El Huffington Post español, flojito y soso

Si me piden una valoración rápida del nuevo Huffington Post en español, la digo en dos palabras: flojito y soso. Servidor es un lector empedernido de, por una parte, The Huffington Post, en su edición original estadounidense, con incursiones a la francesa, que consulto varias veces al día, y de El País, que me lo compro en papel diariamente y lo leo de punta a rabo. Pero el producto actual, al menos en sus dos primeros días, es decepcionante. Habrá que dejarle tiempo a que evolucione.

Del Huffpost americano me entusiasma su riqueza de contenido, la capacidad de publicar breaking news y seguimientos noticiosos bien seleccionados y de tendencia progresista con temas más de fondo y otros más ligeros, sabiendo mantener el estilo de titulación y redacción. Al HUff español le cuesta enormemente adoptar la flexibilidad necesaria en la titulación y redacción, y a veces resulta patético en el esfuerzo. Hay poca tradición de softnews en España, y además, en este caso se ve cómo se paga caro el dichoso lecho de procusto de los libros de estilo y la escuela que han creado. Pero también es cierto que lainformación.com es un sitio con tendencia a las softnews que lo hace muy bien, y al mismo tiempo es serio y completo.

De modo que cuando el lector salta de Política o Internacional a otras secciones, la sensación es penosa, porque si el lector es un periodista veterano, como en este caso, percibe la incomodidad en que se encuentran unos redactores puestos a escribir de unos temas… en los que sencillamente no creen. En cambio, las secciones de estilo de vida, moda, gente, espectáculos, americanas, son completas y muy bien escritas. Es incomprensible cómo, teniendo el apoyo de la buena sección de ciencia y tecnología de El País, las del Huff español sean tan canijas.

Una de las secciones del HuffPost que leo con más asiduidad es la de religión. Refleja el pluralismo religioso de América y trata en plan de igualdad todas las confesiones. En ella se producen diariamente polémicas entre los lectores impensables en nuestro país, por la simple razón de que los lectores de diarios españoles son más analfabetos en cultura religiosa que los periodistas, que ya es decir. En el Post, a poco que uno lea más o menos inglés, se hace enseguida con conocimientos generales de judaísmo, hinduismo, sikkhismo, y de las distintas denominaciones protestantes (el desconocimiento del protestantismo español no es ya incultura sino un verdadero déficit democrático en cuanto a pluralismo). Cierto es que la sección de religión del Huff americano corresponde a la realidad social de aquel país, y por eso no hago ningún paralelismo en este sentido, sino en otro que me parece importante: en la edición española no han sacado ninguna enseñanza de lo que significa la presentación de una publicación con una riqueza temática tan variada. Se remiten a la consabida distribución de la información por secciones propia de la prensa española, aburrida, obsoleta e inoperante, que ya tratamos de romper en 1979 los que fundamos El Periódico.

Ese es precisamente el problema de El Huffington Post: es una mala imitación del producto original, hecha con desgana y desconocimiento, en la que no se ha introducido ningún elemento innovador. De los firmantes de los blogs no digo nada porque la selección de nombres da risa: uno ve que la columna la encabeza Juan Luis Cebrián, quien no hace más de tres años los denostaba, y se tira p’atrás.

Un mérito lo tiene: rompe rotundamente, como no podría ser de otro modo, con la odiosa tendencia de extrema derecha de buena parte de la prensa digital española y de su estilo chulesco.

4 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s