archivos

Día a día

Esta categoría contiene 25 entradas

El pensamiento no delinque

“Cogitationis poenam nemo patitur”: el pensamiento no delinque. De este aforismo pende el derecho penal liberal y la libertad de conciencia, inviolable incluso en el foro de justicia. El Estado no puede castigar a nadie por lo que piensa sino por lo que hace. Cuando este principio fundamental es vulnerado, aparece el totalitarismo. Los sistemas políticos autoritarios introducen en el derecho penal figuras tendentes a omitir esta salvaguarda, desde el “delito imposible” hasta los delitos de opinión. Ahora, ante la movilización participativa de Cataluña el próximo 9 de noviembre, el estado español parece preparar una nueva impugnación, quién sabe con qué alcance. Sea cual sea éste, el gobierno del Reino parece dar un paso hacia y contra el aforismo fundacional de la democracia liberal. Considera el gobierno que lo que califica despreciativamente de patochada –bonita manera de considerar los actos de los ciudadanos que pagan sus sueldos– debe ser, aunque les parece risible, reprimido. A pesar de ello, el pensamiento seguirá sin delinquir. Y por tanto el problema político continuará en pie. Y más grave.

* *

Temeridad y chulería

La vírgen ha bajado a ver a Xavier Bru de Sala y le ha salido la definición más ajustada de la actitud gubernamental ante el ébola: “Cóctel de temeridad y chulería”. Es propio del amedrentamiento de la ciudadanía como política de gobierno. Pero también de las raíces culturales y políticas de sus miembros: estremece ver como esos modos recuerdan a quienes tenemos edad para ello actitudes semejantes en gobiernos de Franco; la bomba nuclear de Palomares, por ejemplo. El suegro de Ruiz Gallardón las practicó con creces cuando gobernó: José Utrera Molina, ministro secretario general del Movimiento, es decir, jefe de la Falange, y figura destacada de lo que se llamó “el bunker”. Pero una Falange pasada por el turbocapitalismo financiero madrileño: ese consejero de sanidad de la comunidad de Madrid que se envanece de haber llegado a la política “bien comido” o la chulería enriquecida actual es tan llamativa como la de los estraperlistas de hace 70 años puestos al mando con camisa azul. Se dirá que todo esto es, al fin y al cabo, y dada la gravedad del caso, una anécdota. Cierto: la categoría fue el intento de privatización de la salud pública llevado a cabo por el doctor alimentado. Y que la lucha de profesionales y ciudadanos logró detener, aunque el mal ya está hecho. Y bien a la vista.

* *

Del coro al Caño

Llevo unos días sin quitarme la cabeza el titular de portada de El País el domingo 28.9.2014, en que se aludía a las masivas demostraciones cívicas de Cataluña, que superan el millón de participantes desde hace tres años, como “movilizaciones callejeras”. “Callejeras” o el arte de editorializar titulando, “sin que se note el cuidado”. Todo buen profesor de periodismo que desee enseñar el arte de la titulación deberá advertir de esto a sus alumnos: para dirigir un diario, ocúpense otros de escribir los editoriales y dedíquense minuciosamente a los titulares. Es el trasunto de aquella vieja recomendación de dejar a los demás la redacción de las leyes para que se ocupe de establecer los reglamentos correspondientes aquél que quiere gobernar. En la España de hoy gobiernan los aparatos de estado (relean a Nikos Poulantzas) mientras los agentes del ejecutivo se dedican a orquestar un coro de opiniones y estados de ánimo implícitos que justifiquen el solapamiento, cuando no la superposición, de los tres poderes. Y uno se estremece al ver al cuarto poder marchar alegre al paso de la paz en la comitiva. Ayer con Pedro Jota al frente y ahora, oh maravilla, con Antonio Caño. Y Miguel Ángel Aguilar, el gran cronista del juicio del 23F, tocando el cornetín. Nunca debimos pedir a los intelectuales españoles que se pronunciaran sobre la calidad de la democracia.

* *

Mojón kilométrico

Si Kiko Rivera hubiera estado atento cuando iba al colegio habría podido aprender a hablar en español y así, sabría que un mojón no es lo que él cree sino una señal, generalmente de piedra, que indica que en el lugar donde se halla situado se encuentra un hito kilométrico. Así pues, un mojón kilométrico es lo que le corresponde.

