archivos

Archivos para

En la Doctoral Summer School de Comunicación de la UAB

El 3 de julio participo en la Doctoral Summer School de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona. Formaré parte de una de ls mesas de debate de eta escuela de verano para alumnos de doctorado en comunicación y periodismo, con Ramiro Noriega, Rector de la Universidad de las Artes (Ecuador) y Santiago Tejedor, Director del Departamento de Periodismo y Ciencias de la Comunicación de la UAB, sobre investigación e innovación educativa.

Estas son algunas de las reflexiones e interrogantes que pienso llevar al debate:

Se dice que la escuela forma personas para una sociedad que ya no existe. ¿Sucede lo mismo con la universidad? ¿Ante qué nos hallamos, ante ciertos aspectos de obsolescencia, ante el intento de dejar que la universidad implosione, con objeto de favorecer el primado del adiestramiento técnico y el estudio procedimental, o ante una lentitud y pesadez de la institución que ya no se compadece con la realidad en la que actúa?

Del mismo modo que predecir el pasado es fácil, también lo es cierta investigación que se hace en comunicación y ciencias sociales en general. Pero la velocidad de los cambios en comunicación reclaman una investigación que permita conocer elementos de futuro. ¿Cómo podría ser una investigación en comunicación verdaderamente prospectiva?

Con las crisis de las empresas informativas se han roto las tradiciones profesionales que se transmitían en el seno de las redacciones, sobre las que se edifican asuntos tan importantes como la deontología o la propia caracterización de la profesión periodística. Parece que esa calidad de baluarte de la profesión ha quedado relegada a las facultades de periodismo, y entonces, ¿cómo deberíamos actuar en este sentido, tanto en relación con los alumnos como con la profesión y la industria en general?

La ampliación del periodo de maduración de los jóvenes es un hecho. A la universidad se ingresa a los 18 años, pero esa edad hoy día no son los mismos 18 de hace 30 o 40 años. Podría decirse que hoy acceden a la universidad jóvenes mejor preparados intelectualmente pero sin la experiencia de vida autónoma que confiere madurez que en tiempos anteriores venia obligada por situaciones sociohistóricas. ¿Debe la universidad ser, además, un centro educativo en el sentido convencional? ¿Se ve obligado el profesor a asumir un rol de educador que en principio no estaba previsto?

La universidad se define por la docencia y la investigación. Con la situación actual de la cultura, la formación, el desarrollo de las artes, la educación convencional y la educación para la vida (si es que puede establecerse tal diferencia) ¿no se está reduciendo a la institución universitaria a un rol que corresponde a un estado de cosas ya pasado? Cuando todo se está moviendo y cambiando, ¿se justifica mantener esa definición? Si se avecina un tsunami civilizacional en el que la educación y el aprendizaje permanente van a ser imprescindibles para todos, ¿puede seguir siendo la universidad un reducto plácido centrado en una manera de ver el mundo que ya no se corresponde con la realidad? ¿No debería la universidad ser una línea de avanzada en creatividad, innovación, educación, promoción artística, cambio social y cambio de paradigma?

A punto para participar en la MILID Summer School de la UAB, para hablar sobre marca personal digital y construcción de la propia carrera en comunicación

A principios de julio próximo participo en la MILID Summer School de la Universidad Autónoma de Barcelona, que tendrá lugar en su Facultad de Ciencias de la Comunicación, organizada por el Gabinete de Comunicación y Educación, al que pertenezco. Se trata de una escuela de verano sobre alfabetización mediática y digital y diálogo intercultural (MILID, según las siglas en inglés de esta actividad promovida por la Unesco). En ella participarán alumnos de procedencia internacional, especialmente de Egipto, miembros de la Academia Árabe de Ciencias, Tecnología y Transporte Marítimo, una de las universidades más prestigiosas de ese país, para ampliar sus estudios en esta materia y hacer intercambios con jóvenes de otras nacionalidades y culturas.

Mi participación consistirá en dos seminarios (discussion session) que pretenden ofrecer información relevante y hacer reflexionar sobre los nuevos medios y la posición de los jóvenes en medio de ellos. La primera es “How to create a personal brand?” (Cómo crear tu marca personal) mediante la cual conoceremos una manera práctica de asumir un papel proactivo en las redes y el mundo digital y hacernos identificar y destacar en ellas. La segunda trata sobre la vocación, “Building a communication career” (Construir tu carrera en la comunicación) en la que propongo medios hábiles para identificar la propia vocación, distinguir las fortalezas y debilidades que presentamos ante los retos de la vida y aprovechar los elementos ventajosos. Se trata de sesiones en las que se habla claro, se reclama implicación personal y se sitúa siempre a los alumnos en sus circunstancias concretas. Tener que dar y conducir esas sesiones en inglés representa para mi un estímulo también muy interesante.

