneja el PP, las de verdad y no las que muestra una vez maquilladas, le arrojan resultados más bajos de lo previsto en cuanto a intención de voto. De ahí que hayan emprendido una campaña de acentuación de su imagen más intransigente en diversos campos. La ley Wert y los ataques a la lengua catalana, las declaraciones en el sentido de promover una renacionalización del país, unificación de currículums escolares, llamamientos al patriotismo, son acciones encaminadas a influir en los sectores más proclives al orgullo patriótico irreflexivo, a la añoranza del autoritarismo y la mano dura, al antiautonomismo y el anticatalanismo puros y duros, y a lo que una vez se dio en llamar franquismo sociológico. El espectáculo de homenaje a la División Azul en Cataluña no es una frikada ni una salida de tono de la delegada del gobierno sino una pieza más, y no poco importante, en este juego. En la medida que el gobierno es incapaz de ofrecer un solo resultado esperanzador a las clases populares, recurre al nacionalismo español más elemental y más fácilmente asimilable por los menos preparados, a sabiendas de que esa medicina se ha probado siempre de la mayor eficacia en momentos de crisis. La iniciativa parlamentaria le ha venido como miel sobre hojuelas al PP para acentuar ese perfil deseado, y sin despeinarse. No es que no les importe quedar en evidencia, es que es esa evidencia la que desean mostrar. UPyD lo ha entendido a la primera y se ha apuntado a chupar rueda de esa corriente.

Las izquierdas no avanzan y no ganan porque tienen una visión sociopolítica de nuestro país propia del tardofranquismo y la transición. España ha cambiado mucho desde la muerte de Franco, y mucho más desde que los españoles de a pie tocaron dinero caliente con el boom del ladrillo. Franquista o fascista no es un insulto en muchos y amplios sectores populares; las realidades a que aluden esos apelativos les resultan indiferentes en el mejor de los casos. El electorado le entregó la mayoría absoluta al PP a sabiendas de lo que votaba: que gobiernen los que tienen pelas y los que saben ganar dinero para que su onda nos arrastre y volvamos a tocar pasta. El cómo ganen ese dinero no nos importa. De ahí que las informaciones constantes sobre asuntos turbios en financiación de partidos, coímas diversas o tramas Gürtel no le hacen la menor mella al PP en esos amplios sectores. Como Berlusconi en Italia: no es que no les horrorice, es que todos querrían ser como él.

La izquierda debe cambiar su visión idealizada de las clases populares si quiere gobernar. Y la izquierda debe gobernar si es que deseamos sacar al país de la miseria moral en que se halla hundido. No nos engañemos: la reacción indignada que se extiende en muchos sectores no es mayoritaria en la sociedad. Las quejas que se oyen por todas partes no implican necesariamente la reversión de la tendencia política o electoral: ni la izquierda parlamentaria incrementa significativamente su tendencia de voto ni los grupos de protesta y reivindicación son capaces de erigir estructura alguna capaz de provocar cambio alguno. Ada Colau, Alberto Garzón y otros personajes dignísimos no producen por si solos un liderazgo de amplio alcance sociopolítico. Las tentativas de hallar nuevos liderazgos en el PSOE son maniobras en el circuito cerrado del partido que no alcanzan ni los ribetes de la periferia social. El PP lo sabe y UPyD también. Y fabrican nacionalismo español hardcore porque eso sí que llega a todos los sectores.

La izquierda transformadora se equivoca al pensar que existe un poso ético capaz de ser removido por impulsos de conciencia. El momento de separar el grano de la acción política deliberada de la paja de la queja por la propia situación económica es el momento de acudir a las urnas. La táctica de Izquierda Unida, impulsada por el PCE hegemónico en ella –y también ahora en EUiA– pasa por tratar de organizar políticamente en torno suyo a lo que supone una amplísima indignación ética. Es una suposición aventurada, basada en creer que los grupos de Facebook son el electorado popular y que existe un hilo conductor entre el estado de la propia cartera y la conciencia de clase. El marxismo vulgar puede resultar letal en la sociedad en que vivimos para quien no escudriñe los oscuros y a veces desagradables recovecos de la sociedad compleja. Cien escraches al trimestre son compatibles con una mayoría justita del PP apoyada por UPyD dentro de dos años y medio.

El PSOE, más cínico por pragmático, es más consciente de la versatilidad de lo que se suele llamar el pueblo llano. Pero no tiene material que despachar en el mostrador del nacionalismo, incluso cuando Griñán, Chacón o López sacan el muestrario hallan que el género de la competencia luce más; la agresividad y chulería falangista son aquí un pedigrí que no se improvisa en dos días. Y lo dramático es que parecen no hallar producto que complazca a los desesperados que están dispuestos a aceptar sueldos de 400 euros a cambio de contratos cuasiesclavos. No, al PSOE no le va tan mal, pero el drama de la socialdemocracia es éste: estaba pensada para servir a las clases populares deseosas de mejorar regenerándose pero no a un proletariado descabalgado de esa condición y al borde del lumpen.

Margaret Thatcher, l’esquerra i nosaltres

 

thatcherA Margaret Thatcher la sobreviu la seva obra, continuada en l’actualitat per l’encarregada delegada, Angela Merkel, i els seus ajudants disciplinats, com ara Mariano Rajoy i Silvio Berlusconi, que vetlla armes gràcies a la fidelitat de vot que de vegades ofereix la democracia i que els ingenus atribueixen a la televisió. La feina consistia en replantejar els consensos sociopolítics sorgits del final de la Segona Guerra Mundial, els pactes de Yalta i el compromís entre democristans i socialdemòcrates de tirar endavant un estat del benestar que permetés la reconstrucció de l’Europa postbèlica i alhora crear un model de demòcràcia liberal que fes dessistir les clases populars de polítiques revolucionàries. La propina era l’aïllament del bloc soviètic en el marc de la guerra freda i el preu, l’aparició d’unes classes mitjanes amb capacitat de consum que relativitzéssin o fessin desaparèixer la contracultura obrera i el seu projecte de contrasocietat.

Pero ni Merkel ni Rajoy són Thatcher. Ni una ni l’altre han tirat endavant un combat tan dur contra tot i contra tots. Merkel aplega uns consensos al voltant seu impensable en el cas de la británica. Rajoy va entrar a la Moncloa gràcies a un perfil baix que volia fer oblidar el soroll i la fúria d’Aznar, aquests sí tant thatcherians.

La batalla de Margaret Thatcher era una revolució política i cultural alhora. Es tractava de trencar l’aliança entre treballadors –classe obrera i classe mitjana—amb la promesa d’un “capitalisme popular”, de més eficiencia de l’estat i aprimament del mateix per deslliurar forces productives. Com que els polítics de dretes són més gramscians que els d’esquerres (Pujol) va entendre que l’hegemonia política i hegemonía cultural van plegades, i per tant el projecte d’imposició del neoliberalisme havia d’anar acompanyat de la destrucció de la cultura d’esquerres com a equivalent a cultura democrática.

Thatcher va fer palés un cop més que política no és pedagogía, com creia Rafael Campalans, sinó decisió en emprendre l’acció necessària per introduïr canvis en l’estatus sociopolític. El geni de la primera ministra británica va ser entendre que havia arribat l’hora d’aplicar les polítiques proposades per Milton Friedman i l’escola de Xicago, que el bloc soviètic era “un tigre de paper” i que la cultura obrera i socialista, en altre temps en la centralitat de les societats europees, havia esdevingut un bluff. Com els neoliberals nordamericans, creía que les classes mitjanes eren el punt de suport de la palanca que havia d’esberlar la situació, però a més estava convençuda que la seva determinació era capaç de subvertir l’estatus quo europeu.

La determinació fèrria de Thatcher va demostrar que tenia raó. Que tingués raó en la seva visió de la situació no vol dir, que se’m entengui bé, que tingués la raó moral. I la prova és que el sistema britànic sencer la va seguir en el procés d’enfonsament de l’estat del benestar. Amb els caps d’Arthur Scargill i Neil Kinnock a cada ma, la primera ministra ultraconservadora va aixecar la bandera del “capitalisme popular” per a atreure’s les capes mitjanes i va combatre l’esquerra sense treva. Dècades després de l’inici d’aquest combat reaccionari, l’esquerra sembla no haver entés res de l’episodi: l’estirabot del cineasta Ken Loach demanant la “privatització” de l’enterrament de la Dama de Ferro és tan significatiu del simplisme amb el qual certes esquerres consideren la realitat com de la impotència d’una certa cultura d’esquerres reclosa en un gueto cultural i social.

La mort de Margaret Thatcher, en el moment que la seva política s’aplica a bastament al nostre país, hauria de servir per a que les esquerres reflexionéssin sobre la seva teoría, pràctica i cultura, els tres peus sobre els quals s’aguanta una hegemonía. Si el neoliberalisme va derrotar les esquerres britàniques va ser perquè aquestes esquerres estaven en condicions de ser derrotades. Fa basarda haver d’escriure evidències lògiques com aquesta. Tant el laborisme con les forces a la seva esquerra van retrocedir, alguns de grat, altres per força. Retreure-li la seva duresa i crueltat és com retreure un bulldog que tingui dents i les faci servir. Allò del dit, la lluna i el tonto: no és només la força atacant, és la fortalesa dels atacats el que compta i decideix. El llegat de Thatcher no ha estat només dur a la victoria el neoliberalisme i el seu combat contra l’estat sinó demostrar que el rei anava nu: les esquerres, en la seva teoría, pràctica i cultura, després d’ella, són un tigre de paper.

No se vive celebrando victorias sino superando derrotas”, deia el Che Guevara. A hores d’ara no es veu per enlloc cap estrategia, cap construcció teórica ni cap pràctica que dugui a la recuperació de les economies socials i democràtiques per part de l’esquerra. Les esquerres es conformen amb un ressistencialisme combinat amb la superioritat moral de sempre: la “indignació”. Als dirigents postthatcherians, la indignació els importa un rave. Les formes clàssiques de lluita de la contracultura obrera han quedat obsoletes: aventeu-los-hi tantes manifestacions i vagues generals com vulgueu, que les entomen totes. La tercera via laborista i giddensiana va tenir clara una cosa, al seu torn: aquesta contracultura estava morta i ben morta, i calia trobar altres vies per a produïr canvis i transformacions a les societats complexes. Però no la tenia en creure que es podía contemporitzar amb la determinació neoliberal de destruir l’estat i imposar l’individualisme insolidari.

El laborisme i la socialdemocracia van creure que, d’acord amb la seva falaç concepció de la política com a pedagogía, hi havia prou amb fer dels ciutadans treballadors mers beneficiaris de polítiques socials executades des de dalt. Però en fer això van desproveïr els ciutadans del protagonisme polític, i per tant, posats a ser subjectes passius, aquests van optar per l’oferta del millor postor: la promesa del capitalisme popular. En el cas espanyol, el vot al PP mogut per la falsa consciencia que la gent acostumada a traginar amb diners seria capaç de solucionar els problemes econòmics; el desig d’estar aprop dels rics, passivament, com abans s’havia estat aprop dels conferidors de beneficis socials.

El triomf de la contrarevolució thatcheriana no ha suposat, però, l’acompliment de les seves promeses. No hi ha hagut capitalisme popular sino pobresa creixent. No hi ha hagut veritable individualisme democràtic sino retirada de la gent a una privacitat insolidària. No hi ha hagut pàtries engrandides sino una Unió Europea cada cop més irrellevant com a potencia, estats nacionals inclosos. No hi ha hagut desencadenament de forces productives sino destrucció de teixit industrial, desaparició de petits emprenedors i desinversió en recerca. El balanç de l’acció de Margaret Thatcher i els seus seguidors ha estat la catástrofe. I encara no ho hem vist tot. El neoliberalisme –jo l’anomeno retroliberalisme—deixa com a fruit la desmoralització social i personal i països profundament dividits, sense res a canvi.

L’herència de Margaret Thatcher és tan contradictòria com galdosa. Desapareix en el moment que a Europa tots els dirigents malden per aplicar les seves polítiques tot dient que fan una altra cosa. O no dient res en absolut, com en el cas espanyol. Poden permetre-s’ho: la victoria cultural de la primera ministra va ser fer que la dreta conservadora perdés no només el respecte a la cultura d’esquerres sinó que recuperés l’orgull de nissaga. Mentre Anglaterra vetlla, dividida, la despulla de la británica més poderosa després d’Isabel I, al continent només a França hi ha un govern socialdemócrata que mira de fer com si tingués una altra opció que reeditar la tercera via de Blair. Però el món continua girant. I, si en la seva època Reagan va substituïr Roosevelt, Wojtyla a Montini i ella mateixa a Harold Wilson, ara l’eix reaccionari es capgira un altre cop: Obama ha demostrat que les polítiques neoreganianes són una bogeria inaplicable, Francesc emet incessantment signes de reconciliació amb el món modern i de solidaritat amb els més febles, i els tories están liderats per un Cameron que és un demócrata a qui no se’l acudiría aixoplugar Pinochet. No, el final de la historia no ha arribat, sinó que torna a donar una altra volta d’espiral. Cal ara que hi hagi algún gramscià al capdavant de l’esquerra, que entengui que les revolucions, reaccionàries o progressistes, es fan sempre volant amb dues ales. Pel que fa a Catalunya, molt em temo que aquesta esperança està, de moment, perduda.