* *

Bono, miedo y asco

La cosa escrita por José Bono en El País del domingo pasado, con la que pretendía achacar a Pasqual Maragall el pecado fundacional del proceso independentista de Cataluña es una de las bajezas más inmorales que el periodista que firma con dos asteriscos ha tenido la oportunidad de leer en la prensa española en los últimos 45 años. Se aproxima a las maldades que se escribieron en la prensa franquista con motivo de las diversas penas de muerte que fueron de Mario Onaindia a Manuel Blanco Chivite, pasando por las de Txiki y Salvador Puig Antich. Todas ellas, incluida la presente, tienen algo en común: ni una ni otra víctima estaban en condiciones de defenderse. Y encima, por razones obvias. Los unos y el otro. Hay que tener hígado para escribir así y en ese contexto, un hígado que no alcanza una disculpa por razón de ideas políticas.

Quienes seguíamos día a día la cultura de lo cotidiano en que se expresaba el franquismo leíamos con lupa la prensa del régimen, a modo de contraescuela de periodismo, para ser conscientes de lo que nunca debíamos hacer y de cuál era la catadura moral del enemigo al que nos enfrentábamos. Un repaso de las colecciones de El Alcázar o Arriba dará idea a los más jóvenes de lo que era aquella literatura y del miedo y asco que producía. Y resulta que aquel estilo regresa y asoma la patita en domingo. Qué miedo y qué asco.

* *

DIA A DIA/ El estado contra una novela

Tal cual como si el espíritu de Carl Gustav Jung y su teoría de las sincronicidades nos hubieran bajado a ver, el estado español ha decidido hacer el ridículo frente a la Europa cultural y democrática nada menos que en Utrecht, la ciudad neerlandesa donde se pactó el final de la guerra en que Cataluña perdió sus libertades como nación. La escena del Instituto Cervantes suspendiendo una charla sobre la novela Victus, de Albert Sánchez Piñol, es una de las más tristes que se han dado en el teatro del esperpento.

Las almas buenas se lamentan de que el estado español, ante la reclamación soberanista catalana, se comporte como si para él no pasaran los años y muestre esa pachorra combinada con tremendismo que exhibió antes de perder Filipinas, Cuba y Puerto Rico, naciones inspiradoras de la estelada por cierto. Le reclaman sentido de la pedagogía, si no de la contención. Pobres: es precisamente la inoportunidad, la desmesura y la voluntad de humillación lo que constituye en sí toda una estrategia política libremente elegida. El independentista de buena fe, ante el agravio ultrajectino, puede sentenciar “quod erat demonstrandum”. Pero esa desmesura humillante es precisamente el ariete de combate. Cueste lo que cueste: incluso el espectáculo de ver cómo se alza el estado contra una novela, el boicot del poder público a una obra de ficción. Como en tiempos de la Rusia de Eugeni Evtuchenko pero en la Europa occidental de hoy. Algún arúspice progubernamental debe de haber olisqueado que en una Unión Europea en duda y crisis, las libertades democráticas no serán un valor que cotice al alza en un futuro inmediato.

* *

DIA A DIA/ A la merda

No ha estat tan lluït ni comentat perquè ella no te la capacitat artística, encant personal i admiració pública d’ell. L’estirabot de Marta Ferrusola, “Vagi a la merda” no es pot comparar amb la rabotada de Labordeta al Congrés dels Diputats i el seu “¡a la mierda, joder!” adreçat a la bancada popular que no callava durant la intervenció del diputat, tot anticipant des de l’hemicicle l’estil que més tard es difondria des de la Moncloa. Pero la sortida de la senyora de Pujol no és nova en la familia: quan el cas Banca Catalana, el senyor Pujol ja va fer aquesta recomanació als seus seguidors: “Als socialistes me’ls envieu a la merda de dos en dos”. De manera que una trepa de galifardeus van encalçar Raimon Obiols a l’entrada del Parlament tot cridant “mateu-lo, mateu-lo!”. Nosaltres ja estem acostumats a que ens engeguin amb més o menys estil –“venga, salgan al patio y échenles algo de comer a los periodistas, pobrecillos”, va dir un dia la duquessa d’Alba—però un socialista com Obiols, socialista de quan ser socialista català era ser un senyor molt educat i polit, com ara Isidre Molas, va tenir un trasbals que encara li dura; no s’ha pogut estar de recordar-ho aquests dies.

