archivos

Archivos para

Tendrían que cerrar más librerías

cuadernos 2

El otro día mantuve una conversación con mis amigos de Facebook referente a lo difícil que resulta hacer bien el oficio de librero, a partir de mi compra en La Central de la calle Mallorca, excelente librería donde fui excelentemente atendido como siempre. Mi experiencia es que cuando una librería cierra no es porque la amenace un nuevo inquilino con más posibles para pagar el arrendamiento del local sino porque ya la han abandonado sus clientes. Y les abandonan sus clientes en un tiempo en que, diga lo que diga la superstición popular, se lee más que nunca y se siguen vendiendo libros, muchos libros incluso en un panorama de aparición de novedades excesivo que descontrola cualquier planteamiento racional que el librero desee hacer.

Pero el problema está en la colusión de una industria que se está metiendo en un embrollo fatal motivado por unos costes insostenibles y la falta de vocación, interés y excelencia de los dependientes de librería y del planteamiento del propio establecimiento. Sin embargo, según mi experiencia (gasto una burrada de dinero en libros cada mes, en La Central, Laie, Claret, Abacus, Amazon y otros) tendrían que cerrar más librerías. Lo que sigue es el relato de mi último episodio como cliente: comprar la revista Cuadernos, que publica en papel el periódico digital eldiario.es. Es una publicación de gran calidad que sólo cuesta 5 € y que viene a llenar, con Alternativas Económicas y Mongolia, el lugar que antes ocupaban Cuadernos para el diálogo, Triunfo y Por Favor.

Primer día. Salgo de casa, en las afueras de Sitges, donde vivo,  y me llego hasta el centro del pueblo. Voy a la caja de ahorros, compro el pan, son las 9.30. Me acerco a la librería donde venden Cuadernos, según indica la lista de puntos de distribución de eldiario.es. Está cerrada, no abren hasta las diez. Volveré otro día, hoy no puedo volver a desplazarme desde la urbanización hasta el pueblo.

Segundo día. Como prontito y vuelvo a acercarme al centro del pueblo para hacer mi adquisición. Vuelve a no ser posible, la librería no abre hasta las 17.30. Abren a las 10 de la mañana, cierran a las 13.30, se toman ¡cuatro horas! para comer y vuelven a abrir a las 17.30; tres horitas más y a las 20.30 plegan. Soy partidario de respetar el horario del comercio tradicional. Pero a estas alturas no sé si una librería es un comercio tradicional. ¿Por qué? Porque un comercio tradicional se distingue por mimar a sus clientes para que esa proximidad vaya en detrimento de otras ventajas que ofrezca la competencia.

Tercer día. Consciente de los horarios de apertura y cierre, consigo esta vez franquear la puerta del establecimiento y el dependiente, atento y amabilísimo, me informa de que, efectivamente, suelen vender Cuadernos pero que en este momento… no la tienen. Disponen de ella en su otra tienda, en Vilanova, y la pueden traer al día siguiente.No puedo volver al día siguiente porque estaré en Barcelona, solamente podré regresar dos días después. Nadie propone pegar un telefonazo a la sucursal para que, como Vilanova está a 9 km de Sitges, unos 15 minutos en una motillo conducida por un aprendiz bastan para traer la revista mientras yo aprovecho para hacer alguna otra gestión, de modo que en media horilla más me llevo la revista a casa. Pero no. Lo más probable es que no haya aprendiz, como en todas partes.

Cuarto día. Éxito total: llegué, vi y compré. Pero… otro cliente indaga sobre un título que está buscando. No lo tienen. Sí, podrían encargarlo. Llamada al distribuidor, quien informa de que el libro requerido podría ser enviado y recibirlo la librería local dentro de una semana o diez días. El libro vale 40 €. A la distribuidora no se le ocurre ofrecer enviarlo rápidamente en un courier para que el cliente lo tenga al día siguiente, y el librero tampoco ha pensado en decirle, majo, son 40 moniatos de venta que no me quiero perder, de manera que ahora sales pitando para MRW, corazón. El señor que esperará probablemente un libro durante diez días ignora seguramente –es mayor– que Amazon se lo podría servir en tres o incluso dos.

Sí, cierran librerías, y tendrían que cerrar muchas más. No por culpa de Amazon o MacDonalds sino por un sector que en parte se ha descontrolado, en parte se ha vuelto loco y en parte sestea.

(Ilustración: portada de Cuadernos de eldiario.es, codiciado objeto de mi deseo que tardé cuatro dias en obtener de una librería).

