archivos

Archivos para

No hay periodismo deportivo

Nunca había habido tantos medios de información sobre deportes como ahora. Nunca había habido tanto fútbol en televisión como ahora. Durante el franquismo, se decía que el fútbol era una de las herramientas de lucha ideológica del régimen para mantener despolitizadas a las masas, pero en democracia hay más resonancia futbolística que en toda la historia del deporte y del mundo mundial.

Nunca había habido tantos periodistas deportivos como ahora. Nunca tantos periodistas deportivos habían tenido tan buena formación como ahora, la gran mayoría egresados de las facultades de comunicación. Los periodistas deportivos jóvenes bien formados escriben razonablemente bien y tienen una cultura general equiparable a la del resto de profesionales. En el franquismo, la mayoría de periodistas deportivos eran unos zotes, casi como la mayoría de futbolistas. Los que ocupaban puestos de responsabilidad eran adictos al régimen, como lo eran los dirigentes deportivos, ya que desde la implantación del estado franquista el deporte fue adjudicado a las estructuras de la Falange. Los más jóvenes que no llevaban camisa azul eran arribistas “despolitizados” que lograban destacar a base de trabajo, protección o cara dura. El estilo bronco, nacionalista español, desconsiderado y faltón que observamos ahora en tipos como Mourinho, Karanka o Clemente nació entonces: hijo del falangismo de la dialéctica de los puños y las pistolas.

Nunca había habido tantos periodistas deportivos que trabajasen en catalán. En la década de los 70 sólo había un redactor capaz de escribir de deporte en nuestra lengua, Antoni Morera Falcó, de El Correo Catalán. Él fue el pionero del periodismo deportivo escrito en catalán y pensado en catalán, muchísimo antes que Joaquim Maria Puyal.  Cuando este periodista rompió la barrera de las retransmisiones deportivas en lengua catalana, recuperó la tradición periodística en la lengua propia del país, que constituye aún un modelo de periodismo popular de calidad y divertido. Pero lo que ahora mismo es perfectamente normal y tiene gran éxito, en 1976 era una rareza.

Nunca había habido tantos recursos profesionales y técnicos para la práctica del periodismo. No sólo internet, sino en el campo del vídeo, el audio y las transmisiones. Pedro Ruíz, famoso como humorista en el escenario, se dio a conocer como periodista deportivo presentando al público un raro y maravilloso invento: la moviola. Es decir, un magnetoscopio que permitía revertir la imagen en movimiento de un partido y volver a pasarla para revisar lo que en ella se registró. La moviola dio tanto que hablar en el periodismo deportivo de aquella época que parecía que se tratase del teletransportador de Star Treck. Hoy cualquier joven periodista deportivo sabe cómo organizar la producción técnica de sus realizaciones.

Y sin embargo, con todos esos adelantos, ese progreso innegable, ese avance profesional y técnico, ningún periodista ha sido capaz de cumplir con lo que era su obligación antes del 27 de abril pasado: averiguar quién sucedería a Josep Guardiola como entrenador del FC Barcelona.

Hemos asistido a todo un despliegue de alabanzas, hagiografías y reconocimientos a Guardiola, más que merecido todo ello, pero no hemos visto que ningún periodista fuera capaz de cumplir con su oficio, que es adelantarse a los  acontecimientos y dar noticias en primicia.

La obligación del FC Barcelona es mantener a resguardo sus movimientos estratégicos. La obligación de los periodistas que siguen su actualidad es romper las barreras de ocultación y silencio, legítimas en sí pero hechas para ser superadas por el periodismo. Tan digna y necesaria es una cosa como otra. Cuando no hay voluntad o habilidad de superación de esas barreras no hay periodismo, hay otras cosas: divulgación, publicidad, compadreo incluso. El periodismo es independiente y los periodistas no tienen amigos, sólo fuentes y objetivos informativos.

El que Josep Guardiola no conceda entrevistas exclusivas a periodistas o a medios no es óbice para que no pueda ser seguido informativamente. Precisamente cuando se da esa situación, a la que el deportista tiene derecho, es cuando más han de insistir los periodistas en el seguimiento de lo que de interés informativo tiene su actividad. Es posible no poder entrevistar a un personaje y al mismo tiempo trabajar informativamente todo lo que a él concierne para obtener noticias de interés y si es posible de impacto.

Entiendo la fascinación que Guardiola produce en la gente. Yo mismo le admiro mucho y así se lo he dicho personalmente; es una de las personas más inteligentes que he conocido en mi vida periodística, no sólo en el campo deportivo. Es natural que él mismo utilice esa fascinación como medio de producirse y protegerse. Y también lo es que quienes le admiren mucho trabajen a fondo para desvelar lo que interesa al público que debe ser informado. Eso se puede hacer sin caer en el amarillismo, la prensa rosa, la frivolidad o la falta de respeto. El periodismo exigente siempre es de calidad.

No ha habido pues, al final de la etapa Guardiola como entrenador del FC Barcelona, periodismo deportivo de verdad y de calidad. Ha habido admiración, fascinación, entusiasmo, pero no ha habido periodismo. Y eso no es bueno ni para los periodistas, para los medios, para los ciudadanos y para los propios interesados. Corremos el riesgo de tener un periodismo deportivo más formado, profesional y abierto que el del franquismo pero igualmente opaco.

Y si no, que se me diga qué periodista y qué medio está siguiendo ahora mismo, en claves de periodismo de investigación, la singular situación económica de los clubs y de la liga de primera división, esa descomunal burbuja económico-deportiva que un día nos estallará en la cara.

Repsol no es España pero sus trabajadores sí

Lo argumenta muy bien Joaquim González Muntadas, secretaro general de FITEQA-CCOO: “Repsol no es España, es cierto, tan cierto como sí son España sus 17.000 trabajadores/as directos en el país y muchos de sus 480.000 accionistas minoritarios. Como lo son sus complejos industriales de Euskadi, Galicia, Castilla-La Mancha, Murcia y Catalunya, donde trabajan cientos de empresas de servicios y en ellas bastantes miles de trabajadores. También su puntero Centro de Tecnología de Móstoles (Madrid) y sus 3.620 estaciones de servicio repartidas por todo el país. (…) Repsol no es España, pero su presente y futuro no son ajenos a los intereses de sus trabajadores y del conjunto de la ciudadanía. Así lo entiende el sindicalismo cuando no comparte la opinión de los que consideran que las empresas son exclusivamente de sus accionistas, uno de los muchos frentes de nuestra confrontación. Y estas posiciones ultraliberales son las que pueden acabar reforzando algunos argumentos que critican a CC.OO. y UGT porque hemos expresado nuestra preocupación y compromiso con la defensa del proyecto industrial de una de las mayores empresas industriales de nuestro país”. Vía Metiendo bulla, José Luis López Bulla.

Societat.cat, nueva revista digital de izquierdas

Acaba de aparecer Societat.cat, una nueva revista digital de izquierdas que promete mucho y, de momento, resulta interesante. Ha sido cocinada en los entornos de la izquierda de EUiA e ICV y quiere ir más allá. Respira espíritu de unidad, está libre de sectarismo y apunta a algo que algunos comenzamos a decir abiertamente: las tareas que tiene ante sí la izquierda catalana superan ¡enormemente! los límites y dimensiones de sus organizaciones.