Jo d’ell, ara, em deixaria veure amb aquella rialleta de conill. Perquè em sembla que l’engegada present, en el context de les necessitats de CiU i atesa la dil.lació en la compareixença parlamentària, està dedicada als mateixos convergents.

 * *

DIA A DIA/ Afarta’m i digue’m moro

Hi ha una dita catalana que avui sóna molt políticament incorrecta però que és força expressiva de la condició humana: “Afarta’m i digue’m moro”. Un jove liberià que estava hospitalitzat per si s’havia contaminat amb l’Ebola va sortir al carrer, desesperat, a buscar menjar perquè a la clínica el matàven de gana: afarta’m i digue’m negre. Va haver de tornar cuita corrents perseguit per una multitud horroritzada pel perill de contagi. Però el noi no havia fet altra cosa que fer cas als clàssics: “carpe diem”. Com aquell personatge que parlava en prosa sense saber-ho, el liberià va seguir la lliçó del club dels poetes morts tot i no haver llegit Horaci i va pensar que morir corsecat per un virus maligne és una probabilitat potser propera, però patir el rau-rau a la panxa és una urgència que s’imposa. Mentre l’occident civilitzat no sap què fer amb la post-postmodernitat, resulta que la saviesa de l’humanisme dels antics ens ve ara de l’Àfrica. Ens caldrà força si el malgovern sanitari de Boi Ruiz persisteix.

DÍA A DÍA/ Cabeza y corazón

La concepción occidental del hombre siempre se ha debatido en considerar dónde está el centro de la persona, si en la cabeza o en el corazón. Por lo que respecta a lo segundo, La Sociedad Europea de Cardiología afirma, en un estudio científico, que el café y el té no perjudican al músculo cardiaco. Podemos estar tranquilos respecto a la conservación de nuestro corazón en buen estado los que vivimos inmersos en una sociedad cafetera. Pero hay vientos de fronda que nos advierten que la que está amenazada es nuestra cabeza: véase el degollamiento del periodista James Foley a cargo del Estado Islámico. La imagen de una testa separada del cuerpo es un icono del terror de resonancias ancestrales que ahora regresa para devolvernos nuestro correspondiente memento mori. He ahí cierto esprit du temps actual: tomando café tranquilamente sin miedo al infarto esperando la llegada de los nuevos bárbaros.

* *

Rodney King en el Raval

En 1991, un año antes de la celebración de los Juegos Olímpicos en Barcelona, Rodney King, un taxista negro de Los Ángeles fue apaleado brutalmente por un grupo de policías de aquella ciudad y el vídeo del suceso que grabó un ciudadano que pasaba por allí dio la vuelta al mundo en pocos días, breves años antes de que internet provocara la viralidad de semejantes difusiones. El nombre de Rodney King se convirtió desde entonces en el paradigma del abuso de autoridad y exceso en la violencia policial, por la espectacularidad de la escena del apaleamiento en grupo, pero también porque el conocimiento público del hecho demostró algo crucial: si un grupo de policías era capaz de cometer semejante exceso en la calle era porque se sentía cubierto por la impunidad.

Ese es el quid de la cuestión en esa especie de réplica sísmica que el caso Rodney King ha tenido en Barcelona décadas después y esta vez con el resultado de muerte. Que en un cuerpo policial –no importa cual– se ha enquistado un comportamiento violento y agresivo que hasta el momento se ha considerado impune. Las hipotéticas dimisiones son lo de menos. Lo que importa es la contundente represión de ese sentimiento de impunidad y la purga consiguiente.

* *

Que cierren las escuelas de negocios

El think tank de economistas de la organización patronal española propone que los trabajadores se jubilen a los 70 años y que se recorte la prestación del desempleo. Otro grupo semejante pidió dos días antes que el despido fuera gratis durante el primer año de trabajo en la empresa. Uno se pregunta para qué sirven las escuelas de negocios, los postgrados y masters en administración de empresas, las instituciones donde se forma a los líderes económicos si, de todo el corpus de conocimiento que dicen gestionar, lo único que sacan en claro es lo de siempre: explotar a los trabajadores, esquilmar a los proveedores, escatimar a los clientes y sustraerse al interés público. Vistas así las cosas, pues claro que hay crisis: carecemos de capitalistas dignos de tal nombre, capaces de crear y gestionar la riqueza de las naciones, y en su lugar tenemos simples negreros. Que cierren las escuelas de negocios y que en su lugar abran escuelas de gladiadores, de más antigua solera.

