GABRIEL JARABA blog

Icono

Una mirada periodística universalista

Carta a los Reyes Magos ante su 63º viaje a mi casa

reyes-magos-de-oriente

Queridos Reyes Magos:

Este año será la sexagésimotercera vez que os acercáis a mi casa para traerme regalos, entre ellos los mejores de todos: la ilusión, el amor de los demás y el sentido del agradecimiento hacia las otras personas, la vida y el espíritu que la anima. Quizás el mejor agradecimiento sea re-cordar, es decir, volver a pasar por el corazón aquellas cosas que hemos vivido, y por eso mi agradecimiento hacia vosotros consiste en rememorar todos y cada uno de los juguetes y regalos con que me obsequiasteis durante mi infancia. A diferencia de otros niños, yo nunca os he olvidado, nunca he dejado de creer en vuestra magia porque se ha probado efectiva cuando yo mismo me incorporé a vuestra tarea de modo que mi querida hija ha recibido a su vez vuestra ininterrumpida donación incluso ahora mismo que es una mujer adulta.

Creo que el gran error de las personas cuando dejan atrás la infancia es la renuncia a la ilusión. Sé que esta palabra procede del verbo latino illudere, que significa engañar, pero también que tal verbo incluye ludere, que significa jugar. El juego, que practicamos tanto hombres como animales, es la base de la escuela de la vida. Jugando aprendemos y crecemos, y de ese aprendizaje dimana nuestra educación, de educare, sacar afuera el potencial que llevamos dentro. Ay de quienes creen que el juego es engaño. El gran Jan Huizinga descubrió que nuestra especie es homo ludens, constatando una vez más que lo que hacemos nos hace. Renunciar al juego y a la ilusión creyendo que son engaños que deben ser abandonados y aun más, denunciados como imposturas es un camino de deshumanización que algunos emprenden al haber confundido el espíritu crítico con el talante cínico.

Así pues, amigos míos, este humilde corresponsal se ha mantenido siempre fiel a vuestro juego, rememorando que hace más de dos mil años os encaminasteis hacia un lugar no determinado del Cercano Oriente para rendir homenaje a un recién nacido pobre, en un gesto que aún hoy sigue asombrando y escandalizando. Como suele suceder que quienes se escandalizan de aquel viaje vuestro suelen abominar también de quienes seguimos escribiéndoos cada año, un servidor mantiene el escepticismo que reserva para los que están de vuelta de todo sin haber ido a ninguna parte. Vosotros fuisteis sabios de vuestro tiempo, capaces de conocer y medir los movimientos celestes gracias a la astronomía y de leer los signos que Dios implanta en su creación gracias a la astrología. También yo, que fui un niño pobre, recibí vuestra bendición y enseñanza al mostrarme que el amor de los padres era capaz de realizar enormes esfuerzos para llenar mi balcón de regalos, año tras otro, y así darme cuenta de que nuestra pobreza material encerraba una riqueza espiritual que no limita credo ni libro sagrado alguno, y que consiste en la generosidad y el compartir. Hace algunos años, una buena amiga mía, de familia adinerada, me dejó helado con una frase: “Es que a vosotros, los hijos de los obreros, vuestros padres os querían”.

Ya adulto, el niño que visitasteis hace dos mil años pronunció de una vez por todas el imperativo máximo del amor, la generosidad y la ruptura de las estructuras de la injusticia, la pobreza y la opresión. Muchos creemos que aquel niño era también Dios, cosa que aún escandaliza más a muchos; qué le vamos a hacer, si a este humilde corresponsal se le afea creer semejante absurdo yo mismo estoy presto a develar absurdos aún más perniciosos en los que creen mis interpeladores, y que en el siglo XX han demostrado ser fuente de desgracias universales, a pesar de lo cual siguen siendo admitidos como deseables. Reclamo para mi el derecho a la creencia en lo Verdadero, lo Bueno y lo Bello, la tríada kantiana en que todo espíritu de buena voluntad puede confluir, y en el derecho a ser iluso, es decir, creer que se puede vivir en el rechazo del cinismo calculador y el falso criticismo que entierra a los hombres en los pozos que ellos mismos cavan.

Este año, queridos Reyes Magos, os he pedido en mi carta un regalo que no es para mi sino para mis compatriotas, supongo que ya lo habréis leído en la misiva que os he enviado por correo postal. Insisto en esta comunicación que vuela en el ciberespacio, porque sé que es un encargo difícil, mucho más que el tren eléctrico o la bicicleta de carreras que nunca llegasteis a traerme. Se trata incluso de algo que puede parecer contradictorio pero que es imprescindible para nuestra supervivencia. Que aumente la capacidad de resistencia, protesta, movilización, solidaridad y acción sociopolítica de mis conciudadanos sin que prolifere el desánimo, el individualismo y la renuncia a provocar el cambio. Que se avance en la capacidad de intimidación de las clases trabajadoras respecto a sus adversarios sin que ello sea a costa del odio. Que la solidaridad y la movilización traigan la cooperación y la humanización y no la rabia rebelde que no se concreta en acción política y solamente incrementa el sectarismo estéril. Que los indignados sigan movilizándose, que los sindicalistas aprendan a encuadrar nuevas gentes, que los líderes políticos de izquierdas piensen menos en la corrección política y lo institucional y más en la calidad de la acción necesaria para reformar y revolucionar las sociedades complejas como la nuestra. Que el desánimo que conduce a que la protesta se quede en enfado sea sustituido por esa denostada ilusión que reivindico, la ilusión de luchar para vivir en un mundo que puede ser transformado en un lugar verdaderamente humano.