Ironía a pesar de todo

Traslado aquí el billete de opinión que venía publicando en mi web Jaraba Internet debido a que está en obras. Viene siendo un intento de recuperar, modestamente, aquel tipo de periodismo de autor que hacía Robert Escarpit en Le Monde y Manuel Ibáñez Escofet en La Vanguardia; de ahí que venga firmado con dos puntos.
Este tipo de artículos breves suele ir cargado de ironía y a veces, sarcasmo. Son cualidades que han sido reemplazadas en los medios por el insulto o la expresión chocarrera, aunque quizás la causa de la desaparición del género se deba a la creciente interpretación literal que se suele hacer de lo escrito, gracias a la evolución de la enseñanza universal obligatoria. De ahí la invención del lenguaje políticamente correcto, la implantación de los libros de estilo y la proliferación de defensores del lector, formas todas ellas de normativización de lo innormativizable y carriles de paso obligado para periodistas y lectores en tiempos de escritura y lectura estrictamente bidimensional.
Uno, quizás por viejo o por diablo, no renuncia a la ironía, al doble sentido y a la complicidad hermenéutica con el lector atento, y por eso persiste en la tozudez que conlleva firmar con los dos asteriscos históricos. Porque una palabra bien colocada vale más que diez mil imágenes. * *

Cualidades necesarias para ser un buen periodista

Dentro de unos quince días comenzaremos de nuevo las clases en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAB, y con ello, mi docencia en la asignatura de Escritura Periodística en Multimedia e Interactivos, en el segundo curso del grado en Periodismo. E igualmente llegará una nueva hornada de alumnos de primer curso, dispuestos a iniciarse en el camino universitario; mucha inquietud, bastante desorientación y enormes ilusiones. A los alumnos de ambos cursos suelo dirigirme a veces instándoles a que se planteen muy seriamente su vocación, el estado de su motivación y su capacidad de determinación para avanzar por una ruta que les ha de llevar a ser periodistas. Para describir ese punto al que se dirigen suelo decir que se trata de “la tormenta perfecta”. Si la profesión ha sido siempre azarosa y difícil, ahora parece una misión imposible, cuando tanto la industria de la información como la práctica del periodismo están sometidas a enormes interrogantes e incertidumbres. El reto es mayúsculo, y por tanto es necesario que el estudiante de periodismo se tiente bien la ropa para dirigirse a ese núcleo tormentoso que inevitablemente le espera.

La mayoría de las profesiones requieren de mayor o menor componente voca- cional, pero en el caso del periodismo es necesario un cien por cien del mismo. ¿Cómo saber si alguien tiene una vocación sólida de periodista para poder serlo en el futuro? Examinando sus cualidades presentes, por ejemplo estas:

Curiosidad. El periodista es un ser curioso por naturaleza: todo le interesa, todo le interpela, todo le moviliza. Tiene los ojos siempre muy abiertos y no se le escapa (casi) nada. Si no te interesa la realidad, si cuando te despiertas no te lanzas sobre los medios para ver las portadas y los noticiarios del día, si cuando llegas a clase por la mañana no te sabes los titulares principales, a otra cosa, mariposa.

Voracidad lectora. El periodista lee de todo, lo lee todo, está todo el rato leyendo. De mi dicen, sarcásticamente, que leo las etiquetas de las latas de conservas. Es cierto. Es mi obligación. Lee todos los periódicos, webs de noticias, muchísimos blogs, repasa de cabo a rabo Twitter, y descubre a cada momento nuevas publicaciones que le informan, enriquecen y movilizan.

Humildad. El periodista es un escritor práctico; lo que aprende y conoce debe ser puesto en palabras escritas, videografiadas o radiadas que comuniquen noticias. Ese espíritu práctico le hace darse cuenta de que eso no es fácil, y que hay mucho que aprender. El periodista aprende continuamente, y eso le hace humilde. Sin esa humildad práctica se convierte en un ‘enterao’, alguien pagado de si mismo que cree que ya lo sabe todo. Un problema de los jóvenes actuales es que cuando ya son adultos permanecen peligrosamente apegados a ciertas formas culturales de lo que yo llamo la burbuja generacional adolescente. Un estudiante de periodismo debe romper la burbuja de sus gustos, opiniones e intereses para abrirse a los centros de interés que atañen a todos.

Puntualidad. Cuando un alumno llega tarde a clase le digo: “Si trabajaras en la tele habrías llegado tantos minutos tarde a la sesión de grabación en la que se te esperaba, y la sala de edición o el plató estaban funcionando ya hace tiempo, con el taxímetro de los costes de producción corriendo. Tu retraso perjudica el presupuesto de tu programa y el trabajo colectivo de tu equipo, y no hay excusa para esto. Lo mismo sucede si en un diario o revista entregas tarde tu pieza que debe ser impresa. Y no digamos en un informativo o programa en directo: despido instantáneo”. El periodismo no es una profesión liberal sino un empleo en una estructura industrial, y en ello, eficacia equivale a disciplina.

Compañerismo. Es mentira que el mundo pertenece a quienes dan codazos a los demás y compiten despiadadamente con los compañeros; las nuevas condiciones, duras y precarias, que esperan a los jóvenes periodistas se superan con cooperación, espíritu de equipo, innovación colectiva y audacia personal y grupal, pues ninguno de los retos e interrogantes que aparecen a la vista tienen solución individual. El periodista deberá ser innovador, y esa innovación solamente puede ser cooperativa.