Estoy seguro de que muchísimas personas se alegrarían de que ICV y EUiA se uniesen en una sola formación política. Y también estoy seguro de que tal formación no representaría tampoco el fondo social izquierdista de Catalunya: seguiría habiendo mucho trabajo por hacer. También estoy seguro de que el PSC conseguirá resurgir y ser de nuevo el gran partido de la izquierda reformista catalana. A pesar del esfuerzo que se hace intensísimamente desde el catalanismo llamado soberanista, a derechas e izquierdas,   por borrar el PSC del mapa. El ninguneo del PSC a base de llamarlo sucursal del PSOE en Catalunya es patético. Lo digo sin maldad: qué más quisieran que ser eso. Lo de las dos almas es de risa: ojalá hubiera tres o cuatro. Lo inamovible es que no hay un avance de izquierdas en ningún país democrático sin un fuerte partido socialista reformista ocupando la centralidad del espacio político. El sueño izquierdista del “sorpasso” y la ocupación hegemónica de su espacio es una locura. No porque no sea legítimo aspirar a ello sino porque quienes buscan eso lo hacen partiendo de un sectarismo y un reduccionismo ideológico que les incapacita para comprender y gestionar las sociedades democráticas del siglo XXI, que son de por si más complejas que sus mentes. En una sociedad democrática, todos los izquierdistas somos reformistas, incluidos los comunistas. Lo demuestra el hecho de que se presentan a las elecciones para gobernar las instituciones. Lo demás es literatura barata.

Todos los izquierdistas reformistas no suicidas deberán confluir más pronto que tarde en un nuevo espacio sociopolítico, que no tendrá nada que ver con lo que fue el gobierno tripartito de izquierdas. Aquel gobierno estaba construido a partir de la cultura del tardofranquismo y la transición en un momento que esa cultura ya era obsoleta (como se demostró en el hundimiento de las obras del metro en el Carmel y la “gestión” del asunto). Para poder hacerlo deberán reconstruir un espacio cultural progresista, porque sin hegemonía cultural no hay hegemonía política. Dentro de él, deberán debatir las distintas dinámicas que se refieren a gestionar lo público (socialistas) y lo común (comunistas). Y ofrecer a la ciudadanía algo más que clichés gastados y lengua de madera. No es la izquierda la que está en crisis, está en crisis la sociedad entera, y hay que recuperar el viejo lema: o socialismo o barbarie.

Deseo fervientemente que Societat.cat sea una de las muchas herramientas que necesitamos para conseguir eso.

Los amigos de Societat.cat me publican mi artículo República y elefante: falta de sensibilidad y sentido en las instituciones y la prensa, con lo que me honro en aparecer junto a firmas tan interesantes como estas:

Jordi Ribó: El día después.

Salvador Milà: Construïr una nova política, una nova societat.

Josep Fontana: Més enllà de la crisi (PDF).

Xavier Navarro: No és que no se’n adonin, és que defensen el seu model.

Hay muchísimo más material, y la revista crece día a día. Vale la pena leerla.

Eugeni Sallent, un Boi Ruiz per a TV3?

S’ho pregunta Media.cat, observatori crític dels mitjans: “Si no hi torna a haver una sorpresa com la que a última hora va evitar el nomenament de Ramon Rovira, la reunió de demà del Consell d’Administració de la CCMA nomenarà Eugeni Sallent, director de RAC1 i RAC 105, com a nou director de TV3 en substitució de Mònica Terribas.

I si la primera opció ja va alçar malestar, per l’alt grau de suport que té Terribas, no sols entre la plantilla de TV3 i els professionals de la comunicació en general, sinó entre àmplies capes de la societat civil –només cal mencionar l’insòlitcomunicat del cantant Lluís Llach-, el pla B no ha millorat gaire les coses.

Al seu favor, Sallent hi té el seu èxit al capdavant de RAC1, que ha dirigit des de la seva creació del, gairebé, no res fins a ser l’emissora líder en audiència a Catalunya, convertint-la en el primer mitjà de comunicació privat en català líder d’audiència en el seu sector i, a més, mantenir una línia editorial relativament independent de La Vanguardia –només cal recordar que l’emissora va acollir durant anys el programa Minoria Absoluta, fins i tot durant molt de temps en que aquest tenia una audiència més aviat modesta-.

Però a l’altra banda de la balança hi comptarà, i molt, les constants declaracions de Sallent molt crítiques amb els mitjans públics, tan a nivell personal com en la seva part de responsabilitat pel seu càrrec de vice-president de l’Associació Catalana de Ràdio (ACR), l’entitat que agrupa les empreses privades del sector. Sallent ha declarat, tan en conferències com en entrevistes, que “el finançament mixt de la ràdio pública és una dificultat afegida als negocis de la privada. Però hi ha altres problemes que van més enllà de la publicitat (…) per exemple en el que es refereix a l’accés de l’espai radioelèctric”.

Unes opinions coincidents amb la pressió constant que ha exercit l’ACR per tal d’aconseguir la llei que regula la supressió gradual de la publicitat a Catalunya Ràdio i –de moment amb menys èxit- la reducció de freqüències per a les emissores municipals, arribant a proposar l’eliminació de COMRàdio.

Aquest perfil ve sumat a que Sallent entra amb el mandat exprés de “realitzar un pla d’ajustos i redimensionar la plantilla” de TV3, objectius amb els que coincidia recentment en unes declaracions a l’Ara, on afirmava que “Els mitjans públics, però sobretot TV3, han de seguir defensant la seva posició de referència a Catalunya protegint el model. Però també s’han d’adaptar a les exigències actuals aplicant criteris de gestió que optimitzin els recursos”.

Per això és força probable que els gestos de rebuig i malestar dins i fora de la CCMA siguin encara més grans que quan es va proposar Rovira per al càrrec. N’hi ha, fins i tot, que ja comparen Sallent amb Boi Ruiz, pel seu perfil de gestor privat que ha entrat al sector públic amb una clara voluntat de desmantellar-lo. Oficialment per “adaptar-lo a les exigències actuals” però –segons pensen molts- per afavorir interessos concrets d’empreses privades. En aquest cas el Grup Godó, acusat en nombroses ocasions de voler reduir el pes de TV3 per afavorir 8TV”.

Algunes observacions sobre la diada de Sant Jordi

Per si no havia quedat prou clar, Sant Jordi és el dia del llibre, no de l’escriptor ni de l’editor. El president del gremi de llibreters ho ha dit ben clar: “Hem aconseguit dur la moda el bestseller a Sant Jordi”. Sant Jordi és el dia que compren llibres els qui no compren llibres.

El Dia del Llibre ha esdevingut, amb els anys, un èxit descomunal. El preu és que els escriptors no comercials són gairebé invisibles, igual que les editorials petites. Totes les parades són gairbé iguals, totes amb gairebé els mateixos llibres. Però la diada fa efectiva la presencia del llibre a la societat com no passa a cap altre país.