* *

Que se mueran los feos

Dicen los datos del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) que existen 736.249 beneficiarios de alguna de las ayudas que contempla la ley de ayuda a la dependencia,  2.338 usuarios menos de los 738.587 que se encontró Mariano Rajoy  hace 21 meses, en diciembre de 2011, cuando tomó posesión como presidente del Gobierno. Las informaciones periodísticas hacen todo tipo de consideraciones al respecto, y destacan el colapso de hecho de este sistema de ayudas, tras los recortes presupuestarios efectuados en él.

Aparece entonces la fúnebre evidencia de que si no hay dinero para aligerar esa fila de centenares de miles de personas con derecho a ayuda por dependencia –ancianos, impedidos, enfermos graves– es porque durante la espera la naturaleza ha seguido su curso y se ha producido el “hecho biológico”, que es como los periodistas aludíamos al advenimiento de la Parca al escribir sobre Franco, en aquellos tiempos del cuplé. Se comprende entonces el sentido profundo del marianismo como concepción central de la gobernanza. El tiempo no lo cura todo, pero algunas cosas sí. (Y si se presentara de nuevo le volverían a votar. Vivan Los Sírex).

* *

Dos niñas

Mientras la policía francesa deporta a una niña romaní de 15 años y a su familia por residir ilegalmente en aquel país, las autoridades griegas encuentran en un campamento marginal a una niña rubia como el oro en poder de una familia con la que no le une ningún vínculo de sangre. En un extremo del continente europeo la opinión pública debate las proporciones entre la regulación del derecho a la residencia y el derecho a no ser discriminado por razones de etnia, y en otro aparece con toda su crudeza lo que parece ser un indicio de la trata de personas. Así, las legítimas polémicas chocan con realidades enormemente complejas en las que se entretejen factores humanos difícilmente encasillables en las argumentaciones al uso. El problema de los debates de ideas es que estas no suelen coincidir con las realidades, por naturaleza huidizas, lo que equivale al problema de las ciencias sociales, pensadas en una época en la que gracias al positivismo reinaba la ilusión de que el pensamiento y los hechos podían superponerse con exactitud.

La izquierda quiso una vez, desesperada por el derrumbe de antiguas certezas ya insostenibles, erigir un ensayo de moral civil universal cuya aplicación práctica de urgencia se ha dado en llamar corrección política. Pero la brecha entre ideas y realidad continúa ahí, y por ella se cuela un pragmatismo implacable que ahora está en manos de la extrema derecha populista y mañana de quién sabe. Esa extrema derecha no puede ser derrotada con discursos cívicos sino con política, que es el arte de hacer posible lo que es deseable y necesario. Si no es así, surgirán más brechas de confusión en las que brotarán dramas humanos tan terribles como complejas son las realidades que la corrección política se empeña en ocultar. Porque la corrección política es el nombre presentable que adopta la impotencia de la ciencia social aplicada.