He participado en años anteriores en la MILID Summer School y ha sido siempre una experiencia muy agradable, interesante y a veces emocionante. He encontrado allí jóvenes excelentes, personas de gran calidad humana, en su práctica totalidad deseosos de conocer otras formas de ver las cosas, siendo ellos de mayoría musulmana pero también algunos cristianos coptos. Estando en la cafetería y en el campus nunca hemos dudado de conversar sobre nuestras respectivas fes, o ausencia de ella, y he de decir que nos hemos encontrado siempre en un acuerdo no sólo mutuamente respetuoso sino cálido y fraternal. Una joven copta se emocionó al ver que yo conocía a su patriarca, Su Santidad Tawadros, y otros jóvenes musulmanes se alegraron al saber que los cristianos también teníamos una práctica de oración cinco veces al día (el Oficio Divino). El papel de mentora y animadora que juega en la escuela la profesora Sally Tayie, brillante investigadora egipcia que forma parte de nuestro Gabinete de Comunicación y Educación con la que mantenemos una conversación interminable en torno a todas estas cuestiones que es para mí una verdadera fortuna.

En la foto, alumnos y alumnas de la MILID Summer School de un año anterior, al final de un taller de prácticas de televisión en el que realizamos un programa de debate en inglés, árabe y español.

Arab Academy for Science, Technology and Maritime Transport

UNESCO-UNAOC UNITWIN on Media and Information Literacy and Intercultural Dialogue

Gabinete de Comunicación y Educación de la UAB

 

 

 

Ada Colau frente a la Gran Prueba y con un Maragall de trasfondo

Es difícil imaginar qué decisión puede acabar tomando Ada Colau ante la disyuntiva que tiene frente a sí, tratándose de una persona dotada de una aguda voluntad de poder. Véase que esa condición no debe entenderse en sentido negativo, sino que es necesario ser consciente de ello para darse cuenta de la singularidad del momento que vive. Y es también difícil a causa de la opacidad del personaje, otra característica singular porque, en contraste con la familiaridad de trato que exhibe ante sus votantes y el público en general, incluidas confidencias sobre su vida personal, ignoramos mucho sobre sus objetivos estratégicos últimos.

La construcción de la imagen de Ada Colau es un magnífico trabajo de comunicación política, del cual ignoramos las proporciones en que intervienen lo nativo, lo espontáneo, lo construido, lo autogenerado y lo aprendido. Tampoco aludimos negativamente a esa construcción sino todo lo contrario: Pujol y Pasqual Maragall eran dos bestias políticas que se hicieron a sí mismos y desarrollaron imágenes personales enormemente poderosas que marcaron terrenos muy distintos en lo político y lo electoral e incluso en las sensibilidades personales, justo en el lugar donde más escuece la piel.

Ada Colau, con la culminación de su proceso de autoconstrucción, al despertar la animadversión declarada de sus adversarios, demuestra que pertenece a esa división superior de la competición política, aquella en la que las personas son calibradas por la dimensión y furia de sus enemigos (del upper Diagonal pero también más allá). Obedezca el proceso de construcción de Ada Colau tal como lo conocemos a la audacia o al oportunismo –ambas cosas a la vez también son posibles—la alta tensión de su situación indica que la labor ha llegado a su culminación con éxito.

La decisión que tome tendrá consecuencias estratégicas respecto al futuro de Barcelona y de Catalunya, de modo que cuando se moje no será en una palangana sino en el mismísimo Rubicón, según se expresó Lluís Rabell. Ada Colau interesa y sorprende por muchas razones. Las que lo hacen menos son las consabidas: una joven mujer que procede de las capas modestas de la ciudad y consigue posicionar un liderazgo social en ataque político de éxito; una persona surgida de ciertos ambientes progresistas de un país cuya cultura media ha sido hecha a base de Fura dels Baus, Comediants, comic alternativo, ocupación del Princesa y relecturas situacionistas; una activista fogueada en la reivindicación social que aprende a hacerse con el manejo de las palancas de la política institucional.

Pero no es el activismo lo que define la imagen política de Colau, pues parece ser que ya se considera también activista a Quim Torra, actual presidente de la Generalitat, de modo que cada país y cultura produce sus activistas: Italia, Emma Bonnino y Sandro Pertini, y Catalunya, Lluís Maria Xiirinachs y Quim Torra. La actual alcaldesa de Barcelona es otra cosa: un político de nuevo cuño, de mente aguda y actitud singular, que se encuentra ante la maldición china que te augura que se cumplan tus deseos: a la voluntad de poder corresponde un reto estratégico de envergadura equivalente, como relatan desde la antigüedad clásica los Trabajos de Hércules.

En el dilema actual, Ada Colau se encuentra frente a frente -o lado a lado- con Manuel Valls, una primera figura de la política europea que ha sido obviado por el espíritu venenoso que circula por las venas de nuestro pueblo y nos hace tomar siempre las decisiones equivocadas en el momento más trascendente, tal como supo ver Gaziel. Aunque ambos se consideren lejanos entre sí por lo que respecta a cultura política y de la otra, son más semejantes de lo que parece: ninguno de los dos debe nada a nadie.