El llibre i la lectura sempre estan en perill: ara, la manca de formació que es dóna a l’escola o a la universitat; ara, els aparells de lectura digital o internt; ara, la televisió. El cert és que mai hi havia hagut tanta gent alfabetitzada, mai s’havien comprat tants llibres i mai els havia comprat i llegit gent de classes socials tan diverses. Alguns encara tenen la Catalunya republicana com a la nació somiada, quan aleshores els lectors en català, i en castellà, eren una petitíssima minoria localitzada en una minúscula classe mitja i una minoritària avantguarda obrera. La Catalunya llegida és aquesta, la del nostre temps.

El fenòmen del llibre mediàtic és el que confirma l’èxit del llibre com a producte. Ja pots ser famós a la televisió, que no seràs algú fins que publiquis un llibre i el signis per Sant Jordi. I els escriptors no s’adonen d’aquesta prova del nou del seu èxit i hegemonia, i rondinejen –encara!– per la popularitat dels mediàtics.

Hi ha gent que es queixa que hi ha llibres que no es venen. Però és que hi ha llibres que no s’han de vendre. El fet que segons què escrit per segons qui tingués èxit seria una dada preocupant.

Els llibres d’autoajuda ocupen un lloc important a moltes parades. Per a mi és una dada positiva, vol dir que els maniàtics depressius de l’intel.lectualitat europea no tenen res a fer davant les necessitats i intuicions de la gent. Hi ha qui diu que estan mal escrits, es nota que no s’han posat a llegir més d’una novel.la signada per nom conegut.

No vaig veure ni una sola bandera del Barça ni moviment a l’entorn de cap llibre sobre aquest fet futbolístic. La derrota davant el Madrid i el reflex al Sant Jordi de 48 hores després fa pensar que hi ha alguna cosa de molt feble al cor del fenòmen de masses que anomenem barcelonisme.

Miro per sobre les parades dels partits: CDC, UDC, Reagrupament, SI, independentistes diversos, ICV, EUiA i PSC. A la dels ecosocialistes, el llibre de Nichi Vendola, en català i italia. A la dels socialistes, dos o tres llibres i dos fulletons de la fundació Rafael Campalans. I tot el mostrador ocupat per punts de llibre amb l’horripilant disseny d’urgència perpetrat per al darrer congrés del partit. Tot respirava una soledat eixuta i trista. Un dels llibres recull el pensament de José Antonio González Casanova, i està dedicat a l’enyorat Joan Ignasi Urenda; fa més punyent encara l’enyor.

L’endemà, l’Ara exhibeix la seva portada santjordienca feliç i optimista a l’edició digital. L’Avui dedica només un petit bocí amb una croniqueta titulada amb desgana. El seny és alegria i la rauxa, emprenyamenta paralitzant.

Sant Jordi, el dia que els catalans som feliços

Sant Jordi és el dia que els catalans som feliços. Per mi és el millor dia de l’any, amb les festes de Nadal, i ho deixo tot i surto a passejar amb la meva dona, a veure llibres i gent. Els llibres que hi ha me’ls sé de memòria i la gent també, però m’agrada caminar per Barcelona com si encara hi visqués, és a dir, sense adonar-me que entre l’ambició d’uns i la covardia d’altres, la meva ciutat és cada cop menys la ciutat de tots nosaltres. Però, què seria de Catalunya sense una capital com Barcelona? Doncs, el Rosselló, amb tots els respectes als rossellonencs i als catalans de “comarques” que veuen en el “centralisme barceloní” la mare de tots els greuges.

De manera que, Rambla de Catalunya avall, vaig anar trobant amics i companys d’aquells que, tot i haver treballat plegats, te’ls estimes. En Jaume Barberà, contentíssim de l’èxit del seu programa Singulars, signant el llibre que ha fet sobre els seus entrevistats, i al seu costat, en Lluís Caelles, que amb en Nicolàs Valle ha escrit un sobre el tsunami de Japó i la catàstrofe de Fukushima. En Jaume s’entreté dedicant el seu llibre als lectors i està convençut que l’èxit de Singulars es deu a que en la situació actual, la gent busca algú que els expliqui coms i perquès i els doni ànims.

Més avall arribo a la paradeta de El Jueves, amb el meu vell amic Oscar Nebreda al capdavant. Tot just veure’m, exclama: “¡Ostia, ya has salido de la cárcel! A mi, hoy me han soltao las monjas…”. Amb una forta abraçada recordem els farts de riure que ens hem fet en l’època en que la gent reia amb tonteries. La fidelitat que El Jueves ha suscitat en el seu púbic és admirable. Si la gent és capaç de riure amb historietes i acudits és que encara anem bé. Hi ha qui diu que la manca de compromís polític de molts ciutadans es deu al programa Polònia, i jo vaig dir una vegada que em tocava representar TV3 davant un públic inquiet que el dia que veiéssin que la televisió només donava òpera, programes literaris i coses molt serioses és que havia arribat l’hora de sortir al carrer amb armes. A l’Òscar els seus lectors li demanen que els dibuixi un Jordi Culé, quan fa gairebé 20 anys que el ninotet no apareix a TV3; això vol dir que de moment estem salvats.

I finalment em trobo amb Rafael Nadal, autor de Quan èrem feliços i ex director d’El Periódico. L’èxit del seu llibre és rotund: el segon més venut entre els de ficció. I jo me’n alegro molt. En Rafa ha dirigit magníficament a la gent que ha tingut a les seves ordres al diari, i va plegar per no haver d’aguantar el que no podia aguantar i per no haver de fer el que li demanaven fer. S’ha reconvertit en autor d’èxit i en articulista original, aquella originalitat que consisteix en dir el que es pensa sense ajustar-se a les mesures preestablertes pels mandarins polítics, culturals o institucionals d’aquest signe, de l’altre o d’el de més enllà. Exactament el llit de Procust que està engegant cap a la misèria la premsa impresa. En Rafa està exultant i, per acabar de compondre l’estampa, apareix l’esposa del nostre enyorat mestre Josep Pernau. Sant Jordi és el dia que tot encaixa i que tots ens trobem plegats: és el Nadal de primavera.

Sant Jordi és el dia que els catalans sortim al carrer éssent allò que voldriem ser: nets, nobles, cultes, rics, lliures, desvetllats i feliços. Per un dia deixem les cabòries a banda i ens submergim en un jo col.lectiu que ens retorna el millor de nosaltres mateixos. De vegades em pregunto si, al llarg de la nostra història, els catalans hem assumit moltes més càrregues que les que un poble pot dur a sobre. No només la salvació de la llengua, la cultura i el país, sinó aparèixer davant el món com els més pulcres, eficients, educats, cultes, exquisits, solidaris, cívics i excel.lents. La nostra polaritat no és el seny i la rauxa, és el narcisisme i la depressió obsesiva. Així, prohibim les corrides de toros a les capitals i autoritzem els correbous meridionals; diem que el nostre model és Manhattan i ens delim per guanyar Eurovegas; demanem que TV3 sigui la perla més pulcra de la nació però ens fa por lluitar per la seva independència gubernamental.

I tot és molt més senzill: es tracta de ser com som, ser qui som i ser feliços. Com ahir, que no hi va haver crisi i es van vendre més llibres que mai mentre la gent passejava i somreia. Així de simple.

Fotografia: Rafael Nadal signant llibres. Foto de Marc Martí.

Julian Assange y el parto de los montes

 

Julian Assange, el fundador de Wikileaks, debutó ayer en el canal de televisión ruso Russia Television con su programa El mundo del mañana, tal como había venido anunciando. Se trata de un canal privado que se considera muy próximo a Vladimir Putin o, por lo menos, a los intereses oficiales rusos en materia de propaganda dirigida al exterior.

El primer programa fue una entrevista a Hassan Nasrallah, el jefe del movimiento chiita libanés Hezbollah, considerado un “terrorista” por Estados Unidos, Israel y la Unión Europea.

Assange realizó la entrevista desde Inglaterra, donde permanece bajo arresto domiciliario, con Nasrallah, quien se comunicó “desde un lugar secreto en Líbano”, y seguirá haciéndolo con todas las que constituirán el nuevo programa, titulado El mundo de mañana. Assange dijo que pretendía entrevistar, a lo largo de 10 capítulos, a “iconoclastas, visionarios y expertos de poder” en busca de analizar el futuro de la comunidad mundial.

La entrevista fue, en la práctica, una oportunidad para que el dirigente del movimiento terrorista justificase su posición y acciones, hiciese propaganda contra Israel y adoptase posturas concomitantes con la estrategia rusa en el tablero mundial, en un momento que la posición de este país se encuentra comprometida por su actitud ante el conflicto de Siria.

Con independencia de lo que cada cual pueda pensar sobre la situación de Rusia, resulta chocante que un defensor de la libertad de expresión vaya a parar a la televisión oficialista de un país en el que todavía no se ha resuelto el caso del asesinato de la periodista Anna Politkovskaia, asesinada después de haber comprometido muy gravemente en público el papel de Putin y sus antiguos colaboradores del KGB en la guerra de Chechenia.

Pero el escarnio es todavía mayor cuando la emisión inaugural de Assange es una entrevista a Nasrallah, quien, en el preciso momento en que la posición de Rusia respecto a la situación de Siria se sostiene cada vez más precariamente, se dedicó a proferir argumentos en apoyo de esa dictadura que le sostiene.

Quienes creímos que Wikileaks era un ejercicio sano de transparencia informativa vemos ahora con tristeza cómo su impulsor no ha sido capaz de mantener su independencia y se ha aproximado a un centro de poder que no es precisamente un dechado de pluralismo. Y más tristeza da ver que se configura una nueva división del mundo en bloques, en la que el antiguo bloque soviético trata de aparecer como un contrapeso “progresista” al mundo capitalista, buscando aliados entre la izquierda no socialdemócrata, los regimenes autoritarios árabes y tercermundistas y los diversos populismos. Es inquietante ver cómo, en medio de esta estrategia, mucha gente progresista que vive en países democráticos está reincorporando un lenguaje de guerra fría, sin matices, alimentado descaradamente por señores de horca y cuchillo.

Por lo que respecta a Julian Assange, haber caído en la trampa que alguien le tendió no le exime del significado de este significativo movimiento. Cuando uno está metido en un tinglado como Wikileaks no se va a la cama con dos señoras al término de una conferencia, a no ser que sea un idiota, un ignorante en la historia del espionaje o un presuntuoso de marca mayor.

Cada cual tiene derecho a patearse su prestigio como desee, pero es bien cierto que los dioses ciegan a quienes quieren perder, sobre todo cuando creyeron ser periodistas y en realidad eran otra cosa. Ya iremos viendo qué cosa exactamente. De momento, el parto de los montes ha tenido lugar y, en vez de un ratón, ha arrojado un ejemplo de que los riesgos para la democracia no vienen solo de los centros de poder del capitalismo neoliberal sino de los señores de la guerra que tratan de atraer a sus siniestras causas a la gente progresista. Con Assange de palanganero.

(El vídeo de más arriba contiene el programa entero doblado al español).

Curso sobre verificación de fuentes y webs para periodistas

La periodista y analista de medios Silvia Cobo ofrece un curso sobre Verificación de fuentes online e investigación de webs para periodistas. Será el próximo miércoles 25 de abril en el Centre de Formació i Desenvolupament que ha impulsado el Col·legi de Periodistes de Catalunya.

El curso será de cinco horas y se profundizará en toda una serie de técnicas de reporterismo online avanzado centrado en detectar sitios web fraudulentosperfiles falsos en redes sociales, imágenes, videos e informaciones difundidas a través de redes, estudios, o sitios web falsos.

Inscripciones,  en la web del Centre.

Silvia Cobo dedica a estas cuestiones todo un capítulo en su libro Internet para periodistas.

Si estáis interesados, podéis apuntaros aquí.

República y elefante: falta de sensibilidad y sentido en las instituciones y la prensa

Ayer escribía que “la Casa Real española ha perdido el contacto con la realidad. No es la ciudadanía la que se aleja de ellos sino al revés”. Hoy puedo observar que la prensa diaria está recorriendo un camino semejante. Es comprensible que ABC no publique en portada la foto del Rey y el elefante abatido, pero no en el caso de La Vanguardia, por más que su editor sea conde y su familia, monárquica juanista. La prensa que no se edita en Madrid debe prestar atención a sensibilidades que van más allá de la milla cuadrada imaginaria en que consiste el mundo en que vive la política institucional y cultural española. Pero lo que no se entiende es que haga caso omiso de la que estuvo cayendo ayer en la red al respecto. Ya se sabe que prensa impresa y nuevos medios en red no desempeñan el mismo papel, pero corresponde a aquélla mantener la mano en el pulso de ésta en tanto que realidad social.

No, no se puede salir a los quioscos con crónicas de los corresponsales en la Casa Real y análisis cortos de alcance. La excepción de El País al publicar el acertado artículo de Antoni Gutiérrez-Rubí titulado “¿Y si no se hubiera caído?” –que esconde a medias un doble sentido– es destacable, y el resto, preocupante. Una oreja atenta podía detectar ayer un pequeño pero significativo paso –no me atrevo a decir salto– cualitativo en la consideración popular de la monarquía española. Pequeño pero capaz de generar una creatividad en la propaganda política republicana que hay que tener mucho en cuenta. Una cosa es creer que la República Española es cosa de los abuelos y de un tiempo que hay que olvidar, y otra sacarse de la manga un elefante silueteado y rellenado con los tres colores de la bandera constitucional histórica. Observo que mucha gente joven, que no sabría si identificarse con los grupos comunistas, libertarios o alternativos, sí que se reconoce en el símbolo antiguo y ayer insólitamente renovado. Y lo mismo sucede con muchos independentistas catalanes, que ayer exhibieron también una bandera que recuerda que fue esta nación la primera en proclamar la república en territorios hispanos. Incluso independentistas vascos de Bildu se manifestaron acogiéndose a la tricolor.

Menciono todo eso porque no se trata de detalles que queden magnificados por la red. Hay que andar con cuidado con “los internautas”: la SGAE y los muñidores de las “políticas culturales” aprendieron muy crudamente que los internautas no son otra cosa que los ciudadanos (sólo mi amigo Jaume Sisa parece no haberse dado cuenta de ello). La desorientación de mucha gente, la aspiración a la justicia y el pésimo tratamiento de la cuestión de las fosas de los represaliados durante la guerra y la posguerra han hecho que las cosas se muevan en este sentido. Párense un momento a pensar: desde el 15 de mayo de 2011 se ha venido reclamando al movimiento indignado que exprese un programa concreto. ¿Y si ese programa acabase resultando ser la República Española como ejemplificación de la justicia y el progreso?