* *

Fu Man Chu en el barrio de Salamanca

El falso cura que asaltó la casa de Bárcenas era en realidad un etarra acabado de liberar gracias al Tribunal de Estrasburgo, que dictó una sentencia inspirada por Leire Pajín, ejecutora de las insidias de Zapatero y sus dakois del Liang Shang Po. Estaba loco, sí, porque Bárcenas no guarda nada de nada, qué va, no tiene ni pendrives ni discos duros ni blandos, en realidad su cargo de tesorero en el PP era una tapadera, porque a quien llevaba las cuentas era a Millet y Montull, quienes son los que financian la deriva independentista de Artur Mas, que también es miembro del Tribunal de Estrasburgo en sus ratos libres. El asaltante vestía clergyman porque había sido sometido a un lavado de cerebro en el monasterio de Montserrat, ya se sabe que Artur Mas es un maestro en las malas artes del adoctrinamiento y el abad de Montserrat es el guru de una secta destructiva ultracatalanista. Ello es debido a las conexiones del independentismo con el terrorismo internacional que maneja a distancia Corea del Norte: el diplomático internacional del régimen norcoreano es un catalán de Tarragona, Cao de Benós, comunista y catalanista, como lo fue el PSUC y la ideología dominante en la universidad y la izquierda catalanas. De ahí viene la célula leninista que opera en TV3 y que ha adaptado al Club Súper 3 los métodos de adoctrinamiento publicados en el Komsomolskaia Pravda en una serie que si la recortabas y coleccionabas te daba derecho a comprar un bote de leche condensada en los almacenes GUM. Despechado por no poder participar en la cumbre mediterránea, Mas envió al terrorista loco a casa de Bárcenas para obligar a su esposa a poner una estelada en el balcón y comenzar así un proceso de asalto al estado de derecho que obligase a las fuerzas constitucionales a intervenir para detener esa quimera. Aún no sabemos si no hubiera sido mejor que tal propósito hubiera tenido éxito, porque el estado de ánimo en el país respecto a la necesidad de detener esa deriva quimérica es unánime: véase como coinciden en ello las secciones de opinión de El Mundo, La Razón y El País.

* *

Madres y padres

Al defender aquí  ayer el derecho a estar orgulloso de la propia patria y a la obligación cívica de respetar el patriotismo de los demás algún lector debió de entender que yo criticaba el independentismo catalán; qué se le va a hacer si hay quien lee un artículo periodístico de opinión como si fuera la etiqueta de una lata de sardinas. Difícilmente puedo hacerlo ya que soy partidario de la independencia de Cataluña. A lo que me opongo es a herir los sentimientos de otras personas y a vulnerar los legítimos sentimientos de pertenencia; se trata de algo tan sencillo como no desear para los demás lo que uno no desea para sí. El problema es que la mala educación avanza sin cesar y hay quien cree que para defender lo propio vale ofender lo ajeno. Pues no; hay líneas que no se deben traspasar, y menos por los periódicos. Divulgar la paternidad del hijo de una dirigente política catalana me parece igualmente ruín,ni siquiera cuando el supuesto padre es un ex ministro. No defiendo con ello a la dirigente ni a su partido, del cual no solamente discrepo sino que trato de combatir sino el derecho a la intimidad, especialmente en el caso de la infancia. Son cosas elementales, la de ayer y la de hoy, sin las cuales no existe una sociedad civilizada.

* *

Asco de ser español

“Si llego a saber que se armaría este pollo, no lo digo ni loco”, ha declarado el cantante Albert Pla respecto a su afirmación previa de que ser español le daba asco. Un servidor siempre ha sostenido que la clave de bóveda por la que se ha venido abajo el sistema educativo de nuestro país está en que se ha venido educando a los niños en la ignorancia de que los actos tienen consecuencias. De este modo, el arrojo suicida típico de la adolescencia suele tener cierta perversa prolongación en las vidas de muchos adultos. Por eso acaba resultando normal que un niño se cisque en la madre de otro niño y luego se sorprenda de que el chiquillo reaccione ciscándose en la suya. Lo peor, sin embargo, es que el resto de la chiquillería asiste a la escena sorprendida y maravillada de la reacción del ofendido. “¡Nos tienen manía!”. Sí, nene, pero por otras cosas, no por las chiquilladas de los memos.

* *

No olvidan y no perdonan

Escribí  una vez en este blog que la adustez con que se expresa el ejecutivo del PP no es únicamente cuestión de carácter: existe toda una concepción del amedrentamiento como política de gobierno. Pero está claro también que uno es hijo de quien es hijo, y ahí tienen ustedes a esas damas que hablan como hablan porque han sido educadas para reñir a las criadas. Ahora toca el turno de reconvenir a los cineastas porque “hacen películas malas”. Protéjame Dios de un gobierno metido a crítico de espectáculos; Stalin estaría encantado si levantara la cabeza, ante semejante exhibición de diktat estético. Pero no sólo se trata de reprensión sino de venganza. El “no a la guerra”, ¿recuerdan? No olvidan y no perdonan.