Colau y Valls aparecieron en la política catalana de manera imprevista, ambos se han hecho a sí mismos y ambos tienen la suficiente agilidad de cintura y de rabo para sacudirse las moscas; Valls se desmarca de su ticket electoral cuando se da cuenta de que el paracaídas era en realidad kryptonita; Colau exporta a Madrid a sus dos poderosos condottieros cuando comprende que la han aproximado a las fauces del lobo que la podía devorar si no se colocaba la capucha amarilla. Tanto da que uno se foguee en la elitista ENA francesa u otra en las hiperorinadas calles de Ciutat Vella, un outsider siempre lo será, él mismo sabe que no dejará de serlo ni que se transfigure en el Tabor, y su voluntad de poder irá pareja con su capacidad de supervivencia.

La decisión final de Ada Colau vendrá propiciada en gran manera por su determinación fundamental, que hace que su destino apunte a realizar sus particulares Trabajos de Hércules. Uno no se la imagina reducida al estado laical, es decir, como mera concejala en su consistorio. Tampoco, por ejemplo, como diputada en un Parlament convertido en un sarcófago –etimológicamente, “devorador de carne”— en el cual su personalidad se diluiría entre los pedazos del iceberg que causó el hundimiento del Titanic.

La raza a la que Colau pertenece tiene como divisa el dictum borgiano, “O César o nada”, y como cualidad, detectar las debilidades ajenas y convertirlas en fortalezas propias. Collboni ha dudado siempre de su propia madera de líder, Ada no está hecha para el papel de amigo del chico porque el chico es ella. Maragall sabe que su base electoral es de piedra pero que su persona, furia vengativa aparte, está cuarteada, Ada sabe que su descaro la hace odiosa pero invulnerable en un país de gatas maulas.

Parecería que la alcaldesa pudiera adoptar una solución ganadora por más que arriesgadísima, pero sabemos que ella no le hace ascos a ciertas retiradas aparentes y momentáneas, como se vio en la noche electoral. Quizás la respuesta esté en la siguiente pregunta: ¿se ve a sí misma como presidenta de la Generalitat de Catalunya cuando se produzca por fin el Gran Hundimiento? Resultaría entonces que el segundo Maragall sería ella y no el hermano.

Publicación original: Catalunya Plural.

BIENVENIDOS A MI BLOG

DR. GABRIEL JARABA
Doctor en Ciencias de la Comunicación y Periodismo.

Soy un periodista senior en ejercicio desde 1967, con experiencia en prensa, radio, televisión e internet. Me dedico a tareas académicas y de activismo social como Doctor en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente sirvo como profesor en esa Universidad; en la Cátedra Internacional UNESCO Unaoc UniTwin de Alfabetización Mediática y Diálogo Intercultural, la Cátedra UNESCO de MIL para el Periodismo de Calidad, la Cátedra RTVE-UAB para la Innovación de los Informativos en la Sociedad Digital y en el Gabinete de Comunicación y Educación de la UAB.

Soy analista de la información y los medios en la Fundació Periodisme Plural y escribo en el diario Catalunya Plural. Hago investigación en comunicación, en redes sociales de internet y en humanidades digitales. Elaboro métodos de impulso de la creatividad y de gestión mental.

Autor de los libros Periodismo en Internet (Ed. Robinbook); Twitter para periodistas (Ed. UOC); Youtuber (Ed. Redbook) y ¡Hazlo con tu smartphone! (Ed. Redbook) y coautor de otras obras sobre comunicación y educación.

Como ciudadano promuevo el apoyo a Naciones Unidas en la perspectiva de Una Sola Humanidad, como colaborador de la ONG internacional World Goodwill – Buena Voluntad Mundial.  Soy miembro de la European Transpersonal Association y del Institut de Psicologia Transpersonal de Barcelona. Propongo un universalismo inclusivo basado en el humanismo y desde el catolicismo que ejemplifica el papa Francisco, y soy feligrés de la parroquia de Santa Anna.

Entre los 50 mejores blogs periodísticos

GABRIEL JARABA BLOG ha sido incluido en la relación de 50 blogs para periodistas sobre periodismo en español, publicada por eCuaderno.

Analista de la información y los medios en:

AL RANQUING DE PERIODISTES I COMUNICADORS CATALANS CURAT PER SAÜL GORDILLO

Introduce aquí tu correo electrónico para recibir actualizaciones de este blog.

Únete a 143 seguidores más

SOY PROFESOR E INVESTIGADOR EN:

CATEDRA UNESCO DE MIL Y PERIODISMO DE CALIDAD

GABINETE DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN UAB

Profesor e investigador

UNIVERSITAT AUTÒNOMA DE BARCELONA

MASTER EN COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN

MENTOR

CERTIFICACIÓN PROFESIONAL EUROPEA EN PSICOTERAPIA Y PSICOLOGIA TRANSPERSONAL

junio 2019
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930