Después de la jornada de ayer, esa identificación resulta un poco menos inimaginable. Siquiera sea por contraste, porque la imagen del cazador de elefantes y todo lo que implica apesta a antiguo y reaccionario, y ha echado por los suelos la imagen del Rey campechano, buena persona, que no quiso crear una corte para no llevar sobre sus hombros la carga cultural histórica de la aristocracia; se la ha echado encima de golpe.

Y los periódicos, tocando el flautín. No he visto publicada la enorme tricolor que los militantes de Esquerra Unida i Alternativa colgaron de Las Arenas, y menos mal que ha salido algún cromito de la concentración de la plaza de Catalunya. Las empresas periodísticas, salvo excepciones (aunque ahora mismo no sabría citar cuál) tienen una concepción meramente instrumental de la red y sus redes sociales. Piensan en términos de marketing y viralidad, pero no se dan cuenta de que está en juego mucho más. ¡Son los lectores, estúpidos, los actuales y los potenciales! Sólo hay que mirar hacia el ejemplo de The Guardian, que tiene un buen número de redactores dedicados a sumergirse en los comentarios que los lectores hacen en su web para convertirlos en material informativo, alerta de posibles fuentes o, incluso, material de reescritura para nuevas piezas periodísticas. A pesar de las apariencias, los editores de diarios hacen como los dirigentes de la SGAE, dengues y melindros al descubrir que la gente realmente existente, que va por la calle y se interesa por la actualidad no encaja en el lecho de Procusto de su mundo cultural.

Veremos qué pasa si empiezan a circular entre los jóvenes pins con elefantes tricolores. Y si los sindicalistas se los ponen también. El pasado 29 de marzo unos y otros se manifestaron juntos más a menudo que lo que las páginas dedicadas al vandalismo de gente no trabajadora dejaron ver.

ACTUALIZACIONES:

1. José Sanclemente, experto en medios, editor de diarios y escritor, profundiza en la cuestión de cómo los diarios contienen el debate en contraste con la red.

2. Artículo de José Antonio Zarzalejos en El Confidencial que marca un punto de inflexión en el tratamiento que los periodistas mainstream dan a la cuestión real en España. Zarzalejos fue director de ABC y ahora escribe en La Vanguardia.

3. Quién es la princesa Corinna Sayn-Wittgenstein, mencionada en el artículo de Zarzalejos.

4. En La Lamentable, José Martí Gómez recuerda las relaciones peligrosas con Javier de la Rosa y lo que resultó ser un cese encubierto de Puig de la Bellacasa en la casa real.

Yo estoy con los elefantes

Parecía un particular annus horribilis pero no se trata solamente de eso: la Casa Real española ha perdido el contacto con la realidad. No es la ciudadanía la que se aleja de ellos sino al revés. Ir a cazar elefantes a Botswana no sólo es inoportuno, es profundamente obsceno. Por la imagen de ociosidad y lujo innecesario, pero por lo poco que ello se compadece con la creciente sensibilidad de respeto a los animales que existe, más aún en el caso de los elefantes, crecientemente percibidos como gente sensible y prudente.

El accidente del hijo de la infanta Elena parecía el resultado de una pifia insuperable, pues no se lleva a un niño de 13 años a hacer prácticas de tiro. Porque no es legal, y el entorno real debe cuidar al máximo este tipo de formas, pero también porque la sensibilidad social actual no asocia la caza con un estilo distinguido a lo gentleman farmer inglés sino con lo que hemos visto en películas como La escopeta nacional o, peor aún, Los santos inocentes. El admirado Miguel Delibes argumenta magistralmente sus razones para cazar, pero una voz en mi interior que no puedo acallar me dice que dañar seres sintientes es inmoral. A un niño, por real que sea, se le enseña a implicarse en actividades culturales, de ocio creativo, y de respeto a la naturaleza, como los miles de niños españoles que hacen lo propio en las escuelas.

Aun y así, escribí un texto en Facebook en el que me oponía a la burla que se ha hecho de tal accidente. Lo reproduzco aquí:

“Me molesta, me escandaliza, me subleva, me repatea los hígados que el accidente del niño Froilán de pie al cotilleo de escarnecimiento de la familia real española. No soy monárquico y ni siquera juancarlista sino republicano, pero creo que existe una ética ciudadana precisamente republicana que marca límites que no se deben traspasar. Y es ética republicana creer que todo ser humano es hijo de sus actos y no de lo que sus ancestros representan. Los choteos y coñitas sobre el niño, la monarquía, la dinastía borbónica y los disparos de escopeta son sencillamente repugnantes y punto. Este niño no representa nada ni a nadie, le ha tocado nacer en una familia determinada como a cada uno de nosotros la nuestra. No tiene edad para ser símbolo de nada y debe ser objeto del respeto y consideración que deben merecer todos los niños. Pensar lo contrario es creer que en la revolución de Octubre fue lícito fusilar al zarevich con toda la familia Romanov.

El clima de desazón que vivimos en medio de la actual crisis y las consiguientes actuaciones irresponsables de gobernantes y poderosos está haciendo que surja de entre las clases populares una actitud profundamente inmoral, de la que ellos también deben hacerse responsables. Las inconscientes alusiones a la respuesta violenta, más o menos en broma, es una muestra. Convive todo ello con otro producto cultural de la izquierda, el pensamiento políticamente correcto que conduce a la sobreprotección de la infancia, y he ahí que los mismos círculos que se ríen con el tirito de marras pueden ser los mismos que hayan pedido la retirada de Shin Chan de las pantallas de televisión; creo que me explico.

Estamos regresando a cierta mentalidad española de los años 20 y 30, basada en el desprecio y la reacción agria. A ello ayuda un nuevo anticlericalismo que, por una parte, viene propiciado por las actitudes ultras de gran parte del episcopado español pero que no se justifica dada la nula influencia que el clero tiene hoy en nuestra sociedad. Pero a esa mentalidad española de los 30 le gusta el desplante y el exabrupto bocazas. Es una muestra de un populismo que suele pasar por izquierdismo pero es en realidad la herencia de un carácter incívico de la mentalidad populachera del 1808, vivan las caenas y que vuelva el rey felón. Pasado por una supuesta cultura obrera que es falsa porque los padres de los obreros siempre nos habían enseñado a ser educados, y no como los aristócratas o potentados, despreciativos y groseros. A todas luces nuestros padres fracasaron, pues hemos adoptado los peores modos de despecho y desprecio de los pudientes, y los hacemos pasar por crítica y protesta”.

Lo del elefante es otra cosa. Antoni Gutiérrez-Rubí explica muy bien lo profundamente inoportuno que resulta ese suceso. Lo curioso es que en España no existe actualmente un estado de ánimo republicano que sea políticamente significativo. Pero el juancarlismo sentimental y práctico que hemos vivido se está disolviendo muy rápidamente. Los jóvenes ven en la monarquía como institución algo obsoleto, y ahora comenzarán a verla como algo perjudicial. No tendría que ser forzosamente así, pues olvidamos que los países donde se ha realizado más a fondo el estado del bienestar propuesto por el socialismo democrático han sido monarquías, como los países nórdicos, Holanda e incluso el Reino Unido, con un movimiento obrero y un partido socialista potentísimos. La juventud española, en todo caso, no es juancarlista ni por pragmatismo. Nadie se ha tomado la menor molestia de hacer que eso pudiera ser distinto, ni siquiera el príncipe Felipe.