* *

Terremoto de marca España

El riesgo de mostrarse crítico con el concepto y propósito de la “marca España” es entrar a formar parte de cierto coro de aguafiestas y tricoteuses al 50 por ciento que incurren en el defecto de burlarse del patriotismo de los otros. Pero ciertamente mueven a reflexión las dificultades que el patriotismo español tiene para desmarcarse de los parámetros que, desde los inicios del desarrollismo y la reformulación del franquismo tradicional a cargo de Fraga Iribarne, se han consolidado como paradigma de la exhibición del legítmo orgullo de pertenencia a una nación. Véase como ejemplo ciertas sensibilidades de ciertos articulistas de El País como Javier Cercas pero también de Rosa Montero y Jorge Martínez Reverte.

Se precisa pues objetivar cualquier intento de crítica al respecto. Y tenemos suerte de que, como decían los ilustrados, la Naturaleza es sabia. Los movimientos sísmicos de la costa mediterránea frente al delta del Ebro, muy probablemente producidos por el almacén submarino de gas, vienen a ser muy ilustrativos de la doble naturaleza de los intentos de posicionar esa nueva “marca España”: capitalismo de casino, desbarajuste legal, insolvencia tecnológica y descaro general. Que alguien empiece a tirar el hilo de Florentino Pérez y sus implicaciones en la empresa petrogasística, y continúe investigando la estructura del artilugio financiero y hallará un modelo en miniatura de los comos y porqués de la transformación de España en los últimos 20 años.

* *

De mecánicos

Gracias al noble arte de la infografía periodística puedo aprender en qué consiste la reparación que le han practicado al aparato locomotor del rey en un taller privado. Atendiendo a la disponibilidad real de que los periodistas asistieran como mecánicos, el infógrafo de La Vanguardia ha realizado un magnífico trabajo descriptivo de la combinación de elementos anatómicos y protésicos que permitirán, Dios mediante, que la comprometida articulación coxofemoral afectada pueda volver a su función normal.

Tales ejercicios de anatomía recreativa pertenecen a una antigua recomendación pedagógica de orientación progresista: instruir deleitando. Ahora que las tendencias boloñesas en educación proponen el aprender haciendo, sería loable que la casa del rey continuara promoviendo episodios de educación popular. El próximo, por ejemplo, asistir a la reparación de las cuentas y la administración de los presupuestos. No en calidad de mecánicos sino quizás de auditores.

* *

La tercera cámara legislativa

Los miembros del Tribunal Constitucional lo han decidido: se puede ser miembro de este organismo sin ser imparcial. No sólo su presidente, cuyas posiciones previas en cuestiones cruciales sobre las que deberá dictaminar han salido a la luz tras haber querido ocultarlas; también el resto de magistrados que le acompañan. La mayoría, por haber desestimado los recursos en este sentido, y dos disconformes, por no haber dimitido inmediatamente al comprobar la solidaridad del tribunal con el espíritu de vulneración de la imparcialidad.

Todos los tribunales constitucionales de los países democráticos incluyen miembros y presidentes propuestos por el partido gobernante y por el de la oposición.Pero ninguno de ellos se atreve a actuar como una tercera cámara legislativa. Ahora sabemos porqué, y además nadie se molesta en disimularlo. Según como se mire es un alivio; ya no deberemos disimular y considerar el Tribunal Constitucional español como una instancia de alta magistratura sino como un espacio más de representación (delegada) partidaria. Eso sí, cuya existencia como tal no está contemplada en la constitución.

* *

Una relajante taza de mayoría silenciosa

Las personas mienten pero las palabras traicionan los mundos mentales en que viven realmente los seres humanos. La mención a la “mayoría silenciosa” por parte de la vicepresidenta del gobierno me ha trasladado súbitamente hacia atrás en el tiempo, cuando esta expresión se hizo famosa en todo el mundo. Fue a principios de los años 70, cuando en Estados Unidos se desataban fuertes protestas contra la guerra de Vietnam, a cargo sobre todo de los estudiantes, el movimiento de los derechos civiles y la nueva izquierda. Fue entonces cuando el presidente Richard Nixon se refirió a quienes no salían a la calle en protesta indicando que a pesar de su silencio se constituían en mayoría, y llamó “mayoría silenciosa” a quienes con esa actitud manifestaban aquiescencia hacia su política, guerra incluida.