Article publicat a la revista societat.cat

El amedrentamiento de la ciudadanía como política de gobierno

soraya
Este artículo fue reproducido por la edición digital de El Periódico de Catalunya.

Llevo días preguntándome por la razón de ese malhumor, esa adustez, esa actitud permanente de enfado por parte de los miembros del gobierno de España. Desde que el Partido Popular alcanzó el poder, el espectáculo que dan sus dirigentes políticos es poco menos que insólito en una democracia parlamentaria normal. La vicepresidenta Sáenz de Santamaría riñe al personal cual señorita Rottenmeyer cada vez que habla en televisión; el ministro Montoro emplea un tonillo de pijo ensoberbecido para dar forma a lo que él cree un acento irónico y que no es más que desprecio vulgar; Cospedal parece estar permanentemente dispuesta a pedir a su interlocutor que salga con ella a la calle para ajustar cuentas,y ahora la delegada del gobierno en Madrid, Cifuentes, va y dice que los ciudadanos desesperados por las medidas antisociales que los suyos implementan son proetarras. De la delegada del gobierno en Cataluña sólo me cabe decir que nada más verla se me aparece, rediviva, la Sección Femenina entera con su actitud de reconvenir airadamente a las señoritas díscolas.

Uno había llegado a pensar que la bronca constante era una estrategia política aprendida en los think tanks de la derecha reaccionaria norteamericana y que cesaría en cuanto esa fuerza política hubiera conseguido su objetivo. Pero no, incluso con una oposición desballestada encarnada por un PSOE que vive sin vivir en él la bronca se dirige ahora en sentido inverso, desde el gobierno a la oposición, sin que tales embates tengan sentido ni utilidad política: le cogen gusto a ese desabrimiento, al “y tú más” y a una forma de trato público en los asuntos públicos que raya con la mala educación cuando no la supera plenamente.

Hasta hace poco yo no comprendía ese comportamiento. Traté de explicármelo achacándolo a los antecedentes de esa derecha española en el gobierno: el franquismo, el autoritarismo como actitud ante la vida, la bronca falangista como modo de conseguir cosas, porque la derecha española es la única derecha de la Europa democrática que no ha roto explícita y declaradamente con el fascismo. Uno comprueba que en cada ocasión que se les ofrece o tienen para decir sin ambages que el régimen de Franco fue una aberración y que ellos y su partido, como demócratas, son contrarios al fascismo, se revuelven una y otra vez reluctantes a hacer una afirmación que cualquier dirigente de cualquier derecha alemana, francesa, inglesa o italiana (excepto Berlusconi) hace siempre con toda normalidad. La derecha española no es liberal, en suma. Pero eso no es suficiente para que yo me pueda explicar este motivo que me hace reflexionar.

Por supuesto, los mencionados antecedentes pesan en las actitudes de las personas, y cada cual es hijo de su ascendencia. Pero se supone que los políticos liberales son, o debieran ser, pragmáticos ocupados en hacer que sucedan cosas, en conseguir logros y en gestionar situaciones concretas. Por tanto, sus conductas deberían, en buena lógica, responder a ese sentido práctico. Entonces no se explica la persistencia en ese combate contínuo contra todo y contra todos que caracteriza a los gobernantes y dirigentes del Partido Popular, cuando no solamente han conseguido el poder sino que se han beneficiado de la derrota del terrorismo etarra que logró Zapatero, han visto cómo las fuerzas políticas  vascas han entrado en un nuevo ciclo en el que la reclamación de la independencia parece algo de lo que todo el mundo se desentiende y cómo el PSOE no solamente es incapaz de ejercer el papel de oposición rigurosa sino que bastante trabajo tiene con evitar que su organización sufra un proceso de deslavazamiento. ¿Por qué la bronca, si nadie amenaza tu poder? ¿Acaso no se supone que los políticos deben cuidar de aparecer atractivos a los ciudadanos para poder ser votados por estos? ¿Qué tipo de partido democrático es el PP que parece querer ahuyentar de si a los votantes de centro, de las capas medias, que son quienes deciden las mayorías parlamentarias?

Y es ahí cuando se me enciende la bombilla. El PP no está interesado en atraer votantes moderados. Entonces, ¿cómo pretende ganar elecciones? Como lo ha hecho hasta ahora: expulsando a los votantes moderados del interés por la política y de la acción electoral mediante una combinación de asqueo, hartazgo, desánimo y miedo.

Pues existe otro modo de ganar elecciones, y es reducir el número de los votantes fomentando la abstención para quedarse con el concurso de los fieles. Las políticas bronquistas de la derecha desmoralizan a los ciudadnos moderados –diría incluso que a los bien educados– y asimilan la política a los shows de la televisión en los que la gente se ofende o ridiculiza y las tertulias en las que se grita, miente y amenaza. El resto lo hace el alma castiza del “pueblo llano”, que se impresiona con los chulos porque los cree audaces y desconfía de la inteligencia penetrante porque la cree elitista: en muchas cosas, este país está aún en la época de Fernando VII. El anticatalanismo como bálsamo de Fierabrás para cualquier emergencia hace el resto.

No se trata, sin embargo, únicamente de expulsar de la política a la mayoría de la gente sino de algo aún peor. El proyecto del PP no pasa por haber conseguido gobernar y a continuación gestionar una crisis económica o lo que narices sea lo que vivimos. El PP tiene la misión de transformar profundamente la sociedad española mediante una cirugía de hierro para lo cual necesita ejercer el amedrentamiento de la ciudadanía como política de gobierno.

Para llevar adelante esa política no basta con desmantelar el estado del bienestar, privatizar todos los servicios posibles y someter cualquier medida al beneficio del poder financiero. Es necesario hacerlo provocando al mismo tiempo una profunda desmoralización en la sociedad. En el doble sentido de la palabra: haciéndole creer que no es posible hacer otra cosa, que no es posible una alternativa y que hay que conservar siquiera unas migajas de lo que se tiene, y además, provocando la transformación del ánimo de la gente encaminándolo hacia un estado de malestar constante, desazón, bronca, enfado. La adustez malcarada gubernamental es un proyecto político en si mismo.

Entonces aparece otra cuestión a la que no veo referirse a nadie. El verdadero papel que la rabia y el mal humor juegan en esta situación. Y entonces reflexiono sobre un error o insuficiencia fundamental de la izquierda política y social: una comprensión equivocada del papel de la psicología en política, una confusión entre el estado de ánimo crítico y disconforme que conduce a la lucha por el cambio social y el airado e indignado que aparentemente representa rebeldía pero que objetivamente no produce transformación política alguna.

El PP, con su política de amedrentamiento, es capaz de pechar con cuanta protesta se le eche. Ya ha deglutido dos huelgas generales como si nada. El movimiento 15M no le ha hecho rasguño alguno, y cuando un spin off de este movimiento ha ajustado su ángulo de tiro, como la PAH, le ha bastado con recurrir a un argumento manido de su política de bronca aplicada en Euskadi: asimilarlos con terroristas. Es absurdo y nadie puede dar crédito a esta memez, pero es sobre memeces como esta que el PP gobierna. (En realidad, el PP está agradecidísimo al escrache, a la indignación por Urdangarin, a la amiga del rey y a todo lo que se menea porque ello distrae la atención de lo que realmente importa, que no se le vincule a una descomunal trama de financiación ilegal).

Lo que este periodista ve, y puedo estar equivocado, es que la indignación ciudadana no ha provocado un solo cambio político progresista en España, porque el PP posee una vacuna de momento muy eficaz. La propuesta indignada de Hessel es válida para los gobernantes de la derecha liberal que conservan la vergüenza pero no en nuestro caso. La indignación representa, afortunadamente, el ingreso de los jóvenes en la preocupación política y un posicionamiento ético muy loable. Pero el estado de ánimo actual de indignación y rabia generalizada no hace cambiar ni un milímetro la situación. Para ello hace falta política, política organizada, política representativa, política parlamentaria, acciones que produzcan modificaciones de estatus políticos y jurídicos allí donde deben producirse. No se atisba en el horizonte que tal cosa vaya a suceder, y si Izquierda Unida cree que ahora hay una alternativa es que han perdido el sentido de la realidad. Ni siquiera un sorpasso al PSOE lo suscitaría, pues la bronca y su amplia gama de recursos traga con eso y mucho más, las acusaciones a la PAH y el inicio del desprestigio de Ada Colau (ya la acusan de beneficiarse de subvenciones) son solamente un aviso a navegantes de lo que esta gente es capaz.

El papel de la izquierda debe ser moralizar el país. Mostrar y demostrar que es posible acabar con esta situación por medio de la acción política organizada. Y por medio de un modelo de movilización que debe desmarcarse de planteamientos ya superados por los hechos. No se trata sólo de “indignarse y luchar” sino de rescatar a las personas del clima de desánimo y de la rabia que les lleva a cocerse en su propia salsa. Al poder financiero le importa un bledo lo indignados que estemos o cuántos podamos estarlo. Le inquieta que la gente organizada políticamente pueda provocar cambios políticos y jurídicos. El desprecio de la política por la gente enfadada es un regalo para los interesados en la destrucción de nuestra sociedad para entregarla inerme al poder del dinero. La lucha es democrática, es por la democracia, por el respeto a las libertades y a la soberanía del ciudadano. Hay que inventar una forma de lucha democrática que supere la indignación para, friamente, elegir objetivos y estrategias  que produzcan cambios. Porque la rabia no ha producido cambio alguno. Y el pueblo llano, indignado y lleno de razón, solo y enfadado, sin las capas medias moderadas que producen cambios en la política, puede caminar decididamente e indignadamente hacia la derrota final.

Foto: Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del gobierno de España.

El artículo de Miguel Angel Aguilar sobre Rajoy que El País eliminó

José Luis López Bulla advierte de que la edición digital de El País ha eliminado de su sitio un artículo de Miguel Angel Aguilar sobre Rajoy. Lo reproduzco entero tomado del blog del sindicalista.

Rajoy debería contestar a algunas cuestiones
relevantes que permitirían confirmar su desprendimiento y su entrega sacrificada
a la política.

La intervención del
presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ante el comité ejecutivo
nacional de su partido el pasado sábado, 2 de febrero, ha agravado la situación
en que se encuentra el caso Gürtel-Bárcenas. Primero, por el formato elegido de
máximo blindaje y mínima credibilidad. “Quiero”, dijo el presidente, “que en
este asunto operemos con la máxima transparencia, el máximo rigor y la máxima
diligencia”. Pero a continuación las maneras venían a desmentirle. Porque de las
ruedas de prensa sin preguntas, lo que Esteban González Pons, vicesecretario del
PP, llamaba notas de prensa audiovisuales, se ha pasado a un escalón superior.
Ahora, los periodistas han dejado de ser testigos, ni siquiera comparten lugar
con el compareciente. Recluidos en otra sala, solo les llega una señal de
televisión realizada por los servicios del partido. Una cámara fija ofrece el
plano único del presidente Rajoy, que lee en un atril. Pero nadie ajeno al
comité ejecutivo nacional pudo dar fe de cómo sucedió.

Segundo, porque si Rajoy proclama nada tener que ocultar,
no temer a la verdad, no haber venido a la política ni a ganar dinero ni a
engañar a Hacienda; ser a los 23 años, en 1978, Registrador de la Propiedad con una plaza;
ganarse muy bien la vida; ingresar más dinero en su profesión que como político;
haber venido a la política perdiendo dinero porque para él, el dinero no es lo
más importante en esta vida; todas estas protestas nos obligan a reclamar que se
muestre “con máxima transparencia, máximo rigor y máxima diligencia” toda su
trayectoria como Registrador. Por eso, queremos saber, por
ejemplo:

1.- Si es cierto que siguió
disfrutando de los beneficios del Registro de Villafranca, provincia de León, y
de Padrón, provincia de la
Coruña, cuando fue elegido diputado al Parlamento de Galicia en
1981, director general de Relaciones Institucionales de la Xunta en 1982.
.

2.- Si al concursar voluntariamente
y obtener en 1982 el registro de Berga en el Pirineo catalán, contraviniendo
entre otras la obligación de residir en la localidad donde tiene su sede el
Registro, continuó obteniendo ingresos de esa plaza, que se encuentra a más de
mil kilómetros de Pontevedra, ciudad donde seguía teniendo su residencia
efectiva y sus responsabilidades políticas como concejal del Ayuntamiento,
presidente de la
Diputación y Diputado al Congreso desde 1986 y vicepresidente
de la Xunta en
1987. Porque si Rajoy como político concursaba buscando mejores plazas y
figuraba como registrador en activo, debemos saber cuánto cobraba de sus cargos
políticos y cuánto recibía de los registros.

3.- Si es cierto que nunca solicitó la declaración de
compatibilidad del Ministerio de la Presidencia, a que estaba
obligado por la
Ley de Incompatibilidades de los funcionarios públicos, porque
en ese caso alardear de ser persona escrupulosa con el cumplimiento de la
legalidad resultaría excesivo.