Y encima, Juan Carlos es presidente de honor de World Wildlife Fund España.

Hace tiempo publiqué en mi antiguo blog un artículo sobre la verdadera naturaleza de los elefantes, que hoy es muy oportuno reproducir aquí.

Anoche soñé con elefantes, en lugar de soñar con la hipoteca, como todo el mundo. Me pasé el día pensando en ellos. Cada día me atraen más los animales y las plantas, pero ello no es fruto de mi mayor conocimiento de las personas. El problema de los movimientos animalistas es que llegan a hacerse antipáticos con esa actitud que décadas antes hallamos en el feminismo, más recientemente en ciertos sectores gay y, en el siglo XIX, en el movimiento obrero: el sectarismo dogmático. Pero los animales son los más débiles ahora, testigos mudos de una amenaza a la biodiversidad

¿Mudos, he dicho? Nada de eso. Los elefantes tienen un sistema de comunicación altamente desarrollado en el que intervienen todos sus sentidos, más una habilidad especial: comunicaciones enormemente eficaces y sofisticadas mediante sonidos de baja y alta frecuencia, nada menos que entre los 5 hz y los 9.000 Hz. Son capaces de emitir notas que abarcan ¡10 octavas! Los elefantes cantan, pues.

Son, en cualquier caso, los seres vivos con el cerebro más grande, con su proverbial memoria prodigiosa. Animales dotados de un intensísimo sentido social, ponen todas sus habilidades al servicio del grupo, cuya lealtad está por encima de la propia vida. Y ostentan verdaderos valores familiares como la solidaridad y compasión con los enfermos, los ancianos y los bebés, enternecedoramente mimados por toda la familia. Su eficaz sistema de comunicación está puesto al servicio no sólo de la supervivencia social y grupal sino de la socialización. Un elefante puede reconocer la voz ultrasónica de otro congénere hasta a 2,5 km de distancia, y puede detectar colegas a 10 km a la redonda y calcular la distancia a que se encuentran. Reconocen a los humanos y distinguen no sólo si son de uno u otro sexo sino si son peligrosos para ellos o no.

Cada vez estoy más convencido que nos aproximamos a un cambio de paradigma que no solamente será científico sino cognitivo. Hoy hablaba con mi profesor de antropología cultural, Albert Chillón, y le decía que más allá de la biosfera del planeta, lo que está en juego es su noosfera: la “atmósfera” de conocimiento, comunicación y conciencia que no nos viene dada sino que desarrollamos por nuestra voluntad y responsabilidad. Así, la ética adquiere una nueva dimensión: nuestros actos deben transformar la visión del mundo que tenemos, y esa visión hacerlo evolucionar en su conjunto. Un nuevo paradigma cognitivo para un mundo nuevo debe incluir necesariamente a los animales y a nuestra relación con ellos.

Pienso en los tiempos antiguos, en las visiones totémicas y las culturas chamánicas, y todo cobra nuevo sentido. Nuestra relación paternalista y proteccionista con los animales es simplemente la otra cara de nuestra actitud utilitarista y explotadora hacia ellos. Necesitamos tótems que nos enseñen a mirarnos en sus valores idealizados, necesitamos ir al encuentro de ese punto de sabiduría primigenia en el que la idea arquetípica que se halla tras su existencia nos inspire y guíe.

Joyce H. Poole, científica experta en animales y directora del proyecto Elephant Voices me sacudió ayer, cuando pensaba en estas cosas, desde una entrevista publicada en La Vanguardia. “Un elefante anciano recibe el respeto y la reverencia del grupo. Pero lo que me fascina de los elefantes es su soldiaridad, su compasión, su espíritu de equipo y de familia y su enternecedora fidelidad”, dice. ¿Estamos realmente en condiciones de infravalorar estas cualidades encarnadas en seres vivos, desde nuestra pretendida superioridad cognitiva e incluso metafísica?

Los elefantes son buena gente, “ojalá todos fuéramos como ellos”. Quizás disfrutaríamos realmente, pues “en la boda (de una pareja de elefantes) participa toda la familia (pues) las grandes elefantas matriarcas dirigen la manada familiar (…) hacia los sementales (y) cuando al fin se produce la unión con el dominante, la cortejada emite un ultrasonido específico que puede captarse hasta en 10 kilómetros a la redonda. Y entonces se monta lo que los zoólogos denominamos pandemónium de elefantes. (…) ¡Vaya juerga! Acuden elefantes de varias familias. Se baila, se canta, se tocan… ¿Puedo ser más específica? Pues se practican curiosísimos juegos de excitación mutua y con semen y tierra que suelen acabar en duchas colectivas. ¿Sigo?” La doctora Poole ha tenido, pues, el privilegio de ver el baile de los elefantes, durante años considerado una simple leyenda. Los elefantes cantan, bailan, aman y son buena gente. Pediré el elefante como totem.

Antes de leer la interresantísima información de Elephant Voices, leer esta introducción: Los elefantes no necesitan teléfono.

El gran Rudyard Kipling puso al elefante en uno de los sitios de honor de su Libro de las tierras vírgenes: el poderoso y leal Hathi. Pero también escribió un maravilloso cuento sobre el baile de los elefantes: Toomai el de los elefantes.

La idea de ilustrar este post con la imagen de Babar, el rey elefante, me la ha dado mi amigo Bienve Moya en su Facebook.

Josep Guardiola i la tradició jazzística amagada de Catalunya

La mort de Josep Guardiola em porta a fer una reflexió sobre la tradició de la música rítmica catalana, molt poc coneguda. Hem conegut aquest artista com a cantant melòdic, la versió nacional més propera al concepte de crooner. Va ser probablement el primer cantant comercial modern d’èxit, un èxit promogut per la ràdio –arran de la seva promoció per part de Joaquín Soler Serrano a Ràdio Barcelona– abans que triomfés Raphael, promogut a partir del seu triomf al festival de Benidorm.

Però Josep Guardiola era molt més. Va ser un dels últims supervivents de la tradició del jazz català de la preguerra. Una tradició molt poc coneguda perquè els seus membres per sobreviure van haver de disfressar-se de músics de ball horteres. Els seus mestres van ser el pare del Tete Montoliu i el mestre Jaume Planas, famós als anys 30 amb el grup Jaime Planas y sus Discos Vivientes. Aquests músics, amb una sòlida formació al conservatori, estaven fets a l’escalf del swing i van saber incorporar el latin jazz que va triomfar a Nova York, i això els va permetre ser músics per a tot, animant els balls a La Pérgola, Bolero, Emporium, Salón Rigat i tots aquests escenaris desapareguts. Guardiola ja es va fer força conegut com a saxofonista al conjunt que tocava al Rigat, on ara és El Corte Inglés de plaça Catalunya, i també era un notable violinista. El jazz el van haver d’aprendre fora del conservatori, doncs a aquest centre oficial de formació estava prohibit; com el tenia prohibit el mestre Lluís MIllet al Palau de la Música Catalana, fins que el Hot Club de Barcelona va aconseguir fer-hi el primer concert jazzístic.