Cuando Nixon gobernaba en América en España lo hacía Franco, y los franquistas de la época adoptaron inmediatamente la expresión de “mayoría silenciosa” con semejante propósito: aludir a la mayoría de la población, a la que se suponía de acuerdo con el gobierno, en contraste con el pujante movimiento de protesta antifranquista. La “mayoría silenciosa” española de entonces era la que no se manifestaba, organizaba o actuaba contra el régimen de Franco, y considerada, como ahora se hace, sensata y decisiva en última instancia. El uso de semejante expresión saltó por los aires al mismo tiempo que lo hacía el Dodge Dart que conducia a Carrero Blanco a oir misa en las Salesas. Y recuperarla ahora significa que quienes lo hacen están muy nerviosos o su memoria no radica en la común memoria antifascista que tenemos los españoles demócratas.

* *

La mofa

Me inquieta enormemente la mofa viral que se ha desencadenado en torno a las cualidades relajantes del café con leche, sobre todo si se consume en la plaza Mayor de la capital del reino. Porque el humor, sobre todo el humor motivado por lo político y lo social, tiene dos caras: una, una pulsión de crítica; otra, una manifestación de impotencia.

Se utiliza el humor crítico, sarcástico y ácido para poner de manifiesto imposturas y lacras, para llamar a su eliminación y convocar a la acción atacante que ponga fin a ellas. Pero al mismo tiempo, y ahí reside la paradoja de esta forma que toma la opinión pública, denota cierta impotencia para llevar a cabo esa acción. Para decirlo brevemente y de manera cruel: nos mofamos de lo que no somos capaces de cambiar. Algunos gobernantes del Partido Popular están descubriendo ahora amargas hieles que les hacen descender de un Olimpo desde el que únicamente se manifestaban a través de pantallas de plasma y escuchar las voces de una multitud de tricoteuses vocacionales. Pero pueden consolarse, ciertamente, pensando que más años duraron en cartel los múltiples, variados y persistentes chistes de Franco. Mofa pública no equivale a cambio político, pese a quien pese. Y si las encuestas indican lo que parecen indicar, en unas nuevas elecciones ellos reirían los últimos.

* *

El cigarrillo electrónico, la religión y la moral

Interesante lo de las reacciones adversas que despierta el cigarrillo electrónico. Aunque su empleo reduce drásticamente el empleo del tabaco convencional, no cesan de suscitarse prevenciones de todo tipo ante él. Una muy bonita es que podría servir para que los jóvenes se iniciaran en el vicio de fumar, como si en las docenas de bares que hay en cada manzana no hubiera otras tantas máquinas expendedoras de cigarrillos de papel; la afición tecnológica adolescente no llega a tanto, caramba.

Tal arañar argumentos en la cazuela de la creación de opinión indica que no nos encontramos tanto ante la preocupación por la salud sino por la moral. Cuando las sociedades abandonan la religión y la moral convencionales, deben de dotarse de otras nuevas, porque los modernos que creyeron que la ilustración acabaría con una y con otra y ello nos haría libres eran unos ingénuos. La religión de estas sociedades es la salud y la seguridad, y la moral, la dieta, la ortorexia y la abdicación de la propia autonomía responsable. Cuando se levantan recelos ante el nuevo gadget no nos hacen una advertencia sanitaria sino una reconvención moral. Como en el caso de los avisos en los paquetes de tabaco, en este caso, además, cobrando impuestos. Demos, pues, gracias por la propina.

* *

Hechos y no palabras

En ciertas aventuras de espías, cuando un agente es hecho prisionero por el enemigo se suicida al instante ingiriendo una pastilla de cianuro. En el caso del Partit dels Socialistes de Catalunya, su dirección decidió suicidarse antes, en el momento en que recurrió a caminos nixonianos para llegar con la punta del micrófono a donde no alcanzaba la habilidad política. Se dirá que el espionaje político, como el industrial, sólo está mal visto si te pillan, y es verdad, del mismo modo que se afirma que esas prácticas son regla y no excepción en el ambiente. Puede ser. Pero que un partido que debería representar transversal y mayoritariamente a todas las clases trabajadoras del país tenga que recurrir a detectives para obtener información comprometida para el adversario es denotativo no de un pecado ético sino político: carece de militantes situados en los puntos decisivos de la sociedad capaces de aportar a la organización elementos convertibles en acción operativa.