4.- Si
los registros de Elche y Santa Pola, que solicitó y le fueron adjudicados en
sucesivos concursos, los atendió alguna vez personalmente, cuánto cobró hasta
1990 y si simultaneaba esa tarea con otras responsabilidades
políticas.

5.- Si, cuando a partir de
marzo 1990 pide que se le declare en servicios especiales y su plaza en Santa
Pola, queda encomendada a su buen amigo Francisco Riquelme, titular del Registro
de Elche, esa designación a título de “sustituto accidental permanente”, era la
que correspondía según el cuadro legal de sustituciones de la Dirección de Registros y
del Notariado.

6.- Si a partir de ese
momento y siguiendo ejemplos acreditados se repartía al 50% los beneficios del
Registro de Santa Pola con el sustituto que le hacía el
trabajo.

7.- Si después
1998 a
partir de algunos cambios legales, aprobados en el Consejo de Ministros donde él
se sentaba, los beneficios del Registro de Santa Pola se han partido entre el
amigo Riquelme y el Colegio de Registradores al 50%.

Son cuestiones relevantes porque permitirían confirmar
cuanto es el dinero perdido de Mariano Rajoy y evaluar su desprendimiento y su
entrega sacrificada a la política, sin atender a las pérdidas que ese afán de
servicio le acarreaba. Se impone despejar de manera indiscutida la incógnita y
los malos pensamientos de quienes sostienen que en el caso de Rajoy mas que
renuncia hubo pluriempleo. De momento, en la Declaración de Actividades
presentada en el Congreso de los Diputados el 1 de diciembre de 2011 el punto
segundo “Ejercicio de la función pública o de cualquier puesto al servicio de
una Administración Pública” figura en blanco y tampoco especifica
la
Administración para la que presta sus servicios, ni si ha
solicitado el pase a la situación de servicios especiales o equivalente

¿Las privatizaciones son ideológicas?

José Luis López Bulla responde que no: “El antiguo consejero de Sanidad, Juan José Güemes, que en su día privatizó un sector significativo de la sanidad madrileña lo vemos hoy en un alto cargo de responsabilidad en una empresa trasnacional del ramo. Esta empresa se dedica a la gestión de los análisis clínicos, justamente lo que privatizó ese Güemes. Pregunto: ¿esto es una operación ideológica? Es, a mi entender, una (sucia y premeditada) operación económica. Igualmente, el llamado modelo sanitario Alcira es esencialmente la concreción de un potente vínculo de la empresa privada con la política. Ésta (la política) juega un papel ancilar con relación a aquella (la empresa privada) y su poder privado. Es el juego del latifundista del Far West, que une su violencia privada a la del sheriff del condado que está a su servicio. Lo que no tiene nada de ideológico sino de intereses puros y duros.  Que el neoliberalismo ideológico ponga la argamasa para justificar esas operaciones es harina de otro costal.  De manera que si yo estuviera en lo cierto, rogaría que no se confundieran las témporas de Cicerón con el culo de Agamenón, dejando al margen a su porquero”. Leerlo entero.

Las abreviaturas ademocráticas de Europa

Àngels Martínez Castells cita en su blog Punts de Vista a Hans Magnus Enszenberger: “Son muy pocos quienes se han dado cuenta de que los países europeos, desde hace bastante tiempo, ya no son regidos por instituciones legitimadas democráticamente, sino por una serie de abreviaturas que las han suplantado. El FEEF, el MEDE, el BCE, la ABA o el FMI han usurpado el poder y “solo los iniciados pueden deducir quién decide qué y cómo en la Comisión y en el Eurogrupo. Común a todos estos organismos es que no aparecen en ninguna Constitución del mundo y que ningún elector tiene algo que decir sobre sus decisiones. El único actor al que escuchan son los denominados “mercados”, cuyo poder se expresa en las oscilaciones de los tipos de cambio y los intereses y en los ratings de algunas agencias estadounidenses”.

La llei Wert, un pas endavant en l’amenaça d’Aznar

escuela franquista

Es tracta de l’amenaça d’Aznar, recordeu? El 26 d’octubre vaig publicar un post a aquest blog en el que esmentava una declaració de l’ex president d’Espanya en la qual amenaçava d’aquesta manera: ”España no se va a romper. Y añado que para los que juegan irresponsablemente con las cosas importantes, que España sólo podría romperse si Cataluña sufriera antes su propia ruptura como sociedad, como cultura y como tradición. Cataluña no podrá permanecer unida si no permanece española”. La mesura legislativa del ministre d’Educació José Ignacio Wert és un pas endavant en l’execució d’aquesta amenaça. No és només un atac al català, una incomprensió del paper integrador de l’escola catalana actual, sinó una acció orientada a mostrar com l’actual autonomia del nostre país és paper mullat: hi ha prou amb una decisió ministerial per fer miques qualsevol estructura legislativa acordada pel Parlament.

Correriem un gran risc si creguéssim que el problema que l’acció de Wert planteja fa referència a la llengua, l’escola o la convivència. Es tracta, ras i curt, d’un torpede a la línia de flotació de la democràcia. La catalana i la de tots els pobles d’Espanya, compte. Un membre de l’executiu pot fer omissió de qualsevol procés legislatiu democràtic a qualsevol indret de l’estat espanyol, tirant endavant una mesura unilateral no debatuda en cap instància representativa, com un acte administratiu imposat per sobre de qualsevol altra institució.

Això és franquisme. Aquest és el perill. El think tank de la ultradreta ademocràtica que governa Espanya ha optat pel franquisme com a via pragmàtica d’implantació del model ademocràtic al qual aspira el capitalisme refundat: no només desmuntar l’estat del benestar sinó convertir en una closca buida els processos i les institucions democràtiques.

Ara ens trobarem de nou davant el problema polític i mental que esmentava al meu últim post: la confusió que els demòcrates catalans tenim entre civisme i política. Les primeres reaccions davant aquesta emergència franquista estan essent purament cíviques: defensa de l’escola, defensa de la llengua, etcètera. Tot això és cert i necessari. Però el que se’ns planteja és la defensa de la democràcia.

Catalunya i les altres nacionalitats d’Espanya van acceptar la transició de la dictadura a la democràcia creient que la constitució i l’estatut d’autonomia recollien l’aspiració general del nostre poble per trencar amb el franquisme: llibertats democràtiques, amnistia per als presos polítics i autonomia nacional (“llibertat, amnistia, estatut d’autonomia”). La sentència del tribuna constitucional, que va actuar com a una tercera càmara legislativa il.legal, va deixar ben clar el límit de l’autonomia que fins aleshores haviem cregut vigent. Ara s’ha acabat de demostrar que ni tan sols cal utilitzar una estratagema com aquella: una ordre directa del poder executiu és suficient per convertir en inoperant la democràcia a Catalunya. Perquè el contrate pro democràtic de la transició era això: Catalunya veuria reconeguda la seva aspiració a la democràcia si Espanya signava un estatut d’autonomia. Avui, la crua realitat política i social d’Espanya ens mostra que ni tan sols un estatut com el de Sau seria possible actualment.

El projecte de Wert és el primer pas de l’execució de l’amenaça d’Aznar –amb la qual cosa es podria dir que l’ex president continua governant a l’ombra per als afers importants– i la venjança contra la puixança independentista catalana. La ultradreta ademocràtica espanyola ha pres la mida al nostre país millor que els propis ciutadans: aquí anem comptant diputats independentistes, especulant amb el suport d’ERC al govern, debatent sobre la frustració del lideratge general del President de la Generalitat, mentre que allà consideren que Mas ha sortit afeblit de les eleccions i, oh meravella, això no els sembla una oportunitat per a un independentisme més “com cal”, com passa entre molts de nosaltres, sino una feblesa palesa, un flanc obert a l’atac, una situació en la que la nostra nació ha fet un pas enrera en l’autogovern. I ataquen decididament, mentre l’exquisidesa independentista pàtria es deleix en la seva habilitat per “avançar” pel camí de la puresa.

I tornarem a bastir una digníssima i necessària resposta cívica, incapacitats com semblem per a actuar amb la contundència que demana la política estratègica.

Els límits polítics i mentals de la ciutadania de cara a la independència

L’estat de la qüestió l’explica amb brevetat clarivident Enric Juliana avui a La Vanguardia: “El catalanisme és avui un magma sentimental sense operativitat política i amb un lideratge minvat”. Aquest és el resultat de tot el que s’ha esdevingut entre l’11 de setembre i el 26 de novembre: l’evidència que els catalans no saben pensar en política ni fer-la. Creuen que fan política en defensar apassionadament les seves raons personals i el grup polític que les representa, però no s’adonen que política és lluitar pel poder i aconseguir-lo. El mal que ha fet al país la frase de Rafael Campalans (“Política és pedagogia”) és incalculable. Política és acció, l’art de fer possible allò què és desitjable. La resta és poesia. I els catalans som uns grans poetes. Vam sortir al carrer l’11 S per fer allò que més ens agrada, una poesia col.lectiva a l’estil de Lluís Llach, Miquel Martí i Pol o qualsevol altre poeta nacional; ens agrada constituïr-nos en poeta nacional col.lectiu i militant. Però, col.lectivament, el nostre pensament polític és tan feble com fort n’és el cívic. La confusió fatal entre civisme i política ens ha permès superar el franquisme i conservar la llengua, la cultura i la nació, i alhora, ens ha fet inoperants políticament, en no entendre la diferència entre civilitat i poder. Aquesta confusió és comuna a la dreta i l’esquerra, d’aquí la irrellevància política del passat tripartit, tan ric en admonicions cíviques i en la promoció d’una cultura cívica d’esquerres.

Cal que se’m entengui: el catalanisme ha sobreviscut segles com a un corrent subterrani que ha impregnat totes les capes socials de la nació, en major o menor mesura. En el centre del corrent, un catalanisme popular que aplega treballadors i classes mitjanes, expressat en tradicions culturals pròpies de la menestralia, lligat per un fort component emocional que vincula pàtria i llengua i les projecta cap a un desig de futur reflectit en la construcció d’una nació. El que vam veure el dia 11 va ser l’eclosió d’aquest corrent, concentrat i sintetitzat. El que faltava per veure era l’expressió política d’aquesta emoció profunda.

Per a que una emoció pugui cristal.litzar en expressió política cal una idea que faci de pont i obri la transmutació. I les idees són producte de les persones. Artur Mas va ser l’únic dirigent que va posar una idea política operativa sobre la taula. Els altres aportaven idees militants, mentre que ell va fer una aposta estratègica. Aquesta aposta decidida és el que ha estat titllat de messianisme i d’oportunisme. Però l’espai del liderat polític era buit, l’anell de la conquesta del poder era al mig de la plaça i ningú gosava prendre’l. El que feien uns i altres era proposar la idea i l’organtizació pròpies, l’interès de partit, legítim. Però no un liderat capaç d’obrar un canvi qualitatiu en l’estat polític del país, una transició cap a una ruptura profunda.

Manuel Cuyàs reflexiona a El Punt Avui sobre aquesta iniciativa: “El president es pensava, i molts el vam seguir en la il·lusió, que amb una campanya de quinze dies o dos mesos n’hi hauria prou perquè la gent entengués la sofisticació intel·lectual de l’“estat propi” que pretén substituir el concepte més expeditiu d’“independència”. La gent entén “independència”. Per explicar-ne les diferències amb l’“estat propi” hauria calgut més temps de labor pedagògica. Potser els dos anys que quedaven de legislatura. A CiU ja li ha passat algun cop de pensar-se que amb quatre dies i amb la lògica per bandera es podien obrar miracles. Va passar amb l’Operació Reformista de Miquel Roca”.

Tal com jo ho veig, el que ha fet mal a Mas no han estat les calúmnies grolleres d’El Mundo sinó “l’avara povertà dei catalani”. L’acusació de messianisme ha estat en proporció directa a la mesquinesa mental i política de qui la feia. Els qui així han parlat han tornat a treure el Rabadà dels Pastorets que tots els catalans portem a dins (que ens ha permès sobreviure però que ens tanca les portes del futur, reservades als qui són capaços de còrrer riscs). Artur Mas ha volgut ser un líder democràtic liberal, visionari i guanyador, en un país on Barack Obama estaria venent al top manta. Hem demostrat que no tenim liderats forts de futur perquè no ho permetem, ni personal ni col.lectivament. Hem marcat un límit fort, que regirà també de cara a la necessària refundació del PSC i la reformulació de l’esquerra nacional catalana. El canvi de representants d’EUiA a la llista d’ICV havia demostrat, prèviament, com els líders de mentalitat àmplia espanten les pròpies organitzacions. Hem permés que Oriol Junqueras  –una persona honorable, intel.ligent i bona– pugés perquè no ens espantava. El que ens fa por és, precisament, el “messianisme”, que és com anomenem a l’ambició política que fa canviar les coses. Per això Carod molestava i Puigcercós incomodava. No dic que aquests dirigents fossin millors que els actuals, no parlo d’ells sinó de com són considerats per la gent.

