Google +, cuando lo mejor es enemigo de lo bueno

Google_plus.svg

He hecho una pequeña consulta entre mis amigos de Facebook preguntándoles qué pensaban de Google +, la red social de Google que parece que no acaba de arrancar del todo, incluso cuatro años después de su lanzamiento. Rumores recientes dicen que el gigante de Mountain View estaría pensando en desactivarla o, por lo menos, no incentivar su uso, decisión que no habría sido ajena a la salida de la empresa de Vic Gundhotra. Me apunté enseguida a Google + cuando solamente se podía acceder mediante invitación; me interesan mucho las redes sociales de internet y son el objeto de mi investigación académica (estoy terminando una tesis doctoral sobre Twitter y antes realicé la tesis de master sobre el mismo tema). Estoy en Twitter, en Facebook, en Pinterest, en ScoopIt y en Quora, además de Google +. Pero esta última la tengo abandonada y casi nunca la visito.

La pregunta que me hacía era: en teoría, y a primera vista, Google + está muy bien. Ofrece un aspecto muy profesional, en ella se encuentra gente del mundo de la comunicación, cosa que promete obtener informació e interacción de calidad, y la potencia de Google hace pensar que la plataforma puede ser omniabarcante. Pero no: el resultado es que solamente extraigo de la experiencia (quizás la no experiencia) un desinterés y un aburrimiento oceánicos.

He aquí como algunos colegas de Facebook describen y valoran su experiencia con Google +:

Yo la abandoné. Creo que no están interesados en desarrollarla lo suficiente”.

“Yo la utilizo puntualmente. Me aburre un poco porque no hay bastante interacción desde mi punto de vista. Si añades a tus círculos gente que tampoco cuelga cosas al final es poco interesante”.

“Primero me resultó difícil entender cómo funcionaba y luego me di cuenta que después de clasificar a mis contactos por círculos no había interacción ni vidilla. Me aburre soberanamente. No le encuentro ningún sentido. No he borrado mi perfil pero no lo uso apenas casi desde el principio”.

“No me gusta, de hecho no me gusta la politica de Google que parece que te obligue a participar en sus redes y aplicaciones. Tampoco me gusta la aplicación como tal, se me hace muy complicada”.

“La abandoné incluso con el perfil de mi web profesional. Creo que podría explicar el porqué en un símil: veía a Google Plus como la típica chica de alta alcurnia que conoces en algún acontecimiento importante u archianunciado, una chica de grandes virtudes intelectuales y tamibéee físicas. Un “partidazo”, vamos. Peró con el tiempo uno se da cuenta de que esta chica no te acaba de emocionar y te percatas de que estabas enamorado y te hace mucho más feliz la humilde de toda la vida, la del barrio y que todos conocen: Facebook”.

“Llegó tarde y mal, cuando Facebook ya estaba bien instalado. Google no ha conseguido hacerla amigable”.

“Y poco utilizada, per tanto, poco eficaz”.

“No sirve para nada”.

Como se ve, mis amigos de Facebook que contestaron mi pregunta –la mayoría de ellos amigos en la vida “empírica”– forman un focus group inmejorable: adultos, profesionales, bien entrenados en el uso de internet y con vidas sociales y familiares muy ricas. Todas estas opiniones forman un conjunto digno de tener en cuenta de cara al análisis de cual puede ser el futuro de Google +. He de decir que coincido con ellos en todo, y me quedo con algunos rasgos:

Sensacion de aburrimiento y de falta de interacción.

Impresión de poca amigabilidad, incluso del formato de la plataforma.

Adustez y frialdad como sensación de conjunto.

No sé si Google + correrá la misma suerte que Google Wave, otra idea estupenda que fracasó, probablemente por razones semejantes. En resumen: lo mejor a menudo es enemigo de lo bueno. Y en esta tesitura, lo que decide son factores no tecnológicos sino humanos, relativos a las sensaciones y las emociones humanas, que los ingenieros suelen omitir, fatalmente.

ACTUALIZACIÓN: Mientras escribo este post, Sergey Brin y Larry Page deciden cambiar el nombre de Google por Alphabet, como distintivo de la compañía en su conjunto y señal de que el gigante digital necesita caminar hacia adelante, lastrado por la cantidad de productos fallidos, abandonados o que no acaban de arrancar. En su crónica desde San Francisco, Rosa Jiménez Cano –una de las pocas personas en El País que conoce y comprende la era digital– califica a Google+ como “apuesta fallida” y dice de ella que va “camino del cementerio”.

Artículo en el blog de Google sobre el nacimiento de Alphabet

Análisis en la revista Forbes: Cinco razones por las que murió Google+ (en inglés)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s