archivos

Archivos para

Contra la crisis, también en la vida personal: luchemos contra la toxicidad social

Detecto componentes peligrosos en el aire social que respiramos actualmente. La mal llamada “crisis” –que es en realidad el primer episodio de una contrarrevolución antidemocrática del capitalismo financiero– la vive la gente corriente y moliente como una limitación, un encorsetamiento de sus posibilidades personales, a causa de la disminución del poder adquisitivo o de las dificultades en el desempeño del puesto de trabajo, o incluso de su pérdida. Desánimo, pesimismo, desazón, que transcurren de la vivencia colectiva a la vivencia personal.

Es fundamental luchar contra esta invasión en nuestras vidas y personas. El pensamiento crítico sociopolítico se ha de convertir en inteligencia vital aplicada a nuestra vida personal. Si nos dejamos arrastrar por el clima de pesimismo habremos ofrecido el triunfo en bandeja a las fuerzas que mueven esta situación: derrotados por dimisión, inmovilidad, desistimiento. Si luchamos contra la posibilidad de que la explotación socioeconómica y la sujeción al consumo, en épocas de prosperidad, haga de nosotros peleles aherrojados al círculo producción-consumo, también hemos de hacerlo con la de que ese sometimiento siga produciéndose en el interior de nuestra persona cuando toca separarnos de aquel ciclo y acercarnos a otro: el círculo carencia-abatimiento.

El “pensamiento positivo” al uso no nos sirve. Es un producto de una sociedad de pioneros, de personas formadas en la idea del individualismo democrático aplicada a un entorno de alta competitividad. Y una sociedad surgida en torno a la quintaesencia de la Reforma: la autonomía personal como valor social superior y la ausencia de mediadores humanos en la búsqueda de la verdad. Nosotros venimos de un país que ha sido católico, y llevamos siglos de entrenamiento en el arte del disimulo, mediante el que se salva la vida en el totalitarismo pero… se pierde el sentido de la misma al renunciar a decir alto y claro quién es uno, qué piensa y en qué cree.

En esta nueva época necesitamos una reeducación en toda la regla, que pase por una reafirmación de nuestra capacidad de vivir y salir adelante, que reconstruya la relación solidaria con los otros no a partir de consignas ni clichés ideológicos sino de la empatía humanista, y que se base en una experiencia profunda y placentera, en la vida cotidiana, del placer de vivir, de la cultura, el arte y la naturaleza.

Y sobre todo, por el alejamiento de la gente tóxica y los entornos tóxicos, que es, desgraciadamente, la constante en lo que nos rodea. La gente tóxica potencia nuestras debilidades y nos llena de frustraciones. Y las emociones tóxicas, como el miedo, la angustia o la excesiva prevención, que pasa falsamente por prudencia entre quienes se acercan demasiado a la toxicidad. Tóxico es pensar que las actitudes personales no son parte de ese combate, cuando de lo que se trata es de la calidad de vida de las personas. El neurobiólogo Jorge Colombo, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas argentino, describe el fenómeno como  ‘toxicidad social ‘ y afirma que el mismo está provocado por el predominio de una sociedad malhumorada, que no puede asimilar ni contrarrestar tantos estímulos negativos.

Luchemos contra la toxicidad social, pues, reconstruyéndonos, reformulándonos y reproponiendo una forma de vivir más humana y realizadora.

Una demoledora andanada contra Carme Chacón y su entorno

UNA DEMOLEDORA ANDANADA CONTRA CARME CHACÓN Y SU ENTORNO es la que publica la edición dominical de El País. Se esté de acuerdo o no con el bofetón del diario de Prisa a los que quisieron oponerles el grupo Mediapro, el reportaje revela un inquietante trasfondo más interesante que la palabrería huera de la candidata. Por cierto, el apoyo de Pilar del Río, viuda de José Saramago, le debe haber sentado como un tiro al entorno de Izquierda Unida. El diario Público sirve también, vistas las cosas, como puente en casos de urgencia.

Una explicació lúcida de la crisi de Spanair

Albert Sáez, subdirector d’El Periódico, publica una explicació de la crisi de Spanair que sorprén per la seva lucidesa. Sorprén també que un periodista expliqui com estan i com funcionen les coses a Catalunya, sense embuts i amb el context necessari.

Haciendo coaching silvestre en el Master de Liderazgo para la Gestión Política

Ayer pasé un día genial en la UAB, participando como profesor en el Master de Liderazgo para la Gestión Política que propone su escuela de postgrado e impulsan las organizaciones de formación de cuadros del PSC y del PSOE. Mi tarea fue dar dos talleres prácticos de televisión a sendas decenas de alumnos. Se trataba de gente adulta y muy preparada: cargos públicos, responsables de políticas públicas, personas altamente comprometidas política y socialmente provenientes de toda España y algunos de otros países. Y además, hombres y mujeres idealistas, cálidos de trato, muy críticos y exigentes y al mismo tiempo capaces de hacerte sentir no sólo muy cómodo sino atendido y acogido. Calidad política y calidad humana en grado sumo, pues.

La experiencia fue muy gratificante. Ahorraré detalles del modo como conduje el grupo y mi manera de conseguir que la gente se meta en el papel, que el grupo genere una energía que haga moverse a los participantes y que cada uno sienta cómo evoluciona paso a paso comprobando, gracias al feedback, que la experiencia que todos los demás adquieren ahora y aquí la absorbe y la optimiza. Una de las razones por las que en la cabecera de este blog dice que este servidor es un entrenador es porque sé cómo se hace eso. Pero después de dos horas de taller, los participantes salieron transformados de la experiencia, alegres, serenos, capaces de comunicar desde lo profundo de su verdadero ser.