En aquests moments, els independentistes creuen que han guanyat perquè ERC ha duplicat els seus escons i perquè la suma de diputats sobiranistes és majoria. Però, com diu Juliana, “la política no és una simple qüestió de sumes i restes”. És una qüestió de relacions de poder, entre forces i febleses. I el poder  nacionalista espanyolista està satisfet perquè el salt qualitatiu ha estat desarticulat i preval l’estatus quo espanyol. El problema dels independentistes és que, malgrat que l’independentisme hagi saltat per sobre els límits de la cultura particular de les organitzacions independentistes, els militants i partidaris d’aquestes no han canviat la mentalitat partidària. La independència de Catalunya és una cosa massa seriosa per deixar-la en mans dels independentistes. Aquesta era la idea d’Artur Mas, la que inspirava la seva aposta qualitativa.

Amb la concepció independentista tradicional no anem més enllà d’una dinàmica que no és escocesa sinó quebequesa. Referèndums per anar endavant i també enrera. La independència no es guanya amb una proclamació unilateral doncs depèn d’un trencament de nivell superior establert sobre un estat general sociopolític que va més enllà d’un joc de majories i minories. I aquest salt qualitatiu és fora actualment dels límits mentals dels independentistes catalans, formats en la cultura de la reivindicació, el testimoniatge cívic i la lluita per defensar la pròpia raó. Creuen que el sobiranisme és imbatible amb el 34% del vot del cens. I ara ens adonem que amb el milió llarg de ciutadans manifestant-se el dia 11 no n’hi ha prou. Aquesta és la magnitud de la tasca que s’hi planteja. Perquè no és qüestió de treure al carrer un milió més de persones sinó d’operar una transformació que, ara com ara, és lluny dels confins polítics, socials i mentals dels ciutadans de la nació, que és el que han demostrat amb precisió el dia 25. “Els catalans hem demanat a Mas que ens fes sentir el vertígen i alhora li hem tret la xarxa”, deia un comentari a internet citat per Enric Juliana. Perquè la qüestió de la xarxa està relacionada amb el nivell de sinceritat i valentia amb el qual som capaços d’actuar no en el camp emocional sinó en el polític, en el qual demostrem qui som realment.

Breus notes post-electorals dedicades

Als independentistes “de veritat”: felicitats, heu desactivat l’única operació ambiciosa que Catalunya havia plantejat mai en la seva història per avançar realísticament cap a la independència. Ara tornarem a les negociacions de joc curt i ens passarem altres 300 anys reclamant la independència amb convicció i des de la puresa.

Als qui compten escons, els surt majoria sobiranista i respiren alleujats: quina vista, que deia un cego. Els madrilenys ho expliquen millor que vosaltres i compten el que cal comptar: el pla d’en Mas ha fracassat. Tot l’altre és la miserieta politiqueta catalana de sempre.

Als socialistes: no és només el pitjor resultat de la vostra vida. És arribar a aquesta situació amb un partit sectari i una direcció tancada en ella mateixa. Això hauria d’importar més que el resultat electoral. Però no.

A ICV-EUiA: ara l’oposició efectiva serà ERC. I amb qui fareu Syriza, amb els nanos que confonen la suma de reivindicacions sectorials amb una estratègia política nacional?

Als manifestants de l’11-S: ens heu donat una altra lliçó d’història: comprovem un cop més que el catalanisme és sentimental i que, quan toca fer política, els gestos pesen més que les accions eficients. El poder no es guanya amb demostracions de civisme i conviccions sinó amb l’acció política estratègicament planificada.

Als qui van titllar de “messies” el president Mas: com que confoneu un líder polític i cívic, amb el component visionari que això comporta, amb un forassenyat, si fossiu americans haguéssiu votat contra Obama, que és això, un messies i un visionari; la vostra manera de mirar és la mateixa en ambdós casos.

A la direcció de CiU: a la societat xarxa no hi ha compartiments estancs. Les polítiques antisocials es paguen i no es poden amagar sota l’estora. Panxacontents, heu deixat que el president hagués de fer tot sol la feina de comunicar a la ciutadania que calia anar tots junts per avançar. Ara, davant la factura passada, feu ganyotes al PSC per veure si pot haver-hi pacte. Amb aquesta mena de gent havia de fer Mas un salt quàntic en la petita i miserable política catalana.

A Artur Mas: has pogut comprovar quina mena de país presideixes. El catalanisme sentimental ha estat derrotat per enèsima vegada perquè el nostre país no sap pensar en política ni fer-la. Confonem la política amb la declaració de puresa, personal i grupal, confonem la política amb la reivindicació del greuge, i practiquem un civisme d’arrel sindicalista però no tenim ni la més mínima idea del que significa el poder. Exercirlo i conquerir-lo. I sense aquesta conquesta Catalunya anirà enrera. Però tu has estat l’únic qui, en dècades, ha vist clar això per uns instants. Després de la generació de militants comunistes del PSUC, els únics que havien pensat en termes de poder fins que van arribar tots aquests d’ara.

Una izquierda que no aprende

¿Tan desesperado está Pere Navarro que tiene que entrar al trapo del periodismo basura ejercido por El Mundo y su acusación no probada a Artur Mas? El candidato del PSC no dejó pasar la ocasión, por apestosa que esta fuese, para reclamar al candidato de CiU que probase que era falso aquello de lo que se le acusaba. No le importó que la carga de la prueba gravitase sobre los acusadores, ni tampoco que a cualquier persona con un mínimo sentido de la decencia –excepto a Carmen Chacón, por lo visto– le repugne el pseudoperiodismo de difamación, que no de investigación, que ejerce el rotativo aznariano y berlusconiano. A estas alturas del partido político y periodístico, dar por bueno el periodismo de ese diario sólo puede deberse al partidismo más suicida, sobre todo después del atentado de la estación de Atocha y su consiguiente línea de desinformación deliberadamente partidista. ¿Se ve con hígado el candidato socialista a sumarse ahora a dar credibilidad a quienes encabezaron el fuego sostenido contra la legitimidad del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero con las peores artes desinformativas que se hayan presenciado aquí desde la financiación del vuelo del Dragon Rapide a cargo del diario ABC?

El problema que tendremos en Catalunya el 26 de noviembre, como ha reflexionado Josep Ramoneda, es qué hacemos con la izquierda de nuestro país. Una izquierda cuya buena parte de componentes no ha entendido lo que ha sucedido desde el 11S, cuya concepción de la realidad es tan rudimentaria que cree que se puede sacar millón y medio de personas a la calle en una acción cívicopolítica con una televisión y un diario. Una izquierda que en el caso de ICV-EUiA cree que tenemos un problema de banderas cuando lo que está ante nuestras narices es la ruptura democrática rediviva de entre las cenizas de lo que no pudo ser en 1977.

Hace treinta años el “caso Banca Catalana” distribuyó lecciones, puerta por puerta, que ahora mismo deberían haber sido aprendidas. También en casa de CiU, con sus Millets sueltos por ahí en pleno 2010. Pero sobre todo en otros domicilios, periodísticos incluídos. Treinta y dos años después de que Jordi Pujol ganase la Generalitat, hay quien sigue creyendo que tal victoria fue ilegítima o indebida, y que les correspondía a ellos haberla obtenido. Quisieron ejercer la hegemonía en Catalunya cediendo la radiotelevisión pública a ERC, satisfechos con los halagos de estar por casa de un diario que pudo, a su vez, ser un periódico de referencia en nuestro país si no hubiera optado por un sectarismo que ahora se recrudece. Y ahora siguen igual que entonces, incapaces de comprender una realidad cuya complejidad escapa a su capacidad de comprensión. Por ese motivo tal izquierda no puede liderar en absoluto el decisivo momento que Catalunya está viviendo; no pudo hacerlo a partir de 2003 por la misma causa –creen que La Vanguardia les hizo perder el mando– y ahora se enfrenta no ya a una descomunal derrota sino al riesgo de la irrelevancia. Con un detalle añadido: quienes se consideran moralmente superiores no dudan en beneficiarse de la abyección.

Ciegos y encima, borrachos

Un servidor de ustedes compra El País cada día, desde el momento de su aparición. Y a partir del pasado 11 de septiembre, ha añadido un nuevo hábito a esa costumbre: comprobar  que el diario cumple, día sí y otro también, con la obligación autoimpuesta de decirnos a los catalanes cómo hemos de decidir nuestro futuro. El periódico de referencia del centroizquierda español no cultiva las hortalizas chocarreras que se dan en otros sembrados, en los que se va desde vaticinarnos los peores infortunios si nos independizamos hasta, lisa y llanamente, a amenazar con “consecuencias” que por un postrero arrebato de pudor se abstienen de describir. Pero no renuncia a aconsejarnos para nuestro bien, como se hace con los no-ciudadanos menores de edad política de las colonias.

Hoy pensaba que el diario de Miguel Yuste (menciono la calle porque la propiedad, entre tanto tejemaneje de casino financiero, vaya usted a saber quien la ostenta) aflojaría un tanto, pero qué va. Al contrario, un paso más: incorpora una nueva articulista que reclama abiertamente la ruptura del modelo catalán de inmersión lingüística en la enseñanza. Y una hoja más allá, un subtítulo se refiere a “la ebriedad nacionalista”. Caramba. El bueno de Peridis pinta al presidente Artur Mas como un ciego con gafas oscuras y bastón, que avanza trastabillando, con lo que uno no sabe si es mejor que los ciegos no puedan ver la tira cómica. Pero lo de la ebriedad es un hallazgo. Porque se conoce que para el diario otrora progresista los catalanes no sólo no sabemos lo que queremos sino que vamos ciegos y borrachos. Es todo un avance, porque antes nos llamaban simplemente perros. Ahora, desde la serenidad de ánimo que confiere el nacionalismo español, se nos ve como unos curdas. Ciegos por ebrios.

 

La veritable naturalesa de l’amenaça d’Aznar

Em sorprén que la majoria de comentaristes catalans hagin despatxat la darrera proclama de José María Aznar al.ludint a l’hipotètic desconeixement que l’ex president espanyol té de la realitat catalana. Al creador de la FAES no se’l pot despatxar amb displicència; encara menys a l’home que un dia es va al.liniar amb Estats Units i Regne Unit per a acompanyar-los en una forassenyada aventura bèl.lica. En lloc de mirar al cel per veure si s’albiren caces de l’exèrcit de l’aire sobrevolant Catalunya, fariem bé d’analitzar amb més cura les paraules que contenen veritable potencial agressor.

I què ha dit exactament Aznar? Doncs això: “España no se va a romper. Y añado que para los que juegan irresponsablemente con las cosas importantes, que España sólo podría romperse si Cataluña sufriera antes su propia ruptura como sociedad, como cultura y como tradición. Cataluña no podrá permanecer unida si no permanece española”.

“Cataluña no podrá permanecer unida si no permanece española”. “Ahí está el detalle”, com deia Cantinflas. Això vol dir ni més ni menys que això: si marxeu d’Espanya, provocarem des de fora una divisió ètnica a Catalunya, tot aplicant les mateixes estratègies sèrbies per reconduïr en benefici propi la reorganització nacional de la post Iugoslàvia.

No es tracta doncs d’ignorància, no fins determinat punt, sinó més aviat d’una visió de les coses que arrenca d’un sentit del poder i la força cristalitzat fa segles al cor de la mentalitat del nacionalisme espanyol. Molts dels nostres conciutadans creuen encara que l’extrema dreta espanyola és el personatge Martínez el facha, d’El Jueves; alguns joves independentistes es sorprenen en descobrir que la intel.ligència espanyola fa la seva feina. La bona gent i la santa innocència fan una combinació fatal.

Un camí cap a la independència suposa saber què fer amb els importantíssims sectors de castellanoparlants que es senten espanyols, i que, malgrat que “no és un procés que patrimonialitzi la gent que té cognoms catalans”, en aquest moment es senten insegurs respecte a qüestions que poden ser perfectament manipul.lades emocionalment. En un dels seus articles a La Vanguardia, Antoni Puigverd demanava què fer amb la “white trash” del país, formada en gran part per força grups de “ni-nis” desarrelats i desconnectat de qualsevol referència no ja catalanista sinó simplement catalana. Aquí rau la carn de canó ideal per als experiments serbis que ballen pel cap de l’ex falangista.

Jordi Miralles: Catalunya-España, cómo hemos llegado hasta aquí

Reproduzco íntegro el artículo que Jordi Miralles, diputado de ICV-EUiA, ha publicado en el diario digital Cuarto Poder, pues resume lo que pienso sobre este asunto.

JORDI MIRALLES I CONTE. Diputado por ICV-EUiA.

Las relaciones Catalunya/España, y el modelo de Estado, han marcando desde hace años la política y generado ríos de tinta. Pero ahora Catalunya, tras la manifestación del 11 de Septiembre y la declaración del Parlament ha abierto un nuevo horizonte: el ejercicio del derecho a la autodeterminación, desde la sociedad catalana y sus instituciones. Mucha gente en España se pregunta: ¿Cómo se ha llegado hasta aquí? Desde una posición de izquierdas y catalanista, algunos apuntes para la reflexión:

1. El debate sobre el modelo de Estado, las identidades y los derechos nacionales no son una fijación, ni un entretenimiento o un debate territorial. Su permanencia responde a una de las contradicciones del capitalismo en España (como otras: capital-trabajo, medioambientales…). España es un estado plurinacional y la nación catalana, desde su voluntad de ser, quiere avanzar en su autogobierno, economía y derechos nacionales

2. Desde la recuperación de la democracia, el estado español ha vivido una importante descentralización. Pero en los estados plurinacionales (aunque se llame autonómico), que evolucionan en democracia y en procesos de globalización -como el caso español-, los procesos competenciales no se cierran y deben actualizarse, pues aumenta la conciencia del pueblo-nación de mayor internacionalización y aumenta la voluntad democrática de aproximar las decisiones a la ciudadanía, y más en el marco del proceso de Unión Europea.