Per als aficionats joves d’aleshores, el jazz era americà i francés, i no coneixiem els grans jazzistes que teniem a Barcelona. A Madrid no hi havia hagut una tradició com la catalana; allà es va popularitzar un saxofonista navarrés, Pedro Iturralde, i l’escenari era el Bourbon Street Jazz Club, impulsat per Alberto Bourbon. Era l’equivalent al nostre Jamboree, on les figures permanents eren Lou Bennet i el nostre Tete Montoliu, amb un trio que completavan Eric Peter al contrabaix i Billy Brooks a la bateria. Amb aquest trio va gravar en Tete el seu primer disc a Discos Edigsa.

Els cantants catalans no s’aproximaven als músics de jazz, tret de Núria Feliu, que gràcies al crític, periodista i musicòleg Albert Mallofré va conèixer els grans temes standard americans, i va començar a gravar temes com People, amb magnífiques versions lletrístiques del poeta Josep Maria Andreu. Andreu i el compositor Lleó Borrell van ser els autors de Se’n va anar, la cançó que Raimon i Salomé van fer triomfar al festival del Mediterrani; Borrell era un altre pianista provinent d’aquella tradició. Qui si que ho va fer era Francesc Pi de la Serra, que frequentava el Jamboree, on va conèixer el guitarrista René Thomas, que el va acompanyar en l’enregistrament de L’home del carrer, en una versió encara no superada. Pi de la Serra va ingressar als Setze Jutges no com a cantant, sinó com a guitarrista d’acompanyament de Miquel Porter, amant dels espirituals negres. Després va formar un quartet rítmic, Els 4 Gats, dedicat al rhythm and blues, el primer grup elèctric en català que va haver. Immediatament en van sortir dos més, Els Xerracs, liderats per Toti Soler i Jordi Barangé (que amb el temps es convertirien en Pic Nic, amb Jeannette Dimech), i Els Tres Tambors, amb Albert Batiste, Jordi Batiste, Josep Maria Farran i Gabriel Jaraba.

Però, en la pràctica, els veterans músics provinents de la tradició jazzística catalana de preguerra, després amagada, van ser el coixí musical de l’inici de la nova cançó. Començant pel mestre Josep Casas Augé, líder d’orquestres de ball i director musical de La Voz de su Amo, que va publicar el primer disc de les Germanes Serrano. Casas Augé, un gran catalanista, animava els cantants melòdics d’inicis dels 60 que treballaven en castellà a fer-ho en català, tasca a la qual es va afegir Salvador Escamilla, provinent del teatre i que havia actuat amb un grup vocal familiaritzat amb el latin jazz, liderat per Chano Montes i anomenat Los Millonarios de la Canción. Així vam sentir cantant en la seva llengua a noms populars d’aleshores com Francesc Heredero, Luisita Tenor, Toni Vilaplana i alguns més.

L’altre músic situat en un lloc clau va ser Francesc Burrull, que feia tasques de direcció musical per a Edigsa, a més d’Antoni Ros-Marbà (autor dels primers arranjaments de Raimon i Serrat) i que anys després ensenyaria en Lluís Llach a presentar-se en escena amb un grup musical complet. Aquesta tradició jazzística va influir els grups de rock amb formació musical, com ara Lone Star, amb el seu cantant Pere Gené, format com a pianista al conservatori, i el seu guitarra solista Joan Miró, l’únic membre dels grups dels 60 capaç de fer solos de guitarra com calia, junt amb el solista de Los Catinos, i a més virtuós del vibràfon. Lone Star van enregistrar un disc de jazz arran d’una actuació a Madrid i una altra feta a un portaavions de l’armada nordamericana.

Per als joves aficionats de l’època, els músics com en Josep Guardiola i altres, com ara Rudy Ventura, Dodó Escolà i tants altres esforçats jornalers dels escenaris, com ara en Chupi (pare d’en Toni Saigi) eren simplement patxangueros horteres. Però aquesta generació de músics es va treure la màscara amb l’aparició de la música laietana, quan l’Orquestra Mirasol aparegué incorporant Ricard Roda, el millor saxofonista català de tots els temps. Aleshores la gent va descobrir que altres col.laboradors dels cantants catalans eren gegants: Ricard Miralles, coautor del primer LP de Pi de la Serra i qui va ensenyar a Joan Manuel Serrat com es dirigia un espectacle musical, o Gabriel Rosales, el primer gran guitarrista que el nostre veí va tenir abans de Josep Maria Bardagí, hereu també d’aquesta tradició.

El tret comú de tots aquests músics era un sentit de l’humor extraordinari, àcid, punyent i immisericorde. Una manera d’encarar la vida i relacionar-se amb la gent molt vital, tremendament viva. Quan en Guardiola acabava una gravació, i era enllestida la darrera presa bona, començava aleshores a gravar la versió porno de la canço, creada i improvisada per ell al mateix estudi. Qui sap on deu parar la versió ultrapornogràfica que va fer de Come prima…

Puc donar fe personal de la característica comuna de tots aquests músics, als quals he tractat com a periodista, aficionat i amic: una bonhomia extraordinaria, una generositat inacabable, un afecte i calidesa personal entranyables. Tots ells han estat mestres de música i mestres de vida i mereixen la més gran admiració.

Fotografia: Carlos Pérez de Rozas (pare).

El verdadero problema de los creadores

Enrique Dans lo ha escrito tan bien que me ahorra redactar el post:

“El verdadero problema de los creadores no es la “piratería”. Es la oscuridad. El problema no son los fans que se descargan tus creaciones, sino una industria que exige su derecho a promocionar a quien la industria quiere, como la industria quiere, en los términos que la industria quiere. O mejor dicho, exige. El verdadero problema no somos los usuarios, es la industria. Esa es la gran verdad que la industria no quiere que se vea: que la red supone un acercamiento, muchas veces un contacto directo entre creadores y consumidores, y que los intermediarios que antes se dedicaban a salvar las distancias entre ambos ya no son necesarios. Detrás de la persecución a usuarios y páginas web, detrás de leyes Sinde-Wert, SOPAs y PIPAs, detrás de las demandas a quienes sugerimos la existencia de prácticas monopolísticas no hay nada más que el miedo a perder el control con el que durante muchos años han dominado todo el panorama. Un control que llevaba a que solo se escuchase lo que ellos querían, a través de canales completamente manipulados, con listas hechas por ellos mismos, con contenidos reiterados hasta la saciedad. En un mundo dominado por la escasez, la llave estaba en su poder.

A eso es a lo que de verdad temen: no a la “piratería”, sino a un nuevo escenario en el que los canales de producción, distribución y promoción ya no están bajo su exclusivo control”.

Vía: Enrique Dans

El miedo y la fobia como manera de gobernar

El conseller Felip Puig queda en evidencia en el análisis que hace Àngels Martínez Castells del uso que hacen las fuerzas reaccionarias del amedrentamiento: El binomio anticívico está formado por la retórica populista de la fobia que pretende dividir a la comunidad generando hostilidad y antagonismo para provocar la confrontación polarizada entre “nosotros y ellos” en tanto que la retórica del amedrentamiento “genera una espiral del silencio que permite desmovilizar, inhibir y acallar a todos por igual, imponiéndoles una estricta disciplina simbólica capaz de dominarlos moralmente. Y todo ello con objeto de obtener de buen grado su conformista consentimiento por unanimidad”. Vale la pena leerlo entero.