Laboriosidad. Siempre se ha reclamado laboriosidad en todos los oficios y profesiones, pero ahora la laboriosidad es una de las formas que toma la audacia, otra cualidad propia de un periodista. Todos los grandes de la profesión han sido los primeros en llegar a la redacción y los últimos en irse, los que han estado horas y días al pie del cañón en las coberturas y corresponsalías. En la época del corta y pega, de la sumisión a los gabinetes de prensa y la masticación acrítica de los comunicados es el laborioso audaz, que insiste, persiste y resiste el que halla la pieza periodística que marca la diferencia.

Mirada crítica. El periodista es un profesional de la pregunta. Interroga a la realidad, a las fuentes, a la gente, sobre lo que sucede, para obtener retazos de verdad con los cuales comunicar al público lo que verdaderamente sucede. Sabe que la objetividad total no existe y tampoco una sola verdad unívoca, y por tanto cuenta solamente con su escepticismo para avanzar en la maraña de datos a veces contradictorios. La objetividad no existe pero la independencia sí: la mirada crítica es fruto de su actitud profesional y periodística: al servicio únicamente del público, y no de otros intereses, ni siquiera los de la empresa donde trabaja.

Bondad. La mala gente no puede ser buen periodista. Las malas personas que hacen periodismo, muy a la vista hoy en muchos medios, hacen un periodismo execrable; parcial, sesgado, que sujeta la información a la opinión y esta a intereses ajenos. El buen periodista, además de estar al servicio de la verdad desde la independencia, está siempre a favor de los débiles y los desfavorecidos. Hacemos periodismo para cambiar el mundo, y ese cambio solamente se puede dar apoderando a los que no tienen poder por medio de la difusión de la información y el conocimiento. Sin esa vibración interior de identificación con los débiles no se es buen periodista. Además, uno de los factores de éxito de cualquier (y subrayo lo de cualquier) medio es que de una manera mágica y muy sutil, el público percibe, también inconscientemente, el buen rollo o mal rollo con el que está hecho. Cuando notamos que un medio ha decaído en su interés, ha empeorado o no nos motiva como antes, seguro que también ha decaído el estado de ilusión colectiva con el que lo hacen sus periodistas. Esta regla de oro es ignorada sistemáticamente por las empresas y es una de las causas de su presente decadencia. Solamente hay buen rollo en los medios cuando quienes trabajan en ellos son buenas personas.

Seguro que me saldrían más cualidades necesarias, pero con estas ya basta para que sepamos si tenemos o no madera de verdaderos periodistas.

(Los compañeros del blog PAIOS han tenido la amabilidad de reproducir este artículo; se lo agradezco mucho).

Qué difícil es opinar sobre Siria

“Qué difícil es opinar sobre Siria”, dice Carlos Elordi en un artículo en eldiario.es (mi medio digital de referencia, por cierto). “Siendo el rechazo a las bombas norteamericanas, sin más, una posición legítima, sería oportuno también un esfuerzo suplementario para tratar de tener una opinión sobre los procesos que han dado lugar a una acción de ese tipo. Lo malo es que esa es una tarea difícil, si no imposible”. Los más viejos del lugar recordarán a Carlos Elordi en el equipo directivo de la revista La Calle, magnífico semanario de información general apoyado en los años 70 por el PCE.

A la derecha de Rajoy, sólo la pared

Andreu Farràs, redactor jefe de El Periódico, explica por qué el PP es la excepción en el panorama de la derecha democrática europea “Deben preguntarse todos estos estadistas de la democracia cristiana cuando se encuentran en las cumbres del Partido Popular Europeo por qué el PP español es de las pocas formaciones conservadoras que no tiene que competir con ninguna fuerza de extrema derecha para evitar que les arañe escaños”.

Facebook, Nokia, Samsung y otros crean una alianza para hacer llegar internet a todos los habitantes del mundo

internetorg

Marck Zuckerberg, fundador de Facebook, ha confirmado la puesta en marcha de un proyecto entre varias empresas, gobiernos, universidades y ONG para conseguir conectar a 5.000 millones de personas en todo el planeta. En el proyecto, llamado internet.org, participan, además de Facebook, Nokia, Samsung, Ericsson, MediaTek, Nokia, Opera y Qualcomm. Todos ellos desarrollarán proyectos conjuntos y movilizarán a la industria y los gobiernos para que el mundo esté en línea. La web de internet.org ha entrado hoy en funcionamiento y ya se pueden consultar en ella los planes de esta alianza.

El objetivo es conectar a la población a la web usando dispositivos más baratos, infraestructura más eficiente y modelos de negocio más inteligentes. El proyecto está influenciado por el Open Computer Project, una iniciativa de la industria que ha reducido los costes de computación en la nube haciendo diseños de hardware más eficientes e innovadores.

Actualmente, sólo 2.700 millones de personas, lo que supone poco más de un tercio de la población mundial, tienen acceso a Internet. El objetivo de Internet.org es hacer que el acceso a la red esté a disposición de las dos terceras partes del mundo que aún no están conectadas y llevar las mismas oportunidades a todos sus habitantes.