Es muy posible, queridos Reyes, que muchos de mis amigos y conocidos que comparten conmigo gran parte de estos deseos, se rían de mi porque os los pido a vosotros y al niño con el cual iniciasteis vuestro periplo anual. Qué le vamos a hacer: algunos se lo han pedido a la intelectualidad de izquierdas que reclama democracia liberal en sus países mientras aplaude dictaduras opresoras en otros lugares lejanos; otros lo han hecho a construcciones supuestamente racionales que se han disuelto en polvo; otros más ni siquiera creen que pueda conseguirse nada más que destruir el perverso orden existente sin que pueda accederse a otra sociabilidad más feliz. A quienes me reclamen la cacareada “coherencia” les responderé que tras haber pasado toda una modernidad y postmodernidad mirando al suelo es ya hora de levantar la vista al cielo para vislumbrar algo más de desengaño. Veo, Reyes míos, las perversas semillas de la amargura y el odio esperando rebrotar porque los dirigentes de mi país se han convertido en enemigos de su propio pueblo, y quiero recordar que lo revolucionario no es odiar sino construir. La construcción democrática, sea reforma o revolución –que no tienen porqué ser contradictorias entre si– sólo puede ser obra del humanismo, y el humanismo surge de la convicción de que esos seres juguetones que somos los hombres estamos hechos para la vida y no para la muerte, para la libertad y no para la opresión. Yo, a mi humanismo le coloco una estrella en lo alto, como signo y guía, una estrella de Belén que refulge en el firmamento y que a menudo mi guiña un ojo apareciendo roja y con cinco puntas. Puestos, no importa un absurdo más si se trata de recuperar la fe en lo imposible.

Afectísimamente vuestro, el niño del balcón de la calle Elkano.

Archivado en: Sabiduría

3 Responses

  1. Júlia dice:

    A veure si et deixaran els regals al balcó del carrer d’Elcano i no t’hi trobaran, a mi encara sí, he, he.

  2. Júlia dice:

    Bromes apart, magnífica carta, espero que hagi arribat als destinataris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

BENVINGUTS AL MEU BLOG PERSONAL

Sóc un periodista senior en exercici des de 1967, amb experiència en premsa, ràdio, televisió i internet. Actualment serveixo com a professor a la Càtedra Internacional UNESCO d'Educació en Informació i Mitjans i Diversitat Cultural, com a Secretar Internacional per al Diàleg Intercultural, i al Gabinet de Comunicació i Educació de la Universitat Autònoma de Barcelona,, en el qual sóc investigador i docent. Formo part de l'Institut de Psicologia Transpersonal de Barcelona, en el qual sóc co-director de la formació en psicologia transpersonal que s'hi imparteix, i posseeixo la certificació europea en la matèria, concedida per l'European Transpersonal Association.
GABRIEL JARABA BLOG ha sido incluido en la relación de 50 blogs para periodistas sobre periodismo en español, publicada por eCuaderno.

AL RANQUING DE PERIODISTES I COMUNICADORS CATALANS CURAT PER SAÜL GORDILLO

Saül Gordillo, un dels pioners de la web 2.0 a Catalunya i director de Catalunya Ràdio, manté un ranking de periodistes i comunicadors catalans, llistat de referència que recull més d’un miler de professionals classificats segons el seu nombre de seguidors a Twitter i la seva quota d’influència a Klout. Jo hi figuro en el lloc 923 (sobre 1.045) amb 1.333 tuitaires seguidors i un 62 (sobre 100) de quota d’influència a Klout.

AMNISTIA INTERNACIONAL

BUENA VOLUNTAD MUNDIAL

EL FUNDAMENTO ESPIRITUAL DE LAS NACIONES UNIDAS

MÉS WEBSITES MEUS

A Aquest blog publico les meves reflexions i informacions sobre les meves activitats i les qüestions que m'interessen. La documentació central sobre el que faig la trobareu a GABRIEL JARABA ONLINE, web que a més publica diàriament informació d'actualitat. A MASONERIA CÍVICA publico temes maçònics, i a UNIVERSALIS, qüestions humanistes, espirituals i transpersonals. MIra els seus RSS tot seguit:

RSS Gabriel Jaraba Online

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

EL MEU TWITTER

Follow Me on Pinterest
enero 2013
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Introduce aquí tu correo electrónico para recibir actualizaciones de este blog.

Únete a otros 62 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: