Madres y padres

Al defender aquí  ayer el derecho a estar orgulloso de la propia patria y a la obligación cívica de respetar el patriotismo de los demás algún lector debió de entender que yo criticaba el independentismo catalán; qué se le va a hacer si hay quien lee un artículo periodístico de opinión como si fuera la etiqueta de una lata de sardinas. Difícilmente puedo hacerlo ya que soy partidario de la independencia de Cataluña. A lo que me opongo es a herir los sentimientos de otras personas y a vulnerar los legítimos sentimientos de pertenencia; se trata de algo tan sencillo como no desear para los demás lo que uno no desea para sí. El problema es que la mala educación avanza sin cesar y hay quien cree que para defender lo propio vale ofender lo ajeno. Pues no; hay líneas que no se deben traspasar, y menos por los periódicos. Divulgar la paternidad del hijo de una dirigente política catalana me parece igualmente ruín,ni siquiera cuando el supuesto padre es un ex ministro. No defiendo con ello a la dirigente ni a su partido, del cual no solamente discrepo sino que trato de combatir sino el derecho a la intimidad, especialmente en el caso de la infancia. Son cosas elementales, la de ayer y la de hoy, sin las cuales no existe una sociedad civilizada.

* *

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s