Los retos principales serán:

Hacer asequible el acceso a internet: Se desarrollarán tecnologías que hagan que la conectividad móvil más accesible y se reducirá el coste de la entrega de datos a las personas en todo el mundo. Se desarrollarán teléfonos inteligentes de bajo costo, por ejemplo, buscando asociaciones con los operadores móviles.

Utilizar los datos de manera más eficiente: Invertirán en herramientas que reduzcan la cantidad de datos necesarios para utilizar la mayoría de aplicaciones en Internet (herramientas de compresión de datos, mejora de las capacidades de red, construcción de sistemas de datos de la caché de manera eficiente, etc.

Ayudar a las empresas: Se trabajarán modelos de negocio sostenibles y servicios que hagan que sea más fácil para las personas acceder a Internet, envolviendo operadores móviles, fabricantes de dispositivos, desarrolladores y otras empresas.

La intención de extender universalmente el acceso a internet no es de ahora. El pasado junio, Google hacía pública su investigación en el proyecto Loon por el que mediante globos de helio de gran altitud situados en la estratosfera, puede ofrecer internet en zonas rurales de difícil acceso o para proporcionar conexión en situaciones de emergencia.

Anteriormente, se hizo muy popular el proyecto One laptop per child (Un portátil para cada niño), impulsado por Nicholas Negroponte, centrado en la distribución de un PC fabricado con el propósito de proporcionar a cualquier niño del mundo conocimiento y acceso a la tecnología de la información como formas modernas de educación.

Un altre geni oblidat: Jordi Fornas

jordifornas

Ha estat un nou comentari al post sobre Oriol Maspons el que motiva aquest nou article. Hi mencionava “un altre mestre menystingut i oblidat, el gran, magnífic i genial Jordi Fornas (em puc permetre la passada qualificativa perquè em quedo curt)” i és la seva filla qui em fa l’honor d’aportar-hi el següent:

“Magnífic article! Aquestes persones incòmodes, que no segueixen el rotllo al govern de torn, sempre són els grans oblidats. I a vegades, només a vegades, els mitjans de comunicació se’n fan ressò, normalment quan moren. En el cas del meu pare (Jordi Fornas) ni això, les úniques referències que van aparèixer van ser a la xarxa. Moltes gràcies per les teves paraules parlant d’ell. Una abraçada, Noemi Fornas”.

Això, per a que ens entenguem, és com si la filla de Paul McCartney m’hagués elogiat un article sobre els Beatles. Perquè Jordi Fornas va educar la mirada de tota una generació de gent inquieta de la mateixa manera que ho va fer Oriol Maspons. Hi ha quatre obres fonamentals de Jordi Fornas com a dissenyador gràfic: les cobertes dels discos d’Edigsa, la col.lecció de novel.la negra La cua de palla, les portades dels llibres d’Edicions 62 i el disseny de la revista Serra d’Or. Es difícil fer-se una idea del que aquest treball podia representar a ulls d’un noi de 15 anys a la meitat dels anys 60. En un món lleig, brut i violent, desordenat i sense horitzons, en el que la teva família, amics i veïns eren els perdedors de la història, sense accés al benestar i la cultura, els dissenys de Jordi Fornas representaven una esperança: la plasmació gràfica i ideal del món en el qual un aspirava a viure. No és exagerat: aquella línia gràfica era hereva de la Bauhaus i la seva voluntat civilitzadora, i Fornas, que a més era un gran pintor, tenia consciència de la seva responsabilitat com a artista. L’ordre i la claredat de la tipografia –va ser un mestre en la utilització de la lletra Helvètica, especialment en caixa alta– eren una bufetada a la cara del món voluntària i violentament desordenat en el que viviem i una illa de llibertat creada autònomament (utilitzo a posta l’expressió pròpia de l’estratègia política d’aleshores del Partit Socialista Unificat de Catalunya per a anomenar com el poble anava apropiant-se d’una nova manera de viure sota el franquisme).

Jordi Fornas i Ricard Giralt-Miracle han estat els dos gegants del disseny gràfic a Catalunya. Per bé que certa mirada “camp” que no es confessa com a tal es recrea en el cartellisme a la manera de Ramon Casas, són aquests dos grans pintors (el segon, gravador) i tipògrafs els que parlen el llenguatge de la contemporaneitat. Fornas, com Giralt-Miracle i Gustau Gili, el gran editor que va publicar el millor en arquitectura i disseny, era un home cultíssim. Hi ha petits detalls molt importants: quan Edicions 62 l’hi encarrega el disseny de La cua de palla, col.lecció de novel.la negra que vol dur a Catalunya l’experiència de la Serie Noire de Gallimard, ell sap que a Itàlia la novel.la policiaca es diu “giallo”, és a dir, groc (i la novel.la negra, a França, és un “polar”). De manera que encara avui, la Setmana Negra que organitza la llibreria Negra i Criminal encara publica cartells anunciadors basats en el disseny de Fornas al.lusiu al giallo, la lletra Helvètica i la fotografia cremada al revelat (a més de dissenyador i pintor el mestre era un gran fotògraf).