Si el recorrido que conduce de haber ridiculizado incesantemente a Raimon Obiols cuando era primer secretario del PSC por ser persona sensata y moderada hasta la toma del poder por parte de unos  capitanes  que resultaron ser Araña al entregar  la joya de la corona a Esquerra Republicana concluye en el aislamiento de un reducto sectario que cree que el partido se refuerza depurándose, el mortadelesco episodio no es tanto un escándalo político en sí sino la consecuencia de otro.  Hechos y no palabras.

* *

Ironía a pesar de todo

Traslado aquí el billete de opinión que venía publicando en mi web Jaraba Internet debido a que está en obras. Viene siendo un intento de recuperar, modestamente, aquel tipo de periodismo de autor que hacía Robert Escarpit en Le Monde y Manuel Ibáñez Escofet en La Vanguardia; de ahí que venga firmado con dos puntos.
Este tipo de artículos breves suele ir cargado de ironía y a veces, sarcasmo. Son cualidades que han sido reemplazadas en los medios por el insulto o la expresión chocarrera, aunque quizás la causa de la desaparición del género se deba a la creciente interpretación literal que se suele hacer de lo escrito, gracias a la evolución de la enseñanza universal obligatoria. De ahí la invención del lenguaje políticamente correcto, la implantación de los libros de estilo y la proliferación de defensores del lector, formas todas ellas de normativización de lo innormativizable y carriles de paso obligado para periodistas y lectores en tiempos de escritura y lectura estrictamente bidimensional.
Uno, quizás por viejo o por diablo, no renuncia a la ironía, al doble sentido y a la complicidad hermenéutica con el lector atento, y por eso persiste en la tozudez que conlleva firmar con los dos asteriscos históricos. Porque una palabra bien colocada vale más que diez mil imágenes. * *

BIENVENIDOS A MI BLOG

DR. GABRIEL JARABA
Doctor en Ciencias de la Comunicación y Periodismo.

Soy un periodista senior en ejercicio desde 1967, con experiencia en prensa, radio, televisión e internet. Me dedico a tareas académicas y de activismo social como Doctor en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente sirvo como profesor en esa Universidad; en la Cátedra Internacional UNESCO Unaoc UniTwin de Alfabetización Mediática y Diálogo Intercultural, la Cátedra UNESCO de MIL para el Periodismo de Calidad, la Cátedra RTVE-UAB para la Innovación de los Informativos en la Sociedad Digital y en el Gabinete de Comunicación y Educación de la UAB.

Soy analista de la información y los medios en la Fundació Periodisme Plural y escribo en el diario Catalunya Plural. Hago investigación en comunicación, en redes sociales de internet y en humanidades digitales. Elaboro métodos de impulso de la creatividad y de gestión mental.

Autor de los libros Periodismo en Internet (Ed. Robinbook); Twitter para periodistas (Ed. UOC); Youtuber (Ed. Redbook) y ¡Hazlo con tu smartphone! (Ed. Redbook) y coautor de otras obras sobre comunicación y educación.

Como ciudadano promuevo el apoyo a Naciones Unidas en la perspectiva de Una Sola Humanidad, como colaborador de la ONG internacional World Goodwill – Buena Voluntad Mundial.  Soy miembro de la European Transpersonal Association y del Institut de Psicologia Transpersonal de Barcelona. Propongo un universalismo inclusivo basado en el humanismo y desde el catolicismo que ejemplifica el papa Francisco, y soy feligrés de la parroquia de Santa Anna.

Entre los 50 mejores blogs periodísticos

GABRIEL JARABA BLOG ha sido incluido en la relación de 50 blogs para periodistas sobre periodismo en español, publicada por eCuaderno.

Analista de la información y los medios en:

AL RANQUING DE PERIODISTES I COMUNICADORS CATALANS CURAT PER SAÜL GORDILLO

Introduce aquí tu correo electrónico para recibir actualizaciones de este blog.

Únete a otros 145 seguidores

SOY PROFESOR E INVESTIGADOR EN:

CATEDRA UNESCO DE MIL Y PERIODISMO DE CALIDAD

GABINETE DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN UAB

Profesor e investigador

UNIVERSITAT AUTÒNOMA DE BARCELONA

MASTER EN COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN

MENTOR

CERTIFICACIÓN PROFESIONAL EUROPEA EN PSICOTERAPIA Y PSICOLOGIA TRANSPERSONAL

diciembre 2019
L M X J V S D
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031