Europeus, Europa!

Amb aquest títol editorialitza Jaume Reixach, director d’El Triangle, amb uns arguments que ens hauriem d’aprendre de memòria: “La solució és Europa, és més Europa. Els països que conformem la Unió Europea sumem 500 milions d’habitants, el doble que els Estats Units i poc menys de la meitat que la Xina. Som, per tant, el bloc geopolític més ric i poderós del planeta. Què ens passa? Senzillament, no ens ho creiem i cada estat membre funciona amb la seva òptica particular.

Aquesta és la nostra gran feblesa estructural. La Unió Europea és molt més important i tenim un PIB més gran que el dels Estats Units, però en canvi tremolem com una fulla cada cop que Moody’s, Fitch o Standard & Poors (agències de notació nord-americanes) baden boca. A la Unió Europea tenim mitjans de comunicació molt potents i de referència -com Frankfurter Allgemeine, La Repubblica, Le Monde o El País-, però en canvi fem més cas del The Wall Street Journal o del Financial Times, els diaris econòmics anglosaxons, a l’hora d’avaluar la situació del Vell Continent”

Más allá de la creencia. Un artículo en la revista Cultura Masónica

La revista Cultura Masónica me publica, en su último número, un artículo titulado Más allá de la creencia: la realidad de una espiritual liberal y democrática. Se trata de un trabajo divulgativo que explica cómo, a partir de la modernidad, la sociedad ha buscado formas de expresión religiosa que se correspondan con la democracia, poniendo de relieve los puntos de contacto que esta búsqueda tiene con la propuesta de libertad de pensamiento radical que tiene la masonería desde su fundación.

Destaco la recuperación y expansión de formas de vida y sociabilidad espiritual que no responden al integrismo, al fundamentalismo religioso y al dogmatismo, que reclaman el pluralismo. Y no sólo eso, sino que defienden la separación entre iglesia y estado, cuestionan las formas de religiosidad institucionalizada, vinculan la conciencia de las realidades espirituales a la necesidad de transformaciones sociales y reivindican tanto el primado de la conciencia individual como el de la experiencia personal en la conformación de la propia vivencia transpersonal.

Los que tengáis la paciencia de leerlo descubriréis cuestiones poco conocidas, dado que en nuestro país esta realidad permanece oculta tanto por los integristas religiosos (y los que no lo son tanto) como por los integristas racionalistas (que son más de los que parece). Este monográfico de Cultura Masónica está dedicado a la religión y podréis leer también en él artículos de Joan Francesc Pont Clemente, Amando Hurtado, Brahim Dirci, Pedro Álvarez Lázaro, Javier Otaola, Vicenç Molina, Anna Mir, José Montero García, Parsifal y Jean-Michel Reynaud.

Podéis descargar gratis el número en PDF en el website de Cultura Masónica. Tened en cuenta que es la reproducción de la revista original en papel, que vale la pena comprar y coleccionar (cada número vale 5€).

Editorial Cultura Masónica, para ver la colección completa de la revista y el catálogo de libros..

Para saber más de masonería:

El Maçó aprenent (catalán) y El Masón aprendiz (castellano) blog divulgativo de la masonería liberal, mixta y adogmática.

Actualidad masónica, blog de información general masónica, de calidad y con buenos enlaces.

Gran Logia Simbólica Española, Supremo Consejo Masónico de España y Respectable Lògia Minerva-Lleialtat nº 1, asociaciones de las que formo parte.

Dada la cantidad de confusión que existe en torno a la masonería, recomiendo la lectura del folleto (en Scribd) Masonería, un paseo por su realidad, puesto que entre reaccionarios, fascistas y conspiranoicos, las personas sensatas se encuentran desorientadas respecto a esta institución fundamental de la democracia.

Es una verdadera insensatez que en nuestro país existan recelos ante la masonería, cuando ella fue una decidida impulsora de la República y de todos los movimientos democráticos del siglo XIX, y por tanto, víctima prioritaria de la represión franquista; no por casualidad la “ley” que daba pie a esa represión se llamaba Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo. Los masones europeos estuvieron internados en los campos nazis y fueron objetivo prioritario de las fuerzas alemanas de ocupación en Francia y el régimen de Vichy. Hoy día, presentarse como masón en cualquier espacio social, institución o empresa de Francia, Estados Unidos, Inglaterra o México es una garantía de honorabilidad y solvencia. En España debemos todavía aprender mucho.

BIENVENIDOS A MI BLOG

DR. GABRIEL JARABA
Doctor en Ciencias de la Comunicación y Periodismo.

Soy un periodista senior en ejercicio desde 1967, con experiencia en prensa, radio, televisión e internet. Me dedico a tareas académicas y de activismo social como Doctor en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente sirvo como profesor en esa Universidad; en la Cátedra Internacional UNESCO Unaoc UniTwin de Alfabetización Mediática y Diálogo Intercultural, la Cátedra UNESCO de MIL para el Periodismo de Calidad, la Cátedra RTVE-UAB para la Innovación de los Informativos en la Sociedad Digital y en el Gabinete de Comunicación y Educación de la UAB.

Soy analista de la información y los medios en la Fundació Periodisme Plural y escribo en el diario Catalunya Plural. Hago investigación en comunicación, en redes sociales de internet y en humanidades digitales. Elaboro métodos de impulso de la creatividad y de gestión mental.

Autor de los libros Periodismo en Internet (Ed. Robinbook); Twitter para periodistas (Ed. UOC); Youtuber (Ed. Redbook) y ¡Hazlo con tu smartphone! (Ed. Redbook) y coautor de otras obras sobre comunicación y educación.

Como ciudadano promuevo el apoyo a Naciones Unidas en la perspectiva de Una Sola Humanidad, como colaborador de la ONG internacional World Goodwill – Buena Voluntad Mundial.  Soy miembro de la European Transpersonal Association y del Institut de Psicologia Transpersonal de Barcelona. Propongo un universalismo inclusivo basado en el humanismo y desde el catolicismo que ejemplifica el papa Francisco, y soy feligrés de la parroquia de Santa Anna.

Entre los 50 mejores blogs periodísticos

GABRIEL JARABA BLOG ha sido incluido en la relación de 50 blogs para periodistas sobre periodismo en español, publicada por eCuaderno.

Analista de la información y los medios en:

AL RANQUING DE PERIODISTES I COMUNICADORS CATALANS CURAT PER SAÜL GORDILLO

Introduce aquí tu correo electrónico para recibir actualizaciones de este blog.

Únete a 143 seguidores más

SOY PROFESOR E INVESTIGADOR EN:

CATEDRA UNESCO DE MIL Y PERIODISMO DE CALIDAD

GABINETE DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN UAB

Profesor e investigador

UNIVERSITAT AUTÒNOMA DE BARCELONA

MASTER EN COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN

MENTOR

CERTIFICACIÓN PROFESIONAL EUROPEA EN PSICOTERAPIA Y PSICOLOGIA TRANSPERSONAL

abril 2012
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30