Estos son algunos de los ejes en torno a los cuales giró el taller.

La televisión te muestra tal como eres. Porque en un plató de televisión no hay sitio para esconderse.

La TV revela lo inauténtico de cada cual. Lo auténtico cuesta más de aparecer.

Ante las cámaras se nota: la mentira, lo falso, lo forzado, lo pretencioso, lo incómodo.

Pero si eres tú, la tele te ama.

Se trata de ser auténtico.

Pero la autenticidad no se fabrica. Por eso no hay técnicas.

No se trata de técnicas sino de actitudes.

Lo que hace saltar la chispa de la magia de la comunicación es la autenticidad.

¿Qué es la autenticidad?

Eres auténtico cuando funcionas a partir de aquello en lo que crees firmemente y se nota.

Lo que decide es lo que crees. El resto son detalles que hay que ir puliendo.

Lo que crees determina el contenido de lo que transmites y potencia la optimización de la estructura de la comunicación que lo transmite.

Lo que crees no está dado, se construye día a día. La clave está en despertarse cada mañana sintonizando con la motivación que expresa lo que crees, y vivir el resto del día montado ahí y confrontándolo con el devenir de la vida.

Por eso la comunicación eficaz, óptima y auténtica no es una técnica sino una manera de vivir.

Al terminar la jornada de formación me dije “Cuando seas mayor serás un buen coach!”. Y hoy doy las gracias muy cálidamente a mis amigos socialistas por haberme ayudado.

Probando Pinterest, una nueva red social visual

He empezado a probar Pinterest, una nueva red social cuyo interés creciente se añade al que despertó Google + el pasado verano. Es un invento sencillo: un sitio donde organizar y compartir imágenes que encontramos en internet, que nos parecen interesantes. Las podemos agrupar en diversos temas y compartir con otros usuarios de Pinterest. Además de imágenes pueden subirse también vídeos, pero lo más interesante, al menos para mi, es que en realidad podemos “pinear” páginas enteras de sitios web, de modo que lo que Pinterest nos ofrece es una serie de recopilaciones de materiales que coleccionamos y compartimos, con aspecto visual.

Una vez entramos en Pinterest, el sistema nos ofrece multitud de sugerencias de otros usuarios, para hacernos una idea de qué va la cosa. Es muy intuitivo y fácil de usar.

¿Para qué me va a servir Pinterest? Aún no lo sé; probablemente como lugar donde recopilar las cosas que me interesan y sobre las que voy a escribir, estudiar o enseñar, agrupadas por temas. Sí, existen los bookmarks y uso Delicious, pero raramente vuelvo a ellos para consultas, ya que registro allí materiales para trabajos a largo plazo. A corto plazo uso Instapaper, en el que pongo cada día lo que voy a utilizar o citar, pero Pinterest me ofrece la agrupación temática de materiales y el impacto visual, que te quita la pereza de bucear otra vez en cosas que ya has visto. Y no es este un motivo secundario para usarlo.

De momento sólo se accede a Pinterest por invitación. Si quieres probarlo, pídeme una invitación en un comentario a este post y te la envio enseguida.

La música de Sony en Anonymous

EL ENLACE DE ANONYMOUS PARA ACCEDER AL FONDO DE SONY MUSIC: http://pastehtml.com/view/bllpf04jv.html Vía Genís Roca.

Señoras y señores, un líder socialista europeo da un paso al frente

Asisto, entre bostezo y bostezo, a la incapacidad de la izquierda española para reconstruirse como alternativa a una derecha tan sobrada que ni siquiera el presidente del Gobierno se molesta en liderar su proceso de sintonización con la última etapa de la contrarrevolución contra el estado del bienestar, ya que difícilmente puede llamarse recuperación de la economía a lo que se está produciendo. Y abro unos ojos como platos al escuchar a François Hollande, candidato del Partido Socialista francés a la presidencia de la República, con un discurso (primer mitín de la campaña de las presidenciales, en Le Bourget) en el que dice cosas como estas:

“Mi verdadero adversario no tiene nombre, rostro ni partido, no presentará nunca su candidatura, no será elegido nunca, y sin embargo está gobernando. Este adversario es el mundo de las finanzas. Delante nuestro, en veinte años, las finanzas se ha hecho con el control de la economía, de la sociedad e incluso de nuestras vidas. Ahora mismo, es posible, en una fracción de segundo, desplazar sumas de dinero vertiginosas y desplazar a los estados”.

“Los bancos, salvados por los estados, muerden la mano que les ha dado de comer. Las agencias de calificación, justamente desacreditadas por no haberse dado cuenta de la crisis de las subprimer, deciden la suerte de las dudas soberanas de los principales países, justificando con ello unos planes de austeridad cada vez más dolorosos. Por lo que respecta a los fondos especulativos, lejos de haber desaparecido, siguen siendo los vectores de la desestabilización que enfrentamos. De este modo, las finanzas se han liberado de toda regla, de toda moral, de todo control”.

“Si las finanzas son el adversario, hay que enfrentarlo entonces con nuestros medios y en nuestro país, sin debilidad pero sin irrealismo, siendo conscientes de que será una larga lucha, una dura prueba pero que deberemos blandir nuestras armas. El control de las finanzas comenzará por votar una ley sobre los bancos que les obligará a separar sus actividades de crédito de sus operaciones especulativas. Ningún banco francés podrá tener presencia en los paraísos fiscales”.

Los productos financieros tóxicos, es decir sin vinculación a las necesidades de la economía real, serán pura y simplemente prohibidos. Las stocks options serán suprimidas, y los bonos, supervisados. Finalmente, propondré un impuesto sobre todas las transacciones financieras,  junto con quienes en Europa quieran hacerlo igualmente con nosotros. Y propondré también, si es que queremos ser juzgados por las agencias de calificación cuya legitimidad cuestionamos, que se establezca a nivel europeo una agencia pública de calificación”.

Texto y vídeos, en francés, del discurso de François Hollande en Le Bourget.

Otro de los bonitos espectáculos a los que asisto no ya bostezando sino removiéndome en la silla es el silencio, esperemos que momentáneo, del movimiento 15-M. Un observador malévolo diría que los indignados han dejado de indignarse en masa una vez desalojado el partido socialista del poder y ocupado la derecha lo que considera su posesión natural. Lejos de mi proponer una relación de causa y efecto. Este sector de la izquierda que va más allá del PSOE se recrea actualmente con el juicio a Garzón, las imputaciones a Urdangarín, la negativa a pagar el transporte público y todas esas cosas que, sin ser exigencias democráticas menores, hacen las delicias de una visión digamos adolescente de lo que se encuentra en juego. La vieja tradición bakuninista española, con su pasión por el igualitarismo ético y estético, es especialista en mordisquear las ramas de un bosque muy espeso al que el socialdemócrata considerado tibio y blando tiene, según se ha visto, bien tomada la medida. Será por eso que Stéphane Hessel, inspirador del movimiento indignado, ha mostrado públicamente su apoyo a Hollande, en la cadena de televisión TV5.

Declaraciones del autor de ¡Indignaos! en TV5, en francés.

Debate entre Stéphane Hessel y François Hollande, en francés.

Una posición de izquierdas que va más allá de la indignación y establece objetivos para el compromiso: Declaración de la comisión ejecutiva del Partido de la Izquierda Europea.

Foto: Stéphane Hessel y François Hollande.

Garzón y la izquierda

No creo que el juez Baltasar Garzón haya sido llevado ante los tribunales por haber perseguido delitos relacionados con el franquismo. La cacería a la que el magistrado está siendo sometido no es la revancha de franquistas ideológicos que desean cobrarse la cabeza de un justiciero antifascista sino una acción de cirugía sanitaria para extirpar el tumor de quien ha sido capaz de hincar el diente en la estructura central de la corrupción económico-política, el caso Gürtel.  Si además quitan de enmedio a una persona que incomoda su concepción patrimonial no sólo del poder sino de España, miel sobre hojuelas. Pero el justiciero radical que la izquierda que pivota en torno a IU ve en él es otra cosa.

La izquierda española viene teniendo una tentación digamos peronista, cierta pulsión de irredentismo fruto de las carencias de la transición y de la sustitución de la hegemonía comunista por la socialdemócrata. Se siente huérfana de un líder carismático, que Santiago Carrillo no pudo ser porque no era “coherente” sino adaptable a las nuevas realidades. Empezó a serlo Julio Anguita y aún se le añora más de lo que parece en muchos andurriales por parte de gente de buena fe, luchadores valientes que no entienden de los matices que la sociedad de la complejidad impone a quienes deseen revolucionarla; que Cayo Lara ocupe ahora su lugar responde en cierto modo a esa añoranza. La persecución de Pinochet y de los torturadores argentinos –legítima y necesaria– hace de Baltasar Garzón, ante esa mirada, el sostenedor de una hidalguía que quiere llegar él solo con la punta de la justicia hasta donde la sociedad española no pudo hacerlo en su conjunto durante la transición. El liderazgo de la izquierda del futuro inmediato, tanto la postcomunista como la socialdemócrata, sin embargo, no será individual ni personalizado sino colectivo. Lo veremos cuando se renueve la secretaría general del PSOE, sea quien sea el que la ocupe; lo vemos ya en las dificultades del movimiento indignado para avanzar. Catalunya está más madura en este sentido; la sustitución de Joan Saura por Joan Herrera y Joan Coscubiela –una bendición del cielo de los rojos para la gente como yo– lo demuestra, y además, en mi país el peronismo se juega en el campo del independentismo.

En la imputación de Garzón, Falange, Manos Limpias y otros han sido meros mamporreros de quienes les ordenan y mandan. La ultraderecha militante (ayer Blas Piñar y ahora otros) nunca ha sido más que la sirvienta del dinero y el poder realmente existente. Y ese núcleo no es otra cosa que franquismo sociológico, reconvertido sucesivamente gracias a Fraga, Aznar y la inanidad del PSOE de los últimos años, en hegemónico. La suscitación de causas por crímenes franquistas no toca un pelo a ese sector ni a ese poder. Es Gürtel lo que duele, y por él Baltasar Garzón ha sido puesto a los pies de los caballos.

Ese sector ha esperado, taimadamente, que la vanidad del ahora encausado acabara por traicionarle. Es consciente de que la cultura de la izquierda española hace que sus movimientos reivindicativos acaben siendo estériles, porque su planteamiento, práctica y orientación es incapaz de afectar en lo profundo al conjunto de la sociedad para poder movilizarla (véase el caso del Sahara). Alguien que se ha presentado como cabeza de lista del PSOE en Madrid y, al no concedérsele la cartera de Justicia e Interior dimite y se venga persiguiendo, de nuevo como juez, a quienes se supone que se la debían no es visto como alguien de fiar ni por el chico de los recados del colmado. Otra cosa es que la venganza de la cual es ahora objeto a su vez sea infame y ponga en evidencia que el problema de la construcción de la democracia española no radicaba en el ejército sino en la justicia.

Nueva red social de usuarios de Android

Acaba de ponerse en marcha AndroidPIT, una red social para a los usuarios de Android. Incluye opiniones y experiencias de los otros usuarios y análisis y reviews de las mejores aplicaciones para smartphones y tablets. Lo más interesante es el App Center, una alternativa al Market oficial de Android.

Juventud, divino tesoro

La edición digital de El Punt Avui publica una entrevista con Salvador Sans, catador internacional de café. Cuando el experto aconseja desterrar el uso del torrefacto, el entrevistador se sorprende: “Torrefacte?” “Cafè barrejat amb sucre en el moment de torrar-lo. Ni parlar-ne”, responde el cafetero. La juventud del periodista, oh maravilla, le impide haber conocido esta modalidad de café utilizada en tiempos en que se usaba en las casas modestas para poder degustar, rebajado de calidad y precio, lo que para muchos era un lujo. Existe ahora el riesgo de que si al joven le hablan de tomar malta piense que se trata de whisky. Por cierto, la entrevista estaba muy bien hecha y escrita, el joven periodista es un profesional impecable.

Nueve alternativas a WhatsApp

Una lista de aplicaciones semejantes que se encuentran en App Store. En Apple Weblog, vía Eduardo Arcos en Google +. En cualquier caso, WhatsApp vuelve a estar disponible en la tienda de Apple.

La actividad universitaria mantiene joven a la gente (¡al menos a mí!)

Esta pasada semana ha sido para mí de intensa actividad universitaria. Me incorporo como profesor al Máster de Periodismo de Viajes y al Máster de Comunicación y Educación. Dos retos importantes que implican trabajar con gente muy interesante en un ambiente excelente. El Máster de Periodismo de Viajes es el primero en su género que se imparte en nuestro país y ha sido un éxito de inscripciones. Viví una estimulante reunión con los profesores que vamos a participar en él y con las agencias de viajes y ONGs que colaborarán con nosotros. Mi tarea: tutor de proyectos de viajes.

Al día siguiente, reunión del Gabinete de Comunicación y Educación para revisar los 12 proyectos relacionados con la comunicación, la educación y la diversidad cultural que nuestro grupo liderará durante 2012. El más interesante, la Cátedra UNESCO UNAOC MILID UNITWIN que aborda la Alfabetización Mediática e Informativa y el Diálogo Intercultural, y en la que participan ocho universidades de todos los continentes: Universidad Autónoma de Barcelona (España), Universidad de El Cairo (Egipto), University of the West Indies (Jamaica);  Universidad de São Paulo (Brasil); Temple University (Estados Unidos); Tsinghua University (China); Queensland University of Technology (Australia) y Sidi Mohamed Ben Abdellah University (Marruecos).

En este contexto, mi labor va a ser ocuparme de cuestiones relacionadas con la dinamización, la imagen y la creatividad, alrededor de estas iniciativas. Y esta semana clausuramos el curso de la asignatura de Escritura Periodística en Multimedia e Interactivos, con la cual la enseñanza del periodismo de internet ha entrado en los planes oficiales de formación en el Grado de Periodismo. Lo mejor de todo: los alumnos, los compañeros y el ambiente de entusiasmo y creatividad que se respira.

Yo soy ese oso, ese oso soy yo

La editorial La Liebre de Marzo me publica regularmente artículos en su blog. Éste es el último de ellos, una reflexión sobre la sabiduría que esconden las mal llamadas supersticiones.

* * *

Ser supersticioso está mal visto en nuestras sociedades modernas. Perdón, rectifico: ser supersticioso está mal visto en nuestras sociedades modernas si eres pobre. Si eres pobre, estás desorientado en la vida y te aburres por la noche, probablemente llames a un canal de TDT para consultar con un tarotista. Las autoridades audiovisuales concluirán que el tarot televisivo es una mala práctica y propondrán que se limiten sus emisiones. Pero si eres un futbolista de primera división y ganas  dinero a espuertas, cumplir con un ritual supersticioso al salir al campo será un detalle simpático más que añadir a tu imagen personal, apreciado por tus fans por lo menos tanto como tu noviazgo con una rumbosa rockera o tu habilidad en la conducción de bólidos de gran cilindrada.

Una vez me pidieron una definición de superstición y contesté con rapidez: superstición es la creencia de los otros. Llamamos superstición a lo que no se ajusta a nuestro sistema de creencias, sobre todo si  consideramos nuestras creencias superiores a las de otras personas. Mi interlocutor me preguntó entonces si no creía que las pseudociencias debían ser combatidas. Respondí que por supuesto, a condición de comenzar  por la más perniciosa de todas ellas: la economía. Creeré en la imparcialidad y frialdad de espíritu de los racionalistas cuando les vea dedicarse a denunciar la impostura de la supuesta ciencia económica que actúa a beneficio del poderoso y en pro de la ruina de los modestos con tanta saña como se empeñan en denigrar conocimientos cuya naturaleza ignoran. Hace unas  cuatro décadas circuló profusamente un manifiesto de científicos en el que se pronunciaban contra la astrología. Busqué los nombres de sus firmantes en otros manifiestos en los que se denunciaba el peligro de la escalada del armamento nuclear; no hallé ninguno.

De modo que suelo tratar con consideración las creencias de los otros, trátese de señoras teñidas de rubio con peinados imposibles que encienden velas cuya combinación de colores horrorizaría al mismísimo Freddy Mercury o de deportistas millonarios que acarician nerviosamente una pata de conejo  antes de saltar al terreno de juego. Y observo con atención las llamadas supersticiones atendiendo a su etimología latina, supérstite, lo que sobresale todavía. Lo que sobresale por encima de capas superpuestas de cambios culturales y civilizacionales sucedidos durante siglos, y arroja testimonio de otros tiempos que también están en este. La superstición es un mensajero del pasado que todavía tiene mucho que decir en el presente.

Las personas tolerantes solemos proyectar sobre esos signos de supervivencia una mirada digamos simpática, como cuando se asiste al conjuro del encendido de una queimada gallega. Es una mirada romántica, como con la que se mira las ruinas de un templo clásico e incluso las ilustraciones pétreas de una catedral. Pero esa mirada es una mirada moderna y por tanto descreída; se complace en recuperar la vieja estampa y de algún modo cierto significado envuelto en ella. Pero nunca asume la operatividad del signo: no podríamos soportar la idea de que las brujas acudieran a la invocación pronunciada ante la cazuela de ron como no podemos admitir que las escenas piadosas sin las cuales los gigantes góticos no tienen razón de ser nos hablan de nuestra mismísima vida, de su sentido y su destino.

La cultura moderna no es capaz de de relacionarse con otras culturas de igual a igual. Las recuperaciones etnográficas de otros pueblos son colocadas en un museo para su estudio o en una vivienda como objeto decorativo; la mirada aquí va siempre de arriba abajo. O bien las prácticas espirituales de otras civilizaciones, actuales o pasadas, se asumen acríticamente; ahora la mirada funciona de abajo a arriba. En cualquier caso, miradas descreídas: no pondríamos una máscara ritual africana en la sala de estar si creyéramos efectivamente que tras ella se esconde un espíritu realmente existente porque nos cagaríamos de miedo; caminaríamos sobre el filo de la navaja sobre un abismo de seis mil metros si creyéramos efectivamente que una sadhana yóguica proporciona la realización,  pero no lo hacemos por lo mismo. Héte aquí una tarea para el humanismo democrático, nivelar la relación entre culturas para extender a todas ellas el beneficio de las tareas relacionadas con la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad.

Vivimos ahora mismo en una encrucijada, en la que las tareas de la ciencia y el espíritu han de aprender  a reunir  sus trabajos. Porque si la ciencia no es una labor metódica sobre la praxis orientada a la liberación del ser humano  no es nada o es algo peor: dominación inhumana. La ciencia humanista es tan excelente como la espiritualidad humanista: método y práctica de liberación.  Nuestra tarea es fundir ciencia y espiritualidad humanistas. Métodos de esclarecimiento, ética y ontología de la razón de ser y estar del método. Son tiempos de confusión en los que hay que echar mano de la historia y la antropología: por primera vez  podemos mirar a otras culturas, otras sabidurías, con ojo libre. Aquellos indígenas que eran contemplados como menores de edad, ignorantes o meros salvajes crueles,  se alzan ante nosotros como titulares de la dignidad establecida por la declaración universal de los derechos humanos.  Todos los científicos y humanistas dignos de tal nombre coinciden en esto.

Queda, sin embargo, extender este respeto a la indigeneidad que subyace en nuestra propia línea filogenética-histórica.

Los ecos de antaño que subsisten como supersticiones guardan un mensaje que detestamos escuchar: los indígenas somos nosotros. Nosotros somos los sucesores de quienes vivieron de otro modo, en otros tiempos, aunque nos neguemos a ser lo que somos, sus continuadores y sus herederos. La superstición nos enfada o nos hace reír porque nos negamos furiosamente a que tenga algo que ver con nuestras vidas actuales.  Consideramos ignorantes a quienes “creen” en ellas porque les vemos como pertenecientes a ese pasado al cual miramos desde el progreso. No es cierto que exista preocupación legítima porque alguien sea timado por un adivinador, es que la mirada moderna hacia lo “inferior” se tiñe de asistencial y salvadora para justificar su superioridad, sobre todo para disimular la violencia que encierra el rechazo de las creencias de los otros. Y para conjurar, con una fuerte sacudida, un peligro inminentemente atronador: que el otro tiempo se cuele por una rendija.

La lucha contra ese otro tiempo y esos otros que somos también nosotros viene de lejos. El miedo y rechazo  a la reintroducción del oso en el Pirineo catalán es el rescoldo de una batalla simbólica que aún se está librando. El no al oso en nuestras montañas no está motivado porque  uno de ellos  se coma de vez en cuando una oveja. Ese repudio se debe a que durante siglos se ha practicado una lucha ideológica contra el oso como símbolo y como tótem. El culto al oso se remonta al paleolítico, como el gran animal de poder , el Señor del bosque, el Animal sabio y sagrado o el Viejo de zarpas afiladas, que todo lo oye y todo lo comprende. Nuestro viejo amigo Sigmund se aproximó al tótem y al tabú, intuyendo lo que en ello existe de contradicción ontológica: llamada y rechazo, atracción y repudio, ser y no ser. El Oso primigenio es el Yo que subyace tras la máscara construida y conquistada por los seres civilizados hasta alcanzar la modernidad. Rechazamos ese Yo que es aquél y aquello, para poder ser ésto ahora y aquí. Legítimo y necesario. Pero pasa factura. Porque Nosotros somos Ello. La negación de este pequeño detalle desemboca en melancolía.

Gústenos o no, el oso aún está aquí: en los nombres de quienes se llaman Bernardo o Bernat, es decir, Bernd-hard, oso fuerte. O en los títulos y blasones de las ciudades, como la suiza Berna o la española Madrid, con su oso rampante sobre el madroño. Por esa vía onomástica la llamada antigua del tótem y animal de poder europeo se hace más fuerte: San Bernardo fue el apóstol de los Alpes, y son los perros de San Bernardo quienes acuden a salvar al montañero accidentado en las altas nieves porque ha perdido su camino o quizás extraviado su alma. Arturo es Arto-rig, oso rey, nombre céltico que sirve tanto para designar al gran espíritu guardián como al rey iluminado.  La constelación que reina en el hemisferio norte e incluye la estrella guía es la Osa Mayor, y si meditamos en sus luceros podremos llevar a cabo una sutil operación alquímica en nuestro interior, tal como nos enseña el taoísmo.

El  conjunto de las  supersticiones que inquietan al hombre moderno y melancólico es, al final de todo, irrelevante. La partida que aquí se juega es más fuerte y decisiva. La verdadera y gran superstición es esa llamada del oso ancestral que se cuela por las rendijas que los nombres que ponemos a las cosas practican en las puertas del tiempo intemporal. Esa llamada nos dice que no somos ese ser acoquinado y melancólico que se arriesga a echar por la borda la democracia y la Europa unida, que son la misma cosa, sino que en nuestro yo personal y nuestro nosotros colectivo mora un animal de poder que nos conecta íntimamente con la fuerza de la vida, de la alegría y de la realización.

Esa llamada es queda y sabia, y por ello espera a ser descubierta en los lugares más insospechados. Una sabiduría se esconde en forma de imágenes antiguas entre el juego de las cartas que usan los borrachos en las tabernas. Y como los borrachos y los niños son los que dicen siempre la verdad, otra sabiduría se esconde entre los juguetes.

El juguete fundamental es el osito. Ese osito de peluche de nuestros juegos infantiles es un vestigio de nuestro tótem patronal. Cuando nos disponemos a sumergirnos en el Mundo del Sueño nos abrazamos a él, y entonces somos de verdad quienes somos. El oso de peluche es acompañante y portal para acceder a aquel estado de conciencia en el que todo es posible. El osito nos pone frente a nuestra verdad: somos el Gran Oso poseedor y dador de Gran Vida y persistimos en desperdiciar nuestra vida en tonterías. Aún más: creemos de manera imprudente que la vida vigil y la vida soñada son dos vidas diferentes. El Gran Oso totémico ancestral se ha transmutado en pequeño oso de juguete precisamente para recordarnos que esas dos supuestas vidas no pueden ser más que Una.

Yo  le agradezco fervorosamente al Viejo Oso Sabio que se haya puesto en mis brazos adoptando la forma de un juguete para recordarme que ese oso soy yo. O podría ser yo. O estoy llamado a ser yo. Yo soy ese oso, ese oso soy yo.

Un libro para reflexionar sobre los extraños repliegues de la mente:

Conocimiento extraordinario. Ciencia, escepticismo y los poderes inexplicables  de la mente humana, por Elizabeth Lloyd-Mayer:

http://www.liebremarzo.com/catalogo/conocimiento-extraordinario

La violencia de género es una contrarrevolución

Transcurridos ocho días de 2012, ya son cinco las mujeres muertas a manos de sus maridos, y un hombre acusado de matar al bebé de su compañera. El año 2011 se cerró con 67 feminicidios, es decir, un promedio de 1,28 crímenes por semana. El año nuevo hace subir la estadística: seis asesinatos en una semana causados por la violencia machista.

La persistencia de estos feminicidios puede causar un efecto perverso: que acabemos por acostumbrarnos a ellos por habituales. La respuesta, indignación aparte, suele ser la apelación a las leyes vigentes al respecto, en tanto que castigo y represión de tales hechos. Dado que la aplicación de la ley ha sido, con todos los matices que se quiera, tan persistente como los crímenes cometidos, cabría esperar que tuviera cierto efecto disuasorio. Pero los hechos demuestran que tal efecto no se produce. ¿Hay que seguir reclamando que siga la represión policial y judicial de los asesinos? Sí, pero no basta.

De todas las revoluciones desencadenadas en el siglo XX, la única que ha triunfado ha sido la feminista. Desde la labor pionera de las sufragistas hasta hoy, el camino recorrido por la reivindicación feminista ha sido tan largo como exitoso. Las leyes de los países civilizados recogen, con matices y alguna lamentable excepción, el consenso democrático existente respecto a la igualdad de las mujeres. Con todas las dificultades que se quiera, la idea de que la humanidad no puede vivir marginando a la mitad de sus miembros se ha instalado en las sociedades, de modo que los países que no son consecuentes con esta constatación destacan de manera escandalosa, sea por razones religiosas, culturales o tribales. Tal contraste ha arrojado ante nuestra vista lo que cada vez se considera cada vez como más evidente: existe relación directa entre la falta de democracia, la opresión general y el subdesarrollo con la ausencia de relevancia de las mujeres en las sociedades concernidas

Los derechos de la mujer y su igualdad de derecho y de hecho no es solamente una reivindicación sectorial o específica sino un sine qua non de la democracia, la convivencia, la paz y la prosperidad de los pueblos. Tenían razón Rosa Luxemburgo, Annie Besant, Olympe de Gouges, Victoria Kent, Margarita Nelken, Ángeles López de Ayala y las pioneras cuáqueras: negar la igualdad de las mujeres equivale hoy a situarse no sólo fuera del consenso democrático sino de la civilización. Por más que persistan actitudes reticentes en ciertas instituciones, por ejemplo en el caso de la iglesia católica romana, que niega a la mujer el sacerdocio basándose en una lectura reduccionista y cultural de la Escritura, podemos comprobar que al mismo tiempo las iglesias pertenecientes a la Comunión Anglicana no solo ordenan mujeres a ese ministerio sino que una confesión tan importante como la Iglesia Episcopal norteamericana (a la que pertenecen, por ejemplo, Ben Affleck, Helena Bonham-Carter o Kate Winslett) tiene a la cabeza de su jerarquía una obispa presidente, la Muy Reverenda Katharine Jefferts-Schori, una oceanógrafa de profesión que también pilota aviones. En España, la institución equivalente, la Iglesia Española Reformada Episcopal ordena mujeres al ministerio presbiterial, como la Rev. Susana Woodcock, rectora de la Església de Crist de Sabadell y vicepresidenta de la IERE o la Rev. Cruz Zenaida Aguilar Rodríguez, rectora de la iglesia del Redentor de Salamanca.

Así las cosas, los asesinatos de mujeres fruto de la violencia machista no son actos aislados de gente enloquecida, sino una contrarrevolución violenta en toda la regla. Son una expresión trágica de la reacción de ciertos hombres a los resultados del triunfo de la revolución feminista. La emancipación femenina es algo que no pueden soportar, en su propia carne, en su misma vida. Puedo intuir –es solamente una reflexión personal– que el hecho de que la sociedad no mantenga a las mujeres aherrojadas les causa tal desazón que se sienten desprovistos de su identidad. Una identidad basada en una relación de opresión al otro sexo, que cuando la compañera no se somete a esa opresión se siente amenazada gravemente, y responde con violencia. ¿Una violencia innata o aprendida? Ese es un debate viejo e irresuelto, pero la reacción violenta está ahí. ¿No podrían simplemente dejarlas partir? Se comprueba que no, que la opresión posesiva es llevada hasta la agresión mortal. No es un crimen cualquiera, es una venganza. Y ese crimen repetido, reproducido por unos y otros no es una suma de hechos individuales, es un fenómeno social. Por eso lo llamo una contrarrevolución. Es una reacción violenta contra un nuevo estado de cosas que resulta insoportable.

Por eso considero que el imperio de la ley no basta. Tampoco una “educación” o “reeducación”, incluso. No sé cuál es la solución, pero para hallarla debemos ser conscientes de que ese asesinato masivo, continuado, recurrente no es una agregación de conductas individuales delictivas. Es una reacción grupal. Yo la llamo contrarrevolución porque la considero el resultado de una revolución social que ha triunfado y que se manifiesta violentamente contra el nuevo estado de cosas. Quizás sea necesario algún tipo de acción política, y por supuesto, acciones sociales que vayan más allá de los bienintencionados minutos de silencio o manifestaciones de protesta frente a los ayuntamientos. Pero muy probablemente no estemos aún en condiciones de identificar de qué tipo de acciones sociopolíticas se trataría, puesto que la situación es del todo nueva. Nunca hemos asistido a una contrarrevolución de este tipo. Pero es una contrarrevolución en toda la regla.

Foto: la Muy Reverenda Katharine Jefferts-Schori, obispa presidente de la Iglesia Protestante Episcopal de los Estados Unidos de América.

Un error de una magnitud tremenda

Lo ha dicho Patricia Abril, directora general de McDonald’s en España: suprimir la publicidad de TVE fue “un error de una magnitud tremenda”. Lo mismo pensamos quienes hemos trabajado en televisión pública, al ver que el gobierno de Zapatero, en sus últimos tiempos, se sacó de la manga este colofón a su errática política (por llamarle de algún modo) comunicacional. El anterior presidente entregó en bandeja a las cadenas privadas el grueso del pastel publicitario televisivo mientras los profesionales de TVE luchaban con uñas y dientes compitiendo con ellas y para conseguir –y lograr– una televisión pública estatal más independiente que nunca. Lo hizo después de un proceso de implementación de la TDT –cuando esta tecnología era ya casi obsoleta– que abrió la puerta a la televisión generalista de difusión estatal a la extrema derecha y a la baja calidad en contenidos y programación. Zapatero había sido abandonado por Prisa y buscó acomodo en un empresario simpatizante que obtuvo de él algunas licencias de TDT a cambio de proporcionarle “apoyo” con un periódico que en lugar de ampliar el registro cultural socialdemócrata nos obsequió a todos con una concepción de la izquierda que hace las delicias de quienes sueñan con la reencarnación de Bullejos, Trilla y Adame en la secretaría general del PCE y con la elevación al olimpo del reciclador de discursos de Fidel.