3. En ese contexto llegó la reforma del Estatut, de mano de la izquierda, como un nuevo pacto Catalunya/España para vivir mejor y avanzar en el autogobierno. Pero la catalanofòbia del PP y una sentencia irresponsable del Tribunal Constitucional hicieron saltar por los aires el contenido del pacto entre las representaciones del pueblo (Cortes y Parlament) y, ante el menosprecio a la voluntad popular expresada en referéndum, el pueblo catalán salió a la calle el 10 de julio de 2010 contra la sentencia del TC y expresando que Catalunya es una nación, digan lo que digan el PP y el TC.

4. Después de la sentencia del Estatut, la ruptura del pacto constitucional (con la reforma exprés del PP y PSOE) y el portazo al pacto fiscal, ya nada volverá a ser igual: la Constitución y el Estado de las Autonomías están en crisis; y una solución federal multilateral y generalizable no es aplicable hoy en España.

5. La sociedad catalana ya no acepta más recibir un no como respuesta a la necesidad de más democracia, distribución del poder y mejora de la financiación. La sociedad catalana ya no acepta el llamado café para todos, ni la deslealtad institucional de los gobiernos españoles (el de ahora y los de antes). La sociedad catalana no acepta la ofensiva recentralitzadora del PP, que usa el decreto ley para recortar competencias.

6. Los ataques y las provocaciones franquistas de miembros del gobierno del PP y de la brunete mediática a la lengua, la cultura y las instituciones catalanas son inaceptables. Las amenazas y los insultos tienen consecuencias políticas. Diferencia: el gobierno de Londres respecto a Escocia pacta; respecto a Catalunya, el gobierno del PP amenaza.

7. Llegados aquí, estoy convencido que si el estado español no se reconoce, rápidamente, a todos los efectos como lo que es –diverso, plural y compuesto- y no se dispone a pactar bilateralmente una nueva articulación, desde el respeto a la voluntad de ser de la nación catalana, España se convertirá en un espacio inadecuado para las necesarias estructuras de estado a las que aspira la mayoría de la sociedad catalana.

Es importante tener en cuenta, por parte de las fuerzas políticas y la opinión pública españolas, que en Cataluña ya hemos entrado en otra fase por las consecuencias de la crisis (agudizada por las políticas de Artur Mas, aunque se esconda tras la transición nacional), de ejercer el derecho a decidir. La autodeterminación es dar la palabra a la ciudadanía. La autodeterminación no es la independencia, es una de las posibilidades, como lo es un estado propio dentro de un estado federal o la confederación.

El gobierno del PP, las fuerzas políticas de izquierdas españolas y las instituciones del Estado se equivocarán –de nuevo- si leen la realidad post Diada con parámetros ya superados en éstos 30 años y si no entienden que el pueblo catalán quiere decidir, democráticamente, su futuro y como relacionarse con España, Europa y el mundo.

Publicación original en Cuarto Poder

La Catalunya dels drets socials i nacionals

En la foto, Mercè Civit i Jordi Miralles

Aquest és el manifest que he subscrit, impulsat pels militants d’Esquerra Unida i Alternativa que defensem la feina feta per Jordi Miralles i Mercè Civit al Parlament de Catalunya.

Els signants, homes i dones afiliats a EUiA, davant la situació política que suposen les eleccions al Parlament del 25 de Novembre i del procés de designació de candidats i candidates, per la circumscripció de Barcelona, fem públiques aquestes reflexions:
El 25N, la Catalunya dels drets socials i els drets nacionals. El proper el 25N la societat catalana està cridada a un triple repte: quines alternatives socials, econòmiques i laborals proposar donat el fracàs de les polítiques europees, del PP i CiU; com respondre en favor del dret a decidir; i com abordar un nou procés constituent.
Amb CiU al govern es viu pitjor que el 2010. L’atur ha crescut en 250 persones per dia, afectant més a joves i dones, 203.858 persones (32%) no cobren prestació o subsidi i s’han disparat els ERO un 59%. CiU no ha sabut frenar el creixement de l’atur, ha estat una màquina de destruir ocupació en el sector privat i públic i és corresponsable, com denuncien els sindicats, de la contrareforma laboral.
Les retallades d’Artur Mas, per una austeritat dogmàtica, són els efectes d’un model conservador. Les polítiques de CiU i del PP estan degradant la salut, l’educació, els serveis socials, l’habitatge i el transport públic. Les condicions de vida han empitjorat per a la majoria, per la pèrdua d’universalització de drets i per noves taxes, per l’increment de la pobresa, per reduir l’autonomia de les persones i per les noves desigualtats. CiU no pot amagar, darrere el pacte fiscal o la transició nacional, el rescat i el fracàs de les seves polítiques.
Fiscalitat justa, creació d’ocupació, estat del benestar i serveis públics, bases per una alternativa social i econòmica per a la majoria. CiU no ha fet cap pas per a un canvi del model productiu, amb creació d’ocupació i equilibri territorial. CiU ha menystingut una estratègia consensuada en favor de l’economia productiva, la indústria, el coneixement, l’economia verda, les polítiques socials i el treball digne.
El 25N pel dret a decidir en un nou horitzó nacional. Després de la manifestació de l’11 de Setembre i la declaració del Parlament, s’ha obert un nou horitzó nacional: exercir el dret a l’autodeterminació. L’11S i la declaració del Parlament mostren que pel poble de

Catalunya ha arribat l’hora d’exercir el dret a decidir. Un procés democràtic que necessitarà un gran acord com a poble. Un procés democràtic i constituent que garanteixi la cohesió social i la consideració de Catalunya com un sol poble, més quan la crisi està castigant amplis sectors de la societat catalana.
El 25N en un marc de crisi de la Constitució, de l‘Estat de les Autonomies i d’intolerables atacs contra Catalunya. A Catalunya i a l’Estat espanyol, després de la sentència de l’Estatut i la ruptura del pacte constitucional res tornarà a ser igual: la Constitució i l’Estat de les Autonomies, estan en crisi. La societat catalana ha mostrat que vol avançar en la seva llibertat com a nació i que no accepta més rebre un no permanent com a resposta a més democràcia, distribució del poder i millora del finançament. La societat catalana no accepta l’ofensiva recentralitzadora del PP que aprofita decrets lleis per retallar competències. La societat català rebutja els atacs i les provocacions franquistes de membres del govern del PP a la llengua, la cultura, l’economia i les institucions catalanes. Catalunya mereix que es respecti la seva voluntat de ser i el seu dret a decidir, i està rebent -de manera irresponsable- amenaces i insults que tenen conseqüències polítiques.
El 25N donarà pas a un nou panorama de les esquerres. Per estar a l’alçada de la nova situació política post 25N, cal que ICV-EUiA sigui a les eleccions punt de trobada electoral de moltes persones d’esquerres. Una ICV-EUiA que aconsegueixi més representació i caminar –des del seu enfortiment- cap a un nou espai de l’esquerra transformadora, nacional i ecologista. Una ICV-EUiA més forta per a col•laborar i confluir amb altres esquerres obrint horitzons progressistes a l’hegemonia conservadora.
Les esquerres hauran de contribuir a àmplies unitats socials. Unitat de la majoria de la ciutadania front les polítiques del PP i CiU. Unitat i alternatives des de les organitzacions socials, veïnals, sindicats, l’economia social, professionals, món de la cultura, entitats de solidaritat, petits i mitjans empresaris, plataformes en defensa dels serveis públics i el territori, 15M… per aconseguir solucions concretes als problemes de la gent (atur, pobresa, retallades…) i tornar a crear comunitat. Unitat pel dret a decidir i

fer front a la recentralització del PP. Unitat per defensar la democràcia social i les llibertats a Europa.
Pels reptes socials, nacionals i també per a ICV-EUiA que suposa el 25N, les persones d’EUiA que signem, pensem que calia rendibilitzar el bagatge i l’experiència política dels diputats Jordi Miralles i Mercè Civit, així com la bona feina feta des del Grup Parlamentari d’ICV-EUiA. Per la qual cosa, i davant una legislatura interrompuda, no compartim que, des de la direcció d’EUiA, no s’hagin garantit les aportacions polítiques i la continuïtat de l’experiència parlamentària de Jordi Miralles i Mercè Civit. La propera legislatura, marcada per la defensa dels drets socials, nacionals i la consulta al poble, necessitava de les seves experiències i coneixements

(legislatius, sindicals, socials i feminista, redacció de l’Estatut i Pacte fiscal, defensa de serveis públics…) al Parlament.
ICV-EUiA amb la majoria. El 25N es polaritzarà en el model social i econòmic, i el dret a decidir. ICV-EUiA ha d’intervenir de manera valenta, com ho ha fet al carrer i al Parlament, en aquest dos aspectes centrals de la Catalunya d’avui. Les eleccions no són només per fer front a les retallades o només per exercir el dret a decidir. El 25N, i també després de les eleccions, cal respondre des d’una proposta programàtica per a la majoria del poble de Catalunya, en el terreny social i nacional.

La frivolidad de Assange y la deriva totalitaria

Hace tiempo que he llegado a la conclusión de que Julian Assange es un frívolo y un megalómano. Nunca ha sido un adalid por la libertad de expresión sino el gestor de un nuevo tipo de agencia de prensa que sirve a los medios y acaba siendo controlada por ellos:

Pero Assange nos llevaba de vuelta a los setenta, a «Garganta Profunda» y el Watergate, la era dorada de los grandes periódicos institucionales. Las «fuentes» de repente vuelven a necesitar una pantalla, un filtro que les de «verosimilitud» y sus revelaciones sólo son conocidas una vez aparecen en los grandes medios de siempre. WikiLeaks se presenta como un nuevo tipo de agencia de prensa: anuncia una filtración masiva de documentos diplomáticos y de inteligencia que entrega tan sólo a unos cuantos medios escogidos que deciden por su cuenta cómo racionar la información y darle sentido político.

Para dejar aún más claro hasta que punto la centralización de la infraestructura y los servicios dospuntoceristas facilitan la censura, se publica cómo Joe Liebermann se encargó personalmente de las gestiones. Moraleja: un poderoso que ni siquiera es de los más poderosos, vuelve a estar cerca de tener a su alcance las palancas necesarias para controlar lo que llega y lo que no a la opinión pública mundial. Si sabemos algo es por los medios. Atrás queda el modelo distribuido: torrents, blogs, etc. donde las fuentes últimas exponen directamente las denuncias y filtraciones y unos nodos pasan a otros la información multiplicando de manera incontrolable su impacto. No, WikiLeaks no es Internet, sino una agencia que opera para los medios a través de Internet. Y como todas las agencias está bajo control, en primer lugar, de sus clientes, las grandes corporaciones de la comunicación.

La argumentación completa de este punto de vista se encuentra en Del estado de alarma a Wikileaks y porqué Assange no nos hace más libres, en el Correo de las Indias.

El actual callejón sin salida en el que Julian Assange se ha metido es fruto de su propia falta de habilidad y su manía persecutoria. En primer lugar, por poco fundamentada que nos parezca la acusación de violación de que se le hace objeto, queda claro que alguien que maneja material confidencial tan delicado no se mete en la cama con dos señoras y juguetea con situaciones sexuales delicadas en un país como Suecia, cuya legislación al respecto funciona a partir del in dubio pro femina. La guerra fría ha arrojado desde hace tiempo una extensa colección de experiencia sobre las trampas sexuales en la guerra informativa, por lo menos desde el caso Profumo.

Ahí es donde la paranoia de Assange se desencadena, y teme correr la suerte del soldado Bradley Manning, arrestado de acuerdo con la legislación militar y en su condición de tal. Genera entonces la idea de que Suecia podría extraditarle a EE UU y allí ser detenido por motivos similares, e incluso acabar siendo ejecutado. Sin embargo, hasta el momento no ha habido interferencia estadounidense alguna en la causa sueca, ni siquiera se ha manifestado tal intención, e incluso portavoces norteamericanos han negado que ella exista. A pesar del temor de Assange, EE UU no ha ejecutado a nadie por revelación de secretos lesivos para la seguridad nacional desde 1953, en el caso del matrimonio Rosenberg.

Los movimientos erráticos de Assange le llevan, en primer lugar, a echarse en brazos de Vladimir Putin, al aceptar producir un programa de entrevistas en una televisión privada auspiciada por el dictador ruso. Se dijo que en el programa, Assange entrevistaría a “iconoclastas, visionarios y expertos de poder” en busca de analizar el futuro de la comunidad mundial; el primer episodio fue un encuentro con Hassan Nasrallah, el jefe del movimiento chiita libanés Hezbollah, una entrevista que fue, en la práctica, una oportunidad para que el dirigente del movimiento terrorista justificase su posición y acciones, hiciese propaganda contra Israel y adoptase posturas concomitantes con la estrategia rusa en el tablero mundial, en un momento que la posición de este país se encuentra comprometida por su actitud ante el conflicto de Siria.

