Terremoto de marca España

El riesgo de mostrarse crítico con el concepto y propósito de la “marca España” es entrar a formar parte de cierto coro de aguafiestas y tricoteuses al 50 por ciento que incurren en el defecto de burlarse del patriotismo de los otros. Pero ciertamente mueven a reflexión las dificultades que el patriotismo español tiene para desmarcarse de los parámetros que, desde los inicios del desarrollismo y la reformulación del franquismo tradicional a cargo de Fraga Iribarne, se han consolidado como paradigma de la exhibición del legítmo orgullo de pertenencia a una nación. Véase como ejemplo ciertas sensibilidades de ciertos articulistas de El País como Javier Cercas pero también de Rosa Montero y Jorge Martínez Reverte.

Se precisa pues objetivar cualquier intento de crítica al respecto. Y tenemos suerte de que, como decían los ilustrados, la Naturaleza es sabia. Los movimientos sísmicos de la costa mediterránea frente al delta del Ebro, muy probablemente producidos por el almacén submarino de gas, vienen a ser muy ilustrativos de la doble naturaleza de los intentos de posicionar esa nueva “marca España”: capitalismo de casino, desbarajuste legal, insolvencia tecnológica y descaro general. Que alguien empiece a tirar el hilo de Florentino Pérez y sus implicaciones en la empresa petrogasística, y continúe investigando la estructura del artilugio financiero y hallará un modelo en miniatura de los comos y porqués de la transformación de España en los últimos 20 años.

* *

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s