Ironía a pesar de todo

Traslado aquí el billete de opinión que venía publicando en mi web Jaraba Internet debido a que está en obras. Viene siendo un intento de recuperar, modestamente, aquel tipo de periodismo de autor que hacía Robert Escarpit en Le Monde y Manuel Ibáñez Escofet en La Vanguardia; de ahí que venga firmado con dos puntos.
Este tipo de artículos breves suele ir cargado de ironía y a veces, sarcasmo. Son cualidades que han sido reemplazadas en los medios por el insulto o la expresión chocarrera, aunque quizás la causa de la desaparición del género se deba a la creciente interpretación literal que se suele hacer de lo escrito, gracias a la evolución de la enseñanza universal obligatoria. De ahí la invención del lenguaje políticamente correcto, la implantación de los libros de estilo y la proliferación de defensores del lector, formas todas ellas de normativización de lo innormativizable y carriles de paso obligado para periodistas y lectores en tiempos de escritura y lectura estrictamente bidimensional.
Uno, quizás por viejo o por diablo, no renuncia a la ironía, al doble sentido y a la complicidad hermenéutica con el lector atento, y por eso persiste en la tozudez que conlleva firmar con los dos asteriscos históricos. Porque una palabra bien colocada vale más que diez mil imágenes. * *

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s