La tercera cámara legislativa

Los miembros del Tribunal Constitucional lo han decidido: se puede ser miembro de este organismo sin ser imparcial. No sólo su presidente, cuyas posiciones previas en cuestiones cruciales sobre las que deberá dictaminar han salido a la luz tras haber querido ocultarlas; también el resto de magistrados que le acompañan. La mayoría, por haber desestimado los recursos en este sentido, y dos disconformes, por no haber dimitido inmediatamente al comprobar la solidaridad del tribunal con el espíritu de vulneración de la imparcialidad.

Todos los tribunales constitucionales de los países democráticos incluyen miembros y presidentes propuestos por el partido gobernante y por el de la oposición.Pero ninguno de ellos se atreve a actuar como una tercera cámara legislativa. Ahora sabemos porqué, y además nadie se molesta en disimularlo. Según como se mire es un alivio; ya no deberemos disimular y considerar el Tribunal Constitucional español como una instancia de alta magistratura sino como un espacio más de representación (delegada) partidaria. Eso sí, cuya existencia como tal no está contemplada en la constitución.

* *

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s