El arresto domiciliario de Julian Assange en el Reino Unido respondía a una Orden de Detención Europea dictada con plenas garantías procesales. Al solicitar asilo diplomático en una embajada, el acusado niega la condición de estados de derecho a los miembros de la Unión Europea y abre el camino para una dinámica de estrategias geopolíticas, más allá de su situación concreta. Después de haber escogido como plataforma de expresión e intervención la estructura comunicacional de un poder que ha mostrado en el caso Pussy Riot su concepción de la libertad de expresión (sin que le falten antecedentes más siniestros como el caso de la muerte de la periodista Ana Politkovskaia), el fundador de Wikileaks se echa en brazos del presidente de Ecuador, a quien entrevistó en la TV de Putin. Independientemente de cualquier otra consideración, Ecuador ocupa el número 104 de 179 en la lista elaborada por Reporteros sin Fronteras de los países respetuosos con la libertad de información y sus políticas de represión de la prensa libre son lo contrario de democráticas.

Es entonces cuando el desencadenamiento de cierta retórica populista nos sitúa en el mundo al revés: sátrapas como Putin y vulneradores de las libertades individuales aparecen como defensores de la libre expresión gracias a que sectores importantes de los disconformes con la actual situación asumen la retórica con la que los dictadores tratan de disimular sus desmanes. Las acusaciones de colonialismo al Reino Unido actual pueden impresionar a quienes confunden los nacionalismos sudamericanos con posiciones progresistas, cuando Albión no ha movido un solo dedo en dirección alguna más allá de responder a la legislación democrática europea en materia de extradición. Y los recelos ante la cualidad democrática de Suecia, en contraste con los centros emisores de la mencionada retórica, son ridículos cuando no sangrantes, si pensamos en el papel fundamental que el país nórdico tuvo en la acogida e integración de los refugiados del golpe militar de Pinochet en Chile; desde 1973, chilenos y muchos otros latinoamericanos, como uruguayos, han podido tener una vida nueva y próspera bajo la ciudadanía sueca, que les fue ofrecida generosamente ante el ataque de las dictaduras del Cono Sur en los 70.

La inconsciencia de Assange ha convertido su caso y su persona en un mero juguete de geoestrategias cuyo alcance le sobrepasa; el tira y afloja de Ecuador con las grandes empresas petrolíferas es el verdadero trasfondo y razón de su interés en el caso. A los que tenemos cierta edad, las manifestaciones “populares” frente a la embajada británica en Quito nos recuerdan las demostraciones “espontáneas” que organizaba el régimen franquista ante las legaciones de la misma nación por el caso de Gibraltar, incluidos los carteles producidos en serie por los poderes convocantes. Que gentes de buena fe sigan convocatorias semejantes en países europeos es algo mucho más lamentable, y demuestra hasta qué punto la retórica antiamericana puede volverse en antidemocrática.

“Mediante la distorsión de la realidad y la presentación deformada del sistema legal sueco, reconocido portaestandarte de la seguridad jurídica y la imparcialidad, así como del profesionalismo, los paladines de esta subversión socavan los cimientos de un sistema internacional que actúa de barrera contra los impulsos totalitarios”, escribió Ana Palacio ayer en El País, en términos muy duros. La deriva assangiana y las estrategias populistas de sus eventuales aliados son un fraude al estado de derecho, y el seguimiento de su retórica por parte de los disconformes les acerca, sin que lo sospechen, a un campo totalitario que, en medio de las transformaciones del mundo actual, tan sólo comienza a dibujarse.

(Caricatura de Markus Szyskowtz)

El PSC no entén internet

Busco i no trobo a la web del PSC el comunicat de la disculpa que els seus parlamentaris han fet pública per haver-se equivocat, segons diuen, en una votació al Congreso sobre els corredors ferroviaris, amb la qual van afavorir el central en lloc el mediterrani. Si un s’equivoca i ho reconeix públicament, ho ha de fer també en el gran espai públic que és internet. Els socialistes no només segueixen tenint una concepció merament instrumental de la comunicació sinó que segueixen sense entendre, entossoladament, què és internet: és transparència, comunicació directa, persona a persona, i per tant sinceritat i construcció de relacions de confiança. Internet no és mass media, i la concepció que el PSC té de la xarxa és més pròpia d’un partit leninista que d’un socialdemòcrata.

El resurgimiento del estado franquista químicamente puro

La imagen de sonrisas, aplausos e incluso risotadas en la bancada popular, en la sesión de ayer del Congreso de los Diputados, es suficiente para definir la ínfima catadura de las gentes que nos gobiernan. Esa imagen y la de la policía antidisturbios cargando contra los mineros que se manifestaban para defender sus puestos de trabajo y el sustento de sus familias arrojan no solamente un extraño aire de final de legislatura –cuando solamente han transcurrido nueve meses desde la obtención de la mayoría absoluta por parte del PP– sino un claro signo de degradación moral.

Las derechas reaccionarias españolas han abandonado toda pretensión de pudor y contención. Ni siquiera las gentes de Alianza Popular se mostraron tan descaradamente agresivas en su momento, Fraga incluido. Las gentes del Partido Popular proceden al desmantelamiento del estado del bienestar a la vista de todos y con total alegría; ni siquiera los conservadores británicos se atrevieron a hacer semejante ostentación de descaro cuando privatizaron el sistema nacional de salud.

Nos gobierna una caterva de inútiles enriquecidos a costa del modelo más parasitario de capitalismo, que es el que parasita el estado y obtiene beneficios privados a partir de argucias ventajistas practicadas sobre el patrimonio común. No son expertos de probada excelencia en la creación de riqueza o en la gestión   de los bienes sino trapisondistas formados en el dominio de la estructura administrativo-política surgida del renacido estado franquista posterior al plan de estabilización de 1959 y la alianza entre poder político fascista, élites económicas, nacionalcatolicismo y estamentos juridicistas y administrativistas. Lo que ahora estamos viendo en acción, sus habilidades, estrategias y formas es la esencia del estado franquista químicamente puro resurgido y fundamentado en la alianza Franco-Opus Dei.

Se comprende la alegría y el jolgorio en la bancada azul cuando imaginamos lo que ese resurgimiento supone: el avance hacia una ciudadanía sometida al dictado de lo económico sin control democrático, al vaciamiento de hecho de las libertades por la vía del sometimiento económico, la gestión del país apropiada por un estamento de burócratas desinteresados de otra cosa que no sea el mantenimiento del status quo que preserva los privilegios de los poderosos y despoja de la protección del estado a los modestos. Es decir, el proyecto del estado franquista a principios de los años 70 expresado en el nombramiento de Luis Carrero Blanco como presidente del gobierno de entonces.

Ante los ojos de los dirigentes europeos, Mariano Rajoy y su gobierno son meros tramposos mendaces, en cuya palabra no se puede confiar. Pero a esta clase de gestores de la administración al servicio de unos pocos no le importa ni su honor ni su prestigio, ya ni siquiera le importan unas mínimas formas que guardar en público. Es una actitud surgida del cinismo inmoral que las clases dirigentes españolas cocieron en el franquismo de los 70 y que corrsponde a gentes que sienten que el país les pertenece. Detrás no hay nada más.

The New York Times contra Adelson

Vilaweb publica avui la traducció d’un editorial contrari a Sheldon Adelson, promotor de Eurovegas, en el qual explica les raons del magnat per invertir diners per tal que el president Obama no sigui reelegit. “The New York Times recorda que el departament de Justícia de l’administració Obama també investiga si les operacions d’Adelson a Macau violen la llei de pràctiques corruptes estrangeres. ‘Una investigació que sens dubte el senyor Adelson espera que desaparegui amb un govern de Romney’, diu el diari. I rebla: ‘Per a un home com aquest, en un moment en què no hi ha límits legals ni morals a la compra d’influències, la despesa de desenes de milions és una misèria per a elegir els republicans que li prometen de mantenir intactes els seus milers de milions.'”.

La amenaza de la amnesia alemana, por Joshka Fischer

“No nos engañemos: si se desintegra el euro, lo mismo ocurrirá a la Unión Europea (la mayor economía del mundo), lo que desencadenará una crisis económica mundial que la mayoría de las personas vivas actualmente nunca han padecido. Europa está al borde del abismo y sin duda caerá en él, a no ser que Alemania –y Francia– cambien de rumbo”. Leer entero el artículo del ex ministro alemán miembro de Los Verdes.

Para entender qué es Syriza: programa electoral, historia del partido y posibilidades actuales

En los últimos días la atención de las izquierdas catalanas se ha dirigido hacia la coalición griega Syriza y los magníficos resultados electorales que está obteniendo. Algunos la ven como la demostración de que es posible el “sorpasso” de los socialistas por los comunistas, y otros, especialmente desde la 6a asamblea de Esquerra Unida y Alternativa, empiezan a considerarla como un modelo. El nuevo coordinador de EUiA, Joan Josep Nuet, ha declarado su voluntad de conseguir una alianza izquierdista más amplia que sea la Syriza catalana.

Como Grecia queda lejos, aporto aquí dos piezas que permiten entender un poco mejor qué es Syriza. Un resumen de su programa electoral y un articulo de análisis de Paul Mason, editor económico de las noticias de la noche de la BBC.

Programa electoral de Syriza

1. Realizar una auditoría sobre la deuda pública. Renegociar su devolución y suspender los pagos hasta que se haya recuperado la economía y vuelva el crecimiento y el empleo.

2. Exigir a la UE un cambio en el papel del BCE para que financie directamente a los Estados y a los programas de inversión pública.

3. Subir el impuesto de la renta al 75% para todos los ingresos por encima del medio millón de euros anuales.

4. Cambiar la ley electoral para que la representación parlamentaria sea verdaderamente proporcional.

5. Subir el impuesto de sociedades para las grandes empresas al menos hasta la media europea.

6. Adoptar un impuesto a las transacciones financieras y también un impuesto especial para los productos de lujo.

7. Prohibir los derivados financieros especulativos, como los swaps y los CDS.

8. Abolir los privilegios fiscales de los que disfruta la iglesia y los armadores de barcos.

9. Combatir el secreto bancario y la evasión de capitales al extranjero.

10. Rebajar drásticamente el gasto militar.

11. Subir el salario minimo hasta su nivel previo a las recortes (751 euros brutos mensuales).

12. Utilizar los edificios del Gobierno, la banca y la iglesia para alojar a las personas sin hogar.

13. Poner en marcha comedores en los colegios públicos para ofrecer desayuno y almuerzo gratuito a los niños.

14. Ofrecer sanidad pública gratuita para las personas desempleadas, sin hogar o sin ingresos suficientes.

15. Ayudas de hasta el 30% de sus ingresos para las familias que no pueden afrontar sus hipotecas.

16. Subir las prestaciones de desempleo para los parados. Aumentar la protección social para las familias monoparentales, los ancianos, los discapacitados y los hogares sin ingresos.

17. Rebajas fiscales para los productos de primera necesidad.

18. Nacionalización de los bancos.

19. Nacionalizar las antiguas empresas públicas de sectores estratégicos para el crecimiento del país (ferrocarriles, aeropuertos, correos, agua…).

20. Apostar por las energías renovables y por la protección del medio ambiente.

21. Igualdad salarial para hombres y mujeres.

22. Limitar el encadenamiento de contratos temporales y apostar por los contratos indefinidos.

23. Ampliar la protección laboral y salarial de los trabajadores a tiempo parcial.

24. Recuperar los convenios colectivos.

25. Aumentar las inspecciones de trabajo y los requisitos laborales para empresas que accedan a concursos públicos.

26. Reformar la constitución para garantizar la separación iglesia-Estado y la protección del derecho a la educación, la salud y la protección del medio ambiente.

27. Someter a referéndum vinculante los tratados europeos y otros acuerdos de importancia.

28. Abolición de todos los privilegios de los parlamentarios. Eliminar la especial protección legal de los ministros y permitir a los tribunales ordinarios procesar a los miembros del gobierno.

29. Desmilitarizar la guardia costera y disolver las fuerzas especiales antidisturbios. Prohibir la presencia de policías encubiertos o con armas de fuego en las manifestaciones y mítines. Cambiar los planes de estudio de los policías para poner énfasis en los temas sociales, como la inmigración, las drogas o la exclusión social.

30. Garantizar los derechos humanos en los centros de detención de inmigrantes.

31. Facilitar a los inmigrantes la reagrupación familiar. Permitir que los inmigrantes, incluso los indocumentados, tengan acceso pleno a la sanidad y la educación.

32. Despenalizar el consumo de drogas, combatiendo solo el tráfico. Aumentar los fondos para los centros de desintoxicación.

33. Regular el derecho a la objeción de conciencia en el servicio militar.

34. Aumentar los fondos para la sanidad pública hasta los niveles del resto de la UE (la media europea es del 6% del PIB y Grecia gasta el 3%).