Es queixa Noemí Fornas que quan el seu pare va morir, al setembre de 2011, cap mitjà es va fer ressó de la seva desaparició, tret d’internet (i de la revista El Temps, amb un article de Lluís Bonada, erudit i home sensible). El passat mes de març, el museu de Montserrat presentava una antològica del Jordi Fornas pintor. Jo em conformaria amb que la gent d’avui obrís els ulls a partir de la llum encegadora que projecten les seves obres. A mi em va ajudar; quan he fet de dissenyador periodístic –a Diario de Barcelona, la revista Canigó o El Periódico de Catalunya– el que vaig aprendre mirant el seu concepte de la tipografia, l’ús dels espais blancs, les noves maneres de parionejar blocs tipogràfics ha estat de valor incalculable per a mi.

Però sobre tot, el valor que va representar tenir-lo com a mestre de vida, desconegut, a distància, per a mantenir l’esperança i veure ben clar que un món més clar, just i joiós era possible, perquè ja l’havia creat ell.

Per saber més de Jordi Fornas, un blog dedicat a la seva memòria i obra

Més de mil persones han llegit l’article sobre Oriol Maspons

Les estadístiques d’aquest blog diuen que 1.017 persones han llegit l’article sobre l’Oriol Maspons que hi he publicat (dades fins les 15.30 h del 16 d’agost de 2013). A tots ells, el meu agraiment, no tant per haver-me llegit (que també) sino per haver ajudat a que la memòria del gran fotògraf es consolidi i faci que el recordem com al gran artista que era.

He tingut també l’honor que la seva vídua, la senyora Coral Majó hi posés un comentari que diu:

“Sóc Coral Majó, la dona del Maspons, tristement tant recordat despres de mort, t´ens rao en que els becaris que possen a escriure sobre tot en el mes d’agost no tenen ni idea de res, ni tan sols de documentar-se bé, La Vanguardia era una vergonya, diu que li agradaven els toros; MAI. Referent al teu interessant article crec que ho has definit bastant bé, et felicito i gràcies per recordar-lo encara que m´hagues agradat més que l´haguéssin valorat abans”.

La difusió a Twitter i els comentaris a Facebook també han estat considerables. Aprecio especialment els que s’han produïr al mur de la fotògrafa Colita, amb els seus amics.

Tant de bo que el record dels amics que ens han precedit en la vida i ens han deixat serveixi per a fer d’aquest món un lloc més humà i més lliure.

Oriol Maspons i el perquè de tot plegat

els_setze_jutges

La palma l’estimat Oriol Maspons i plaf, passa el que havia de passar: “muere el fotógrafo de la gauche divine”. Uns collons, estimats (fuck off, my dear). El periodisme té un problema i no és ni internet ni els diaris de paper, sino els empresaris que contracten crios per fer feines de grans. El resultat són diaris i websites informatius fets per crios que no interessen els crios perquè la canalla s’entretèn amb coses més divertides. Això no és un repàs als periodistes joves sino als empresaris vells, que s’entengui bé. Però el cas és que les redaccions dels mitjans estan formades avui per persones que quan mor Oriol Maspons recorden les fotos guapes de l’època de Bocaccio i les dels reportatges que feia amb el Luis Cantero. Però Oriol Maspons era, ai, el pare de la fotografia moderna contemporània de Catalunya, en el camp del fotoperiodisme, la foto d’estudi i la publicitat. Oriol va ser el pare paridor de tots els fotoperiodistes que han vingut desprès.

Vaig descobrir Oriol Maspons com a autor de les fotos de les magnífiques portades dels discos de la nova cançó publicats per Edigsa: el d’Al vent de Raimon, per exemple. Les fotos lluïen més perquè el disseny de les cobertes estava fet per un altre mestre menystingut i oblidat, el gran, magnífic i genial Jordi Fornas (em puc permetre la passada qualificativa perquè em quedo curt). La foto que Maspons fa tot presentant plegats el nucli inicial d’Els 16 Jutges en un poster és més eloqüent que qualsevol text declaratori de Josep Maria Espinàs (entre altres coses, perquè l’advocat poeta sempre mira pel retrovisor, en afortunada frase d’Arturo San Agustín). Maspons ha estat un observador de les diferents realitats que el nou estat sorgit de la victòria de Franco ha anat desplegant, en un i altre sentit. La mirada de Maspons s’interessa per els tímids indicis de civilització de que sorgeixen en un país reconstruit a sang i foc per un exèrcit vencedor: cultura, utilitat, bellesa, amabilitat, i alhora, per la persistència de la misèria i l’endarreriment que el nou ordre no pot eradicar. La mirada de l’Oriol, en aquella època, és lúcida en aquest sentit: sap que el franquisme no pot acabar amb la misèria i la desgràcia perquè se sustenta en la violència estructural i la violència explícita de les armes, i sap alhora que la capacitat creativa de la gent por alleugerir el pes obscé d’aquesta violència. D’aquí vé la seva lucidesa, malentesa pels qui creuen que era un cronista de la gauche divine.

