Oxígeno para vivir, la película sobre la vida de Enrique Meneses, candidata al mejor documental de los premios Goya

El documental Oxígeno para vivir, sobre la vida del fotoperiodista Enrique Meneses, ha sido presentada a los premios Goya como candidata a Mejor Documental. La película se basa en una idea original de Georgina Cisquella y está dirigida por Renato Sanjuán. Cisquella es una periodista catalana que se dio a conocer con su trabajo en el programa Giravolt, de Televisión Española en Catalunya en los años 70 y que ahora dirige Cámara abierta 2.0 en TVE.

El filme recoge 24 horas en la vida de Enrique Meneses, el primer gran reportero internacional del periodismo español después de la guerra, y un emprendedor dotado de tal energía que hoy, a sus 82 años, se encuentra en plena actividad. Aunque para llevarla a cabo se vale de una silla de ruedas, de un ordenador portátil, de su dominio de la web 2.0 y de una botella de oxígeno.

Enrique Meneses realizó su primer “scoop”  a los 37 años retratando a los rebeldes de la revolución cubana en  Sierra Maestra, cuando fue el primer reportero que entrevistó allí a Fidel Castro y al Che Guevara. Ello le consolidó como fotoperiodista en las revistas Paris Match y Life, y le lanzó como freelance internacional. Recorrió África del Cairo al Cabo, retrató las marchas negras de Washington en los 60,  fue corresponsal en Oriente Medio y la India , dirigió el programa A toda plana de TVE, el programa de Radio Nacional Los Aventureros, fue director general de ABC de las Américas y de Playboy,  rodó la serie Robinson en Africa  también  para TVE, cubrió la guerra del canal de Suez en el 56, la independencia de Bangladesh cuando se separó de Pakistán,  las guerrillas de Rhodesia, la primera revolución del Líbano, la caída de los coroneles en Grecia, la revuelta de los Sioux en Dakota del Sur y la guerra de Bosnia.

Al producirse la actual transformación profunda de la comunicación y el periodismo, Enrique Meneses se convirtió en bloguero, y la hiperconectividad de la web 2.0 fue el arma que le permitió vencer barreras tanto físicas como profesionales. Su blog se ha convertido en la plataforma de su magisterio en la red, de modo que pronto se reunieron junto a él miembros de la nueva generación de periodistas de Madrid, preocupados a la vez por la continuidad crítica de la profesión y la transformación comunicacional que propicia internet. En lugar de lamentarse por la leche derramada, una extraña pandilla formada por un reportero octogenario en silla de ruedas y periodistas treintaañeros y treintaañeras se ha erigido en equipo de trabajo y plataforma de reflexión, Meneses Media, que se expresa en iniciativas como Utopía TV y otras, propiciadas por 1001 Medios.

Como ejemplo de su empuje, véase el texto que escribió para el estreno de Utopía TV:

“Bueno, por fin llega el día de nuestro estreno. Aunque haya nervios y fallos, no vamos a desanimarnos. Cualquier estreno teatral lleva a quienes estrenan hasta el borde de la histeria. Nosotros vivimos el acontecimiento seguros de nuestros fallos y nuestros aciertos con relativa serenidad y mucho sueño..

Llevaba yo tiempo diciendo a los jóvenes universitarios,  que siempre me ponen la falta de dinero como pretexto para no hacer otra cosa que lamentarse de su sino, que el dinero es una mercancía, una llave que sirve para abrir y cerrar puertas. Al excelente proyecto de SOITU de Sindo Lafuente y su equipo, les falló, cómo no, la financiación cuando esta no obtuvo dividendos inmediatos. Por eso, toda creatividad tiene que dar la espalda al dinero y sustituirlo por la imaginación y el voluntariado. Mi cuarto de baño es el camerino de la excelente periodista Marta Nebot, el fondo para las entrevistas es mi biblioteca  Lola García Ajofrin, jefa de corresponsales me maquilla con una muestra de Covermark 07  prestado por mi farmacia, la de Ginzo de Limia 53. La pantalla plegable de proyectar diapositivas sirve para algunas filmaciones. No hay dinero pero damos vueltas a las neuronas y resolvemos los problemas. Hasta el día de hoy, y tras haber cubierto el 15 O a nivel internacional, hemos gastado 432,61 euros. Nadie ha pedido aún su retribución en “pichulines”.

Esta noche, desde las 20 hasta las 22 horas ofreceremos la prueba de que se puede crear sin más dinero que el que se tiene en el bolsillo. Que en muchos sectores, los jóvenes pueden emprender la realización de sus idéas, por utópicas que sean, sin apoyo de subvenciones o créditos bancarios. El hablar de falta de dinero antes de lanzarse a la aventura es no tener espíritu de aventurero y se lo reprocho a un país que en cualquier circunstancia, ha sabido  capeaar la adversidad. Todo el continente americano está plagado de hechos y obras creado por hombres que quemaban las velas de sus naves para obligarse a triunfar. Más de 600.000 españoles se dispersaron por Europa buscándose la vida huyendo del hambre de la España de nuestra postguerra. Ellos y el turismo levantaron este país.

En 1954, con 24 años, salí del puerto de Marsella rumbo a Alejandría, con un billete de ida, sin regreso, tarifa de puente, y durante varios días dormí sobre una silla de lona y plegable que era a lo que me daba derecho la tarifa de puente. Tenía dinero para sobrevivir menos de un mes. En total llegué a sumar siete años de mi vida en Oriente Medio, una buena universidad para un jóven periodista. En 1956, con mi amigo Jaime Cavero Carondolet, con 200 libras estrlinas nos lanzamos en busca de una muchacha nuer que en foto de Paris Match, había enamorado a mi compañero. Nunca encontramos aquella belleza y lo sabíamos desde el principio pero queríamos hacer una locura sonada. Con lo que hoy equivaldría a unos centenares de euros,  recorrimos todo el continente negro, hasta África del Sur. Nos invitaron reyes, transportistas blancos, di conferencias en inglés en Rhodesia del Sur, el actual Zimbabue, clases de francés en El Cabo. Muchas veces comimos simplemente acercandonos a los mercados indígenas y haciendo el gesto de tener hambre pero no dinero. Como hacen ahora esos valientes emigrantes africanos que se acercan a nuestros mercados con la misma hambre y falta de dinero.

Con 82 años, esta noche que algunos llaman mágica, me saltaré la quimioterapia y me beberé un vaso de vino para celebrar con mis amigos, allá donde se encuentren, por mi última locura… ¿O no es la última?”

Blog de Enrique Meneses

Trailer de Oxígeno para vivir

Oxígeno para vivir en Facebook

La tertulia de Enrique Meneses, en 1001 Medios

Utopía TV

En la foto, la redacción casera de Enrique Meneses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s