35. Eliminar el copago en los servicios sanitarios.

36. Nacionalizar los hospitales privatizados. Eliminar toda participación privada en el sistema público de salud.

37. Retirada de las tropas griegas de Afganistán y los balcanes: ningún soldado fuera de las fronteras de Grecia.

38. Romper los acuerdos de cooperación militar con Israel. Apoyar la creación de un estado Palestino dentro de las fronteras de 1967.

39. Negociar un acuerdo estable con Turquía.

40. Cerrar todas las bases extranjeras en Grecia y salir de la OTAN.

Vía: Ignacio Escolar.

Para entender a Syriza, por Paul Mason

SYRIZA es un acrónimo que significa Coalición de la Izquierda Radical. Su componente clave es un partido llamado Synaspismos, a su vez un grupo que acoge a la extrema izquierda en Grecia.

Alexis Tsipras, de 38 años, es el líder s Synaspismos, y adquirió relevancia cuando fue su candidato a la alcaldía de Atenas en 2006. Tsipras proviene del ala más joven del Partido Comunista, el KKE.

El comunismo griego, como la mayor parte del comunismo occidental después de los años 70, se dividió en dos partidos: el KKE del “interior” y el del “exterior”, éste último inclinado a las posiciones de Moscú; el primero, eurocomunista, más parlamentarista y socialmente progresista.

Inicialmente, Synaspismos era la alianza electoral entre los dos KKE. Pero a inicios de los 90, el partido mayoritario de la alianza, el KKE pro Moscú, abandonó la misma yllevó a cabo una purga que afectó al 45% de sus miembros, quienes peramencieron en Synaspismos con los eurocomunistas. Entre ellos se encontraba Tsipras.

Entonces, Synaspismos evolucionó en una interesante dirección. Reaccionó con prontitud al inicial movimiento antiglobalización y se convirtió en un grupo paraguas de la izquierda plural: eurocomunistas, socialdemócratas de izquierda, izquierdistas y ecologistas. Jugó un papel significativo en las movilizaciones contra las cumbres, en la de Génova en 2001 y posteriores. Mientras tanto, el KKE mayoritario siguió siendo un partido comunista tradicional, arraigado en los empleados del sector público y los sindicatos de trabajadores manuales.

Más tarde, Synaspismos acudió a las elecciones de 2004 junto con otros partidos, formando Syriza. Entre éstos se hallaba una escisión del Partido Socialista de los Trabajadores y otro grupo de ecologistas de izquierda.

Bajo el liderazgo de Tsipras y enfortecido al englobar toda la izquierda excepto al tradicionalista KKE, S yriza hizo aumentar el voto de extrema izquierda del 3,3% al 5,6% en las elecciones de 2007, ganando 14 dipu

La crisis griega de 2008, en la que la policía mató a un estudiante de 15 años, provocó dos semanas de disturbios en Atenas, protagonizados por los jóvenes y los pobres, fortaleció a Syriza como un centro de referencia. Aunque los partidos que la integraban tenían pocos millares de miembros, muchos jóvenes empezaron a identificarse con ellos, sobre todo en un país en el que el marxismo tiene un gran prestigio, a causa de su papel tanto en la resistencia antifascista como en la guerra civil de 1946-49. Además, los inmigrantes con derecho a voto, hartos de la retórica antiinmigración que circulaba desde la derecha hasta el centro, corrieron a votar Syriza.

Cuando el Pasok de George Papandreu se comprometió a apoyar los programas de austeridad propuestos por la UE, a partir de enero de 2010, se abrió una gran brecha política en el campo de la izquierda política griega, que constituye una mayoría natural. Solamente el KKE y Syriza se opusieron a la austeridad, y de los dos, era Syriza quien poseía un liderazgo político joven, resiliente y con visión global.

(Hay que tener en cuenta, llegados a este punto, el carácter del Pasok. Emergió en el periodo de entreguerras como una escisión del liberalismo republicano, y mientras se convertía en un partido socialdemócrata tradicional después de la caída del régimen de los coroneles en 1974, sus formas de organización y sus bases radicadas en los funcionarios y los pequeños negociantes hizo que algunos lo comparasen con el peronismo argentino, es decir, nacionalismo de izquierdas con una base trabajadora. Ello afectó a la dinámica política del país en el momento en que el Pasok perdió el liderazgo representativo de “la nación” en conflicto con la Unión Europea).

Mientras los acontecimientos empujaban a Syriza más a la izquierda y le proporcionaban apoyo, se produciría una nueva escisión que resultaría altamente significativo. En marzo de 2011 líderes veteranos del antiguo KKE del interior (es decir, los eurocomunistas) se separaron de Synaspismos para formar Izquierda Democrática, dirigida por Fotis Kouvelis. El entonces primer ministro y líder del Pasok, George Papandreu, asistió al congreso de fundación y sentado en primera fila, aplaudió vivamente.

Llega ahora el momento de preguntarse cual es el sentido de todo este panorama.

Antes de las elecciones de mayo del 2012, seis diputados del Pasok se separaron de él y se sumaron a Izquierda Democrática, mientras que otros trataron de formar un partido socialdemócrata antiausteridad, con la carismática parlamentaria Louka Katseli al frente (quien desapareció sin dejar rastro). Pero la izquierda del Pasok y sus votantes coexistíam ahora con los antiguos eurocomunistas en un partido moderado y antiausteridad, pero socialdemócrata y pro Euro, Izquierda Democrática, con 19 escaños ya.

Syriza se fue haciendo con los votos de los izquierdistas, progresistas y jóvenes, así como de los sindicalistas no específicamente alineados con el Partido Comunista, hasta conseguir 52 escaños.

El Partido Comunista, a su vez, incrementó su voto y no perdió su base demográfica tradicional; obreros manuales, antiguos comunistas de toda la vida, con lealtades familiares que se remontan al movimiento obrero de antes de la guerra. El KKE logró 26 escaños.

En las negociaciones para formar gobierno que llevó a cabo aquella semana el líder del Pasok, Venizelos, incorporó a Izquierda Democrática a un programa que conduciría a una “desvinculación progresiva” de la austeridad impuesta por el directorio europeo. Pero no pudieron convencer a Syriza para que se sumase a él, y sin Syriza, Izquierda Democrática se dio cuenta de que quedaría cautiva de la coalición Pasok/Nueva Democracia.

Mientras se preparan nuevas elecciones, un resultado posible es el retorno de los votantes a ND y al Pasok. Pero las últimas encuestas no indican tal cosa. Apuntan a un aumento del apoyo a Syriza, que es visto como un sólido oponente a la austeridad desde la izquierda, y con un ascendiente notable entre la base tradicional de todos los partidos de izquierda.

Si damos un vistazo a la demografía de la izquierda, vemos lo siguiente:

Una juventud de mentalidad anarquista, con estilos de vida alternativos entre la gente pobre, que votarían Syriza o no lo harían por nadie. (Anecdóticamente, incluso algunos miembros del “Black block” han indicado que se han apuntado a Syriza, tras aceptar la inanidad de la contracultura del disturbio constante).

Clases medias y profesionales, incluyendo muchos funcionarios, afectador por los aumentos de impuestos, recortes de salarios, deducciones arbitrarias, pérdida de derechos adquiridos y del empleo.

Sindicalistas del sector privado.

Inmigrantes y pobres urbanos.

Pequeños empresarios que anteriormente eran la base del Pasok  pero que se han radicalizado a causa de los aumentos de impuestos y medidas fiscales drásticas, que llevan manifestándose mucho tiempo y que probablemente quedarán arruinados por cualquier reforma estructural a largo plazo.

El éxito de Syriza parece, entonces, debido a su capacidad de atraer votantes y activistas de todos estos grupos, mordiendo en casi todos los sectores de la izquierda, incluído el prosoviético KKE.

En el proceso de negociación que ha tenido lugar en la última semana, Tsipras y sus más cercanos asesores han hecho aumentar su credibilidad al ser vistos como dispuestos a jugar el juego de las negociaciones constitucionales pero manteniéndose en su posición de rechazo de la austeridad económica para no alienarse el apoyo de los votantes natuales del Pasok, Izquierda Democrática o KKE.

En una encuesta realizada cuando Tsipras luchaba por formar un gobierno antiausteridad de izquierda, Syriza alcanzó el 27%, que contrastaba con el 17% obtenido en su elección, cosa que demostró que había conseguido erigirse en centro de atracción de los votantes de izquierda que deseaban un desmarque de la Unión Europea. El Pasok cedió terreno a Syriza e Izquierda Democrática.  Algunos votantes del KKE dijeron que pasarían a votar Syriza en unas segundas elecciones.

Cuando hablé con los dirigentes de Syriza en verano de 2011 se mostraban pesimistas en privado sobre la posibilidad de formar un gobierno o incuso una alianza de toda la izquierda incluyendo escisiones del Pasok. Entonces dijeron que la solución más plausible sería una figura nacionalista de izquierda por encima de la política, un “Kirchner griego” o un “Morales griego”, y que la ausencia de esa figura haría imposible formar lo que los marxistas llaman un “gobierno de los trabajadores”, es decir, un gobierno reformista radical con la participación de la extrema izquierda pero limitado a medios parlamentarios.

Ahora, sin embargo, el carisma de Tsipras, el miedo a una deriva de extrema derecha, la profundidad de la crisis y la aparente incapacidad del Pasok de recuperarse podrían animar al propio Tsipras a jugar el papel de Morales. De todos los líderes de la izquierda es el que menos se apoya en una ideología rígida, puesto que Syriza es muy diversa e internamente democrática como partido. Y además pertenece a una generación más joven que la de otros líderes. (Un problema adicional del Pasok es que sus políticos más jóvenes suelen pertenecer al ala tecnocrática de lasocialdemocracia).

Cuando entrevisté a un portavoz de Syriza a principios de este año le sondeé sobre el problema de un partido de extrema izquierda, anti OTAN y todo lo demás, asumiendo el poder en un país cuya policía antidisturbios ha estado enfrentándose en la calle con las juventudes de este partido desde 2008. El mensaje fue que se mantendrían en posiciones deliberadamente moderadas, y que el núcleo de cualquier programa sería la suspensión del pago de los intereses que quedasen pendientes de la deuda y un rechazo de los términos del rescate y de las imposiciones del directorio europeo. Lo que Syriza tiene en común con Izquierda Democrática y el Pasok es su compromiso con el modelo social de la Unión Europea: son globalistas de izquierda. Por tanto, podrían llevar a cabo algún intento para desmarcarse del marco europeo, según la actitud del eje Bruselas/Berín, sin importar lo que pensase el resto del mundo.

Por ejemplo, un diputado de Syriza que desea permanecer en el anonimato me ha dicho hoy: “Los programas de austeridad no funcionan y hemos de convencer de ello a nuestros socios europeos. Syriza es una fuerza política responsable, que está a favor de un nuevo paradigma sin que rechace el euro. Lo que Syriza rechaza es la actual política monetaria de la eurozona; deseamos una reforma del Banco Central Europeo. Hemos de buscar la oportunidad adecuada para ello: en Europa hay ahora más voces a favor del crecimiento y de menos austeridad; la elección de Hollande en Francia podría cambiar las cosas y crear un nuevo marco de referencia. Grecia podría beneficiarse de ello, pero sólo si en Atenas hay un gobierno con la voluntad política de cambiar las cosas radicalmente”.

Si en las próximas elecciones Syriza alcanza el 26% conseguiría el mismo número de escaños que en las anteriores, según la regla de distribución del voto, mientras que Nueva Democracia obtendría esta vez hasta unos 100. Si, además, el voto de Izquierda Democrática se mantiene, y los comunistas retienen sus 26 escaños, entonces estarían muy cerca de los 150 que necesitan para formar mayoría.

Se rumorea que Syriza podría transformarse pronto en un solo partido unificado y que podría incluir a un grupo de extrema izquierda llamado Antarsia (que obtuvo un 1%) y al grupo de Louka Katseli proveniente del Pasok, que no logró escaño, además de los eco-verdes, que se mantienen por debajo del 3%. Ello extendería su alcance más allá de sus límites actuales por derecha e izquierda.

Incluso si no lograse la mayoría, una minoría Syriza-Izquierda Democrática podría tratar de impulsar un programa legislativo basándose en la abstención del algunos diputados del Pasok, una “no oposición” tácita del KKE y, paradójicamente, la no oposición del partido de derechas antiausteridad Griegos Independientes (conservador nacionalista). Un posible obstáculo para esto es la histórica enemistad del KKE hacia Syriza que se extiende al resto de la izquierda griega.

Sea el que fuere el resultado, todo lo anterior explica cómo una cmbinación de factores históricos, la posición de la Unión Europea y una radicalización demográfica de los jóvenes han impulsado a uno de los partidos más nuevos de todos los parlamentos europeos a encontrarse a pocos pasos de formar un gobierno, y de paso a provocar un enfrentamiento con la UE que sin duda representaría la salida de Grecia del euro o la suspensión de esta moneda en el país.

Al mismo tiempo explica que el gobierno resultante podría, en la práctica, ser poco más que un gobierno socialdemócrata de izquierda, a pesar de su simbología  y del radicalismo de algunos de sus votantes. Al forzar a los partidos mayoritarios hacia posiciones que no expresan la voluntad de la mayoría de votantes de centro, la Unión Europea podría acabar destruyendo el sistema de partidos griego tal como viene funcionando desde 1974.