Oriol Maspons orienta la seva mirada en 360 graus i aviat s’adona que per ser professional cal sel.leccionar. Fa en el camp de la fotografia, ras i curt, el que en la literatura fa Francesc Candel, però abandona. La seva agudesa ha descobert el truc de l’absurd franquista: mantenir aparences mel.liflues per sobre d’una realitat violentament cruel. I això el cansa: mira cap a la publicitat, la foto d’estudi, i troba allà la manera de fer quelcom més que “retratos”; la seva agudesa funciona tous azimuts. Hi ha comentaristes que creuen que Maspons va tocar el gènere frívol per una certa deixació de funcions, una manera d’abaixar-se per tal d’amagar-se rere una màscara frívola. Nanay. L’Oriol buscava públics majoritaris sense els quals no és possible instal.lar discursos hegemònics (el cas de TV3 en l’inici del pujolisme). No; ho va fer tip de la racaneria dels gestors i petits empresaris impulsors de la nova cultura catalanista dels anys 60.

He dit que Oriol Maspons va ser el pare del fotoperiodisme català contemporani. Ho va ser no només per raons d’imatge sinó per actitud professional. La fotografia de premsa, als anys 60 i 70, estava ocupada per un clan que impedia noves incorporacions: els germans Pérez de Rozas, Postius, Brangulí, Merletti. Nicolás González es va incorporar molt més tard al TeleeXprés i va permetre que un joveníssim Pepe Encinas li revelés els carrets. Maspons, Ubiñá, Miserachs i altres grans artistes tenien vetada la premsa diària, i només la revista Serra d’Or, publicada per l’Abadia de Montserrat, els donava accés a la premsa periòdica.Maspons va exercir un mestratge integral que va donar com a fruit l’eclosió de mestres de la fotografia com la gran Colita, amb una generositat envers ella incomparable.  Les “empreses culturals” del catalanisme resistent eren iniciatives voluntaristes que s’aguantaven perquè la gent no cobrava. Això es justificava per la “militància”, però la consolidació de la situació va afeblir enormement la cultura catalana en el moment que havia d’emergir de la dictadura. I, cal dir-ho, el paternalisme dels directius d’aquests productes culturals amagava un sectarisme que Déu n’hi do. Oriol Maspons va fugir de tot això plegat i va trobar refugi en aquest redós de la gauche, on la gent no només t’apreciava sinó que pagava la teva feina. Maria del Mar Bonet va publicar noséquants discs amb Edigsa però només va triomfar quan la va produïr Alain Milhaud amb Bocaccio Records; Joan Manuel Serrat va arribar a ser qui és quan va enregistrar amb Zafiro i el va representar Lasso de la Vega. Oriol Maspons va ser l’equivalent. L’estat actual del diari Avui és l’exemple del camí que van abandonar, i l’aprimament de TV3 i Catalunya Ràdio en l’actualitat, l’exemple de com aquella actitud miserable persisteix.

De manera que Oriol Maspons no era fotògraf de la gauche divine sinó un professional al qual les indústries culturals vinculades a l’ambient de Bocaccio pagaven amb la justícia que no ho feien les que es reclamàven del catalanisme explícit. L’etapa d’Interviu va venir desprès, i va ser aleshores quan l’Oriol va entendre una cosa fonamental: no era que ell, com a fotògraf, ostentés una mirada frívola, sinó que, com a professional de la fotografia, es parapetava rere un discurs suposadament frívol per a preservar la puresa de la seva mirada. Deixo aquí la qüestió per a que la gent que en sap, com Colita, pugui dir-ne la seva. Però l’extrema gasiveria dels “empresaris” catalanistes de l’època la recordarem tots els que vàrem tractar-hi.

Fotografia: Els Setze Jutges, per Oriol Maspons.

ACTUALITZACIÓ: El blog Paios Catalans, que publica col.laboracions de periodistes molt representatius de la professió, reprodueix l’article sobre Oriol Maspons. Albert Cuesta, expert en tecnologies de la comunicació i col.laborador del diari Ara, el recomana a Twitter (@albertcuesta) i diu que era “necessari”. Moltes gràciesa tots, companys!

La compra de The Washington Post por Jeff Bezos puede abrir el ¿único? camino a la renovación radical del negocio de los periódicos

Bezos Post

¿Habrá un antes y un después en el negocio de los periódicos y el periodismo tras la adquisición de The Washington Post por Jeff Bezos? ¿Será el creador de Amazon un enterrador del modelo tradicional de prensa de referencia, influyente en los círculos de poder y creador de opinión pública? Si hemos de creer a quienes dicen pestes de Amazon –Antonio Muñoz Molina en Babelia el pasado sábado, sin ir más lejos– el megaportal que vende de todo es uno de los responsables de la muerte del libro  y las librerías (aunque se venden y se leen más libros que nunca, o sea que el problema hay que buscarlo en otra parte que no sea este modelo de distribución masiva). Pero Amazon no produce contenidos sino que los comercializa, de modo que habrá que ver si Bezos aplica su saber hacer a un campo de negocio inédito para él.

Los retos descomunales y desconocidos no le son, sin embargo, extraños. Amazon man fundó en el año 2000 la empresa Blue Origin, destinada al desarrollo de los viajes espaciales, adquiriendo además unos vastos terrenos en Texas donde establecer una base de lanzamiento de cohetes. Una muestra de que todavía queda alguien que cree en que la odisea del espacio sigue siendo la gran epopeya pendiente, basada en la confianza en que el futuro merece la expansión de las cualidades del género humano. Otro proyecto en marcha es la construcción, en un laboratorio situado en el interior de una montaña tejana, de un reloj capaz de funcionar 10.000 años. Del autor de tales emprendimientos no puede decirse que sea alguien que no considere las cosas a largo plazo.Y no puede decirse que se trate de caprichos de Tío Gilito, pues el alcance de la idea no apunta al turismo espacial sino a tomar el relevo de una misión de la humanidad que los países democráticos abandonaron al mismo tiempo que su confianza en el progreso y el humanismo.

Si la llegada al negocio de la prensa diaria de alguien que hace proyectos a cien siglos vista no abre una nueva perspectiva al sector, entonces está todo perdido. José Sanclemente, escritor, editor y consultor en medios (y una mente clarividente en el negocio de la prensa diaria) se pregunta en su blog “¿Qué esta pasando para que en tan poco tiempo el Boston Globe, la revista Newsweek y ahora el Washington Post, entre otros, cambien de manos y a unos precios practicamente de derribo?”. La respuesta es que el modelo tradicional de estas publicaciones está obsoleto. Pero atención: el modelo no significa el concepto, el diseño, el contenido de los periódicos, sino otra cosa: las relaciones con los lectores, la rentabilización del producto, la experiencia de su disfrute, las prioridades en a quién se considera cliente (¿al lector o al anunciante?) y las prioridades en el sentido de la orientación de la información (¿a los círculos dirigentes o a la mayoría de la población?). Creo que la obsolescencia de los periódicos no equivale a la del papel, pues la enorme mayoría de los websites de los diarios padecen una obsolescencia mayor que la edición impresa. No es el soporte, ni siquiera el negocio: es lo que se ofrece, a quien se ofrece y qué significado tiene esa oferta para el receptor.

Los grandes diarios están en venta porque sus cabeceras valen cada vez menos. Y eso ocurre porque el valor está en función de los atributos que el público les asigna. El gran cambio en la cultura de los periódicos ha sido que el público ha dejado de tener en alta consideración las cabeceras y su valor añadido en términos de credibilidad y de identificación con los supuestos valores informativos, periodísticos y cívicos que representan. Pagan ahora el precio que supuso el que otrora los grandes diarios se aliasen con unas élites de las que el público actual no sólo se siente desapegado sino de las que desconfía profundamente. El valor no sólo es inherente a la información –contenidos– concreta que el periódico vende, sino, y por encima de todo, la vinculación de esa información con los intereses de los lectores. De esto cuelga toda la crisis de la prensa convencional, y solamente de esto.

Los valores que Jeff Bezos ha puesto en pie con Amazon pueden, pues, ser muy importantes en una hipotética reorientación de The Washington Post y su posible repercusión en el negocio de la prensa diaria:

Primero: considerar las cosas a largo plazo. Amazon esperó nueve años a repartir beneficios, utilizando ese periodo para perfeccionar y consolidar la empresa. A Bezos no se le escapa que va a tener que cabalgar la cresta del Big Kahuna cuando llegue el momento decisivo de la transformación de los periódicos en otra cosa, y tiene que orientar este nuevo negocio para liderar el gran cambio en el gran momento, si no, la operación no tiene sentido.

Segundo: obsesión por centrarse en el cliente y en su experiencia de compra. Se diga lo que se diga, comprar en Amazon es estar atendido mejor que en una compra realizada físicamente. El éxito de la gran empresa de ventas se debe a que ha batido en todos los frentes el servicio que cualquier librería física puede dar, y ese centramiento en el cliente ha sido llevado al resto de productos (dos tercios del total de los productos que vende son artículos distintos de los libros).

Tercero: implicación en la invención constante. El negocio de Amazon no es ahogar a las pequeñas empresas sino crear elementos que permitan reforzar la eficacia en la visibilidad de la oferta, en el seguimiento de los gustos del cliente y en la rapidez y seguridad de las entregas.

Aplicados a un periódico, estos valores implican centrarse en el lector como cliente, definiendo un servicio (los contenidos y la experiencia de su uso) en función de él y no de otros agentes. Inventar nuevos modos de hacer más estrecha la vinculación entre los contenidos, sus formas de servicio y las necesidades que condicionan su uso. Tener la paciencia suficiente para implementar los nuevos elementos durante un tiempo lo suficientemente largo como para que se produzcan y se consoliden, sin impaciencias para obtener beneficios inmediatos y esperando a ver qué nuevas formas toma el entorno de las fuentes de ingresos.