Versión original en inglés: Greece: trying to understand Syriza.

La agenda oculta de Esperanza Aguirre y el fascismo español

José Luis López Bulla mira más allá y sabe ver el alcance de la provocación de la presidenta de la comunidad de Madrid:

“Las palabras de Aguirre son, objetivamente, un inequívoco aliento a la manifestación que han convocado los falangistas ese mismo día a horas cercanas a la celebración del evento deportivo con miles de seguidores catalanes y vascos. De ahí que Aguirre, por su peso institucional, se convierte claramente en la dirección de ese movimiento ultra.
Así pues, las intenciones visibles (desviar la atención de los problemas de la comunidad autónoma) tienen un alcance chato y efímero. Sin embargo, el rescoldo que puede dejar el aliento que presta a los ultras ya es asaz preocupante y de largo recorrido. Porque puede abrir en la derecha del Partido popular una doble militancia (si es que no existe ya): una, aflorada en dicho partido; otra, submergida en las sentinas de los falangismos, viejos y nuevos”.
El artículo original, en Metiendo Bulla.

El 15M como un movimiento de queja moral típico en la historia de España

El 15M es un movimiento con propuestas socialdemócratas que se expresa con dinámicas libertarias. De ahi lo atractivo que resulta para la mayoría de la población. Es un movimiento reformista que hace las delicias del revolucionario que todo español lleva dentro.

El revolucionario o reformista español no quiere menos estado sino más. El 15M más que un movimiento político es un movimiento ético que reclama al estado que cumpla con su papel de expresión institucional de la democracia y de llevar a la práctica los derechos cívicos, sociales y políticos. Curiosamente, el alma revolucionaria del 15M no clama contra el estado sino contra “los políticos”: el reproche que les hace no es político sino moral, de una estricta moral: “ganan mucho por no hacer nada”.

Al disconforme español, siéntase reformista o revolucionario, le aterra quedarse solo con sus propias capacidades, abocado a emprender, idear, promover y conseguir, siempre confiando en si mismo y su potencial. La historia ha desposeído a nuestros conciudadanos de su poder personal; de ahí el miedo actual.

Lo opuesto es el vendedor estadounidense que trabaja a puerta fría, el vendedor de cepillos puerta a puerta, como Og Mandino, Napoleón Hill, etc. El emprendedor individual puede serlo porque existe un consenso social y una legalidad, al alimón, que forman un marco de reglas de juego invariable. Puede haber una moral individual porque hay una moral colectiva no escrita. En los países latinos las morales colectivas se escriben e inmediatamente se vulneran, son papel mojado. En el liberalismo anglosajón, y en Francia, quien firma un talón sin fondos va a la cárcel, aquí Ruiz Mateos ha repetido su hazaña, y la repetirá tantas veces como quiera.

El colectivismo español no es revolucionario sino antiindividualista. El ciudadano traicionado por poderes incontestables se defiende diluyéndose anónimamente en el colectivo anonimizador (Fuenteovejuna). La máscara Anonymous es el Fuenteovejuna postmoderno. Fuenteovejuna es el producto sociopolítico de la opresión infame del imperio español del siglo de oro. La mentalidad del siglo de oro es la propia de las clases dirigentes españolas: creen que el poder les pertenece por derecho de nacimiento. Pero también la contraparte de esa mentalidad permanece todavía entre ciertos sectores populares: la gallardía de las novelas de Pérez Reverte o los arrojos moralizadores de Julio Anguita: “qué buen vasallo sería si tuviera buen señor”. Es decir, el problema no es el hecho del vasallaje sino la cualidad moral y la adecuación del señorío.

La familia es el colchón de los efectos de la crisis. El español se presenta como gallardo y adusto, pero en realidad es enormemente cariñoso. La familia es el espacio donde podemos comportarnos mutuamente con cariño de puertas adentro. La mutualidad familiar española no es de clan o de mafia sino de una cordialidad surgida de siglos de experiencia como refugio ante la opresión totalitaria imperial.

Los reaccionarios que gobiernan hoy España reaccionan agriamente contra el 15M porque les pone cara a cara con sus peores fantasmas. Los que ocupan los puestos gubernamentales y administrativos no son los poderosos sino sus lacayos. Nos gobierna una nueva casta de burócratas del estado muy bien entrenados en la superación de oposiciones, la conquista de los puestos administrativos y el manejo de los mecanismos que combinan el lucro privado hecho a expensas de la maquinaria del estado interpenetrada con las grandes empresas opacas. Estos nuevos burócratas reaccionan visceralmente ante el fantasma de la rebelión: los ven como unos desgraciados y temen al reflejo en ellos del desgraciado que llevan dentro. No es la altivez del aristócrata ante la purria sino la violencia del capataz ante los que son como el que él un día fue. De ahí la rabia que lleva al desalojo de Sol.

En España, el 15M apareció cuando el gobierno socialista de Zapatero daba sus últimas bocanadas. En Francia, el descontento ante el sarkozysmo ha llevado a los socialistas al poder. En España, el 15M clama contra los partidos. En Francia, la rebeldía ha encumbrado a la ultraderecha pero ha encargado a Hollande que les saque del lío. En España el 15M continúa con su queja moral bajo el gobierno de la derecha extrema  pero no configura ninguna corriente política de fondo como en Francia. Esa es la diferencia entre una república democrática y una democracia surgida de siglos de opresión y miseria moral.

Del 15M no surgen dirigentes personales no porque el movimiento lo impida sino porque quienes pudieran serlo tienen pánico. El individualismo español nunca ha existido, el supuesto individualista es alguien que busca una salida personal para sí dentro del caos, nunca es un visionario que asuma la tarea personal de liderar al grupo. No hay tal visionario porque todos están sometidos al dictado del qué dirán. El individualismo democrático es fruto de la ética protestante anglosajona y del respeto colectivo a las reglas del juego: el líder sabe a qué atenerse, en última instancia, enfréntese a las multinacionales opresoras o conduzca a sus hombres en el desembarco en Normandía. La derrota de la República Española en la guerra se debió no solo a la fuerza militar de los rebeldes y a la desorganización de las propias filas sino a la inexistencia o ínfima calidad de los dirigentes militares y políticos, sin excepción.

Los jóvenes que forman el 15M no han vivido personalmente todos esos avatares, pero la historia es un proceso de desarrollo colectivo de los pueblos, con causas y efectos colectivos que se transmiten generación a generación; el karma colectivo de las naciones no se rompe.

Si el 15M consiguiera dar origen a un movimiento político más amplio y de fondo, podría suceder como en Francia. Si no lo logra, se convertirá en una CNT difusa, crecientemente airada. Para que pudiera conseguirlo, debería existir un PSOE. Pero el PSOE actual está atenazado por el miedo, un triple miedo: a la situación, a la furiosa caterva de dirigentes derechistas reaccionarios y a la endeblez de su propia organización. Rubalcaba ni siquiera es ya un espectro, no existe. Y nuestro Hollande aún no se ha dado a conocer. Si es que existe.

Societat.cat, nueva revista digital de izquierdas

Acaba de aparecer Societat.cat, una nueva revista digital de izquierdas que promete mucho y, de momento, resulta interesante. Ha sido cocinada en los entornos de la izquierda de EUiA e ICV y quiere ir más allá. Respira espíritu de unidad, está libre de sectarismo y apunta a algo que algunos comenzamos a decir abiertamente: las tareas que tiene ante sí la izquierda catalana superan ¡enormemente! los límites y dimensiones de sus organizaciones.

Estoy seguro de que muchísimas personas se alegrarían de que ICV y EUiA se uniesen en una sola formación política. Y también estoy seguro de que tal formación no representaría tampoco el fondo social izquierdista de Catalunya: seguiría habiendo mucho trabajo por hacer. También estoy seguro de que el PSC conseguirá resurgir y ser de nuevo el gran partido de la izquierda reformista catalana. A pesar del esfuerzo que se hace intensísimamente desde el catalanismo llamado soberanista, a derechas e izquierdas,   por borrar el PSC del mapa. El ninguneo del PSC a base de llamarlo sucursal del PSOE en Catalunya es patético. Lo digo sin maldad: qué más quisieran que ser eso. Lo de las dos almas es de risa: ojalá hubiera tres o cuatro. Lo inamovible es que no hay un avance de izquierdas en ningún país democrático sin un fuerte partido socialista reformista ocupando la centralidad del espacio político. El sueño izquierdista del “sorpasso” y la ocupación hegemónica de su espacio es una locura. No porque no sea legítimo aspirar a ello sino porque quienes buscan eso lo hacen partiendo de un sectarismo y un reduccionismo ideológico que les incapacita para comprender y gestionar las sociedades democráticas del siglo XXI, que son de por si más complejas que sus mentes. En una sociedad democrática, todos los izquierdistas somos reformistas, incluidos los comunistas. Lo demuestra el hecho de que se presentan a las elecciones para gobernar las instituciones. Lo demás es literatura barata.

Todos los izquierdistas reformistas no suicidas deberán confluir más pronto que tarde en un nuevo espacio sociopolítico, que no tendrá nada que ver con lo que fue el gobierno tripartito de izquierdas. Aquel gobierno estaba construido a partir de la cultura del tardofranquismo y la transición en un momento que esa cultura ya era obsoleta (como se demostró en el hundimiento de las obras del metro en el Carmel y la “gestión” del asunto). Para poder hacerlo deberán reconstruir un espacio cultural progresista, porque sin hegemonía cultural no hay hegemonía política. Dentro de él, deberán debatir las distintas dinámicas que se refieren a gestionar lo público (socialistas) y lo común (comunistas). Y ofrecer a la ciudadanía algo más que clichés gastados y lengua de madera. No es la izquierda la que está en crisis, está en crisis la sociedad entera, y hay que recuperar el viejo lema: o socialismo o barbarie.

Deseo fervientemente que Societat.cat sea una de las muchas herramientas que necesitamos para conseguir eso.

Los amigos de Societat.cat me publican mi artículo República y elefante: falta de sensibilidad y sentido en las instituciones y la prensa, con lo que me honro en aparecer junto a firmas tan interesantes como estas:

Jordi Ribó: El día después.

Salvador Milà: Construïr una nova política, una nova societat.

Josep Fontana: Més enllà de la crisi (PDF).

Xavier Navarro: No és que no se’n adonin, és que defensen el seu model.

Hay muchísimo más material, y la revista crece día a día. Vale la pena leerla.

BIENVENIDOS A MI BLOG

DR. GABRIEL JARABA
Doctor en Ciencias de la Comunicación y Periodismo.

Soy un periodista senior en ejercicio desde 1967, con experiencia en prensa, radio, televisión e internet. Me dedico a tareas académicas y de activismo social como Doctor en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente sirvo como profesor en esa Universidad; en la Cátedra Internacional UNESCO Unaoc UniTwin de Alfabetización Mediática y Diálogo Intercultural, la Cátedra UNESCO de MIL para el Periodismo de Calidad, la Cátedra RTVE-UAB para la Innovación de los Informativos en la Sociedad Digital y en el Gabinete de Comunicación y Educación de la UAB.

Soy analista de la información y los medios en la Fundació Periodisme Plural y escribo en el diario Catalunya Plural. Hago investigación en comunicación, en redes sociales de internet y en humanidades digitales. Elaboro métodos de impulso de la creatividad y de gestión mental.

Autor de los libros Periodismo en Internet (Ed. Robinbook); Twitter para periodistas (Ed. UOC); Youtuber (Ed. Redbook) y ¡Hazlo con tu smartphone! (Ed. Redbook) y coautor de otras obras sobre comunicación y educación.

Como ciudadano promuevo el apoyo a Naciones Unidas en la perspectiva de Una Sola Humanidad, como colaborador de la ONG internacional World Goodwill – Buena Voluntad Mundial.  Soy miembro de la European Transpersonal Association y del Institut de Psicologia Transpersonal de Barcelona. Propongo un universalismo inclusivo basado en el humanismo y desde el catolicismo que ejemplifica el papa Francisco, y soy feligrés de la parroquia de Santa Anna.

Entre los 50 mejores blogs periodísticos

GABRIEL JARABA BLOG ha sido incluido en la relación de 50 blogs para periodistas sobre periodismo en español, publicada por eCuaderno.

Analista de la información y los medios en:

AL RANQUING DE PERIODISTES I COMUNICADORS CATALANS CURAT PER SAÜL GORDILLO

Introduce aquí tu correo electrónico para recibir actualizaciones de este blog.

Únete a otros 145 seguidores

SOY PROFESOR E INVESTIGADOR EN:

CATEDRA UNESCO DE MIL Y PERIODISMO DE CALIDAD

GABINETE DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN UAB

Profesor e investigador

UNIVERSITAT AUTÒNOMA DE BARCELONA

MASTER EN COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN

MENTOR

CERTIFICACIÓN PROFESIONAL EUROPEA EN PSICOTERAPIA Y PSICOLOGIA TRANSPERSONAL

septiembre 2019
L M X J V S D
« Ago    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30