Hay que tener en cuenta que Amazon se ha introducido en el nuevo mercado de las tabletas con su Kindle, que se alinea junto a iPad, Galaxy y Samsung entre las cuatro mejores, y es la única de estas compañías que vende contenidos a través de ellas. Amazon sabe que el actual negocio digital no reside en la tecnología sino en los contenidos. La combinación de su éxito en la distribución de contenidos en nuevos entornos a partir de una cuidadísima consideración de la experiencia de oferta, venta y recepción indica un camino posible que otros posibles agentes emprendedores no tienen, al menos por lo que respecta a escenarios de futuro.

Así pues, a Jeff Bezos no le importa la obsolescencia de la cabecera que compra sino la aplicación a ella de su potencial renovador marcado por el éxito de las tres virtudes de Amazon. Esto, combinado con el remanente de prestigio de este gran diario de referencia, podría indicar la apertura de un camino. Lo que es harina de otro costal es que los editores convencionales estén en condiciones de seguir por él. La prueba de que no es que no dudan en deshacerse de sus medios.

La venta del Washington Post, por José Sanclemente

Información sobre la venta del diario, en The Washington Post

Un libro que vale la pena consultar en esta situación: El misterio del yogur caducado, o como reinventar los periódicos, por Xavier Casinos

Discurso completo del presidente Rajoy en el Congreso durante la comparecencia por el caso Bárcenas

Doce folios en PDF. Una “guía para seguir la versión de Rajoy”, por el consultor político Antoni Gutiérrez-Rubí. Y un análisis muy equilibrado del discurso, por el mismo autor, Fin de la cita:

“Mariano Rajoy no ha subestimado este debate. No ha sucumbido a la tentación de diluirlo en el tedio político y ambiental. Ha llegado a la tribuna (forzado por los “irresponsables que han hecho un uso fraudulento de la moción de censura y de la Constitución”) consciente de sus problemas, que no son pocos: con su credibilidad bajo mínimos (los ciudadanos creen antes a un delincuente que a él).

En este contexto, ha cogido el toro por los cuernos con una estrategia ofensiva (al ataque y acusatoria). Una estrategia gradual. Rajoy ha dado “su versión”: una rectificación (‘me equivoqué’), una acusación patriótica (a ’los insidiosos o irresponsables’) y una explicación de valores y actitudes sobre la presunción de inocencia en un estado de derecho. De los ‘hechos’ (sobre la verdad o falsedad de los mismos) hablará la justicia… y el tiempo”.

BIENVENIDOS A MI BLOG

DR. GABRIEL JARABA
Doctor en Ciencias de la Comunicación y Periodismo.

Soy un periodista senior en ejercicio desde 1967, con experiencia en prensa, radio, televisión e internet. Me dedico a tareas académicas y de activismo social como Doctor en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente sirvo como profesor en esa Universidad; en la Cátedra Internacional UNESCO Unaoc UniTwin de Alfabetización Mediática y Diálogo Intercultural, la Cátedra UNESCO de MIL para el Periodismo de Calidad, la Cátedra RTVE-UAB para la Innovación de los Informativos en la Sociedad Digital y en el Gabinete de Comunicación y Educación de la UAB.

Soy analista de la información y los medios en la Fundació Periodisme Plural y escribo en el diario Catalunya Plural. Hago investigación en comunicación, en redes sociales de internet y en humanidades digitales. Elaboro métodos de impulso de la creatividad y de gestión mental.

Autor de los libros Periodismo en Internet (Ed. Robinbook); Twitter para periodistas (Ed. UOC); Youtuber (Ed. Redbook) y ¡Hazlo con tu smartphone! (Ed. Redbook) y coautor de otras obras sobre comunicación y educación.

Como ciudadano promuevo el apoyo a Naciones Unidas en la perspectiva de Una Sola Humanidad, como colaborador de la ONG internacional World Goodwill – Buena Voluntad Mundial.  Soy miembro de la European Transpersonal Association y del Institut de Psicologia Transpersonal de Barcelona. Propongo un universalismo inclusivo basado en el humanismo y desde el catolicismo que ejemplifica el papa Francisco, y soy feligrés de la parroquia de Santa Anna.

Entre los 50 mejores blogs periodísticos

GABRIEL JARABA BLOG ha sido incluido en la relación de 50 blogs para periodistas sobre periodismo en español, publicada por eCuaderno.

Analista de la información y los medios en:

AL RANQUING DE PERIODISTES I COMUNICADORS CATALANS CURAT PER SAÜL GORDILLO

Introduce aquí tu correo electrónico para recibir actualizaciones de este blog.

Únete a otros 144 seguidores

SOY PROFESOR E INVESTIGADOR EN:

CATEDRA UNESCO DE MIL Y PERIODISMO DE CALIDAD

GABINETE DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN UAB

Profesor e investigador

UNIVERSITAT AUTÒNOMA DE BARCELONA

MASTER EN COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN

MENTOR

CERTIFICACIÓN PROFESIONAL EUROPEA EN PSICOTERAPIA Y PSICOLOGIA TRANSPERSONAL

agosto 2013
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031