La revista humorística La Codorniz publicaba una sección titulada Donde no hay publicidad resplandece la verdad, y vive Dios que los españolitos han interiorizado esa barbaridad. El comercio, que produce trabajo, prosperidad y paz, ha sido siempre despreciado por la hidalguía, también por ese remanente de hidalguía que pasa por progresía española y que abomina de los “fenicios”, cosa que explicaría en cierto modo ese substrato de antisemitismo y anticatalanismo en la izquierda sectaria española. (Para detectar indicios de esa nueva hidalguía “proletaria” préstese atención al uso de la palabra “coherencia”). Pero resulta ser todo lo contrario: donde no hay publicidad resplandece la miseria. La ausencia de publicidad en las calles y en los medios es un indicador seguro de ausencia de libertades democráticas. Punto pelota.

En estos momentos, las empresas comunicacionales asisten a un cambio de era en el que ven decaer lo que ha sido el centro de su negocio durante los últimos 150 años: los ingresos por inserción de publicidad. Muchos observadores achacan a cierta nueva “cultura de la gratuidad” la crisis de medios e industrias culturales en lugar de hacerlo a su incapacidad de inventar nuevos modelos de negocios adecuados a la nueva realidad del mercado y a la satisfacción de sus clientes mediante valor añadido al producto. Pero la cultura de la gratuidad en televisón no es nueva. Fue el propio Francisco Franco quien la propició en el nacimiento de TVE, cuando rechazó que la naciente televisión oficial se financiase mediante el pago de licencias, como en el resto de Europa, y decidió que su funcionamiento iría directamente a cargo de los presupuestos.

Hasta la fecha, los ciudadanos han vivido con la engañosa sensación de que la televisión pública les sale gratis. En Catalunya, donde desde 1983 TV3 ofrece un servicio de televisión pública de altísima calidad, a la altura de las grandes cadenas públicas europeas (demostrado por la infinidad de premios internacionales que han obtenido sus producciones) las sucesivas direcciones generales de la corporación pública se han encontrado con la renuencia de los ciudadanos a pagar una license fee cada vez que han sido sondeados al respecto. Y a la vez, muchos de esos mismos ciudadanos han considerado que los poco más de 40 euros anuales que la televisión pública catalana recibe de sus impuestos eran demasiado dinero, cuando apenas llegan a cubrir el 30% de su funcionamiento total.

Con semejante falsa conciencia, que diríamos en marxista, no es de extrañar que los televidentes españoles acogieran con albricias y zapatetas el anuncio de la eliminación de la publicidad en TVE. Álvaro de la Iglesia vencía después de muerto, pero unos cuantos meses después, ahora mismo, el consejo de administración del ente público se plantea recuperar las inserciones publicitarias porque el recorde de 200 millones en el presupuesto pone a la televisión pública al borde del colapso.

Me temo que ni con publicidad ni sin ella tienen remedio los males de las televisiones públicas. Los gobiernos derechistas de Madrid y Barcelona saben que la nueva hidalguía populachera considera a los profesionales de la televisión unos privilegiados y se complace en verles morder el polvo a manera de pobre consuelo cuando a ellos les acechan contratos basura. No es una neura mía: la propia Casa del Rey es consciente de esa mentalidad cuando difunde que Juan Carlos cobra un sueldo medio neto mensual de 12.000 euros; uno hubiera esperado de esa augusta institución, si no transparencia total, algo más que dar penita a los tontos. En  Catalunya, el equivalente de ese populismo se complace en la maledicencia en torno a la televisión pública nacional catalana, de modo que a veces parece que se es más catalanista cuando más se desea ver por los suelos al mayor logro cultural del catalanismo contemporáneo.

Creo que fue Einstein quien dijo que había dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana, y de lo primero no se sentía del todo seguro. El espectáculo de ver cerrada la televisión pública de l’Hospitalet por un gobierno municipal de izquierdas, pese a una fallida resistencia de ICV-EUiA, nos indica que quizás sea verdad que los pueblos tienen las televisiones que se merecen. De momento ya cuentan con los gobiernos que ellos mismos han votado.

La revista Ulises organiza fines de semana temáticos

Y empiezan con una revisión de la transición española. Del 2 al 4 de marzo en el Espai coll de l’Alba, Terres de l’Ebre. Inscripción libre y animación garantizada. Leer más en Jaraba Internet. Inscripciones en Ulises.

Oxígeno para vivir, la película sobre la vida de Enrique Meneses, candidata al mejor documental de los premios Goya

El documental Oxígeno para vivir, sobre la vida del fotoperiodista Enrique Meneses, ha sido presentada a los premios Goya como candidata a Mejor Documental. La película se basa en una idea original de Georgina Cisquella y está dirigida por Renato Sanjuán. Cisquella es una periodista catalana que se dio a conocer con su trabajo en el programa Giravolt, de Televisión Española en Catalunya en los años 70 y que ahora dirige Cámara abierta 2.0 en TVE.

El filme recoge 24 horas en la vida de Enrique Meneses, el primer gran reportero internacional del periodismo español después de la guerra, y un emprendedor dotado de tal energía que hoy, a sus 82 años, se encuentra en plena actividad. Aunque para llevarla a cabo se vale de una silla de ruedas, de un ordenador portátil, de su dominio de la web 2.0 y de una botella de oxígeno.

Enrique Meneses realizó su primer “scoop”  a los 37 años retratando a los rebeldes de la revolución cubana en  Sierra Maestra, cuando fue el primer reportero que entrevistó allí a Fidel Castro y al Che Guevara. Ello le consolidó como fotoperiodista en las revistas Paris Match y Life, y le lanzó como freelance internacional. Recorrió África del Cairo al Cabo, retrató las marchas negras de Washington en los 60,  fue corresponsal en Oriente Medio y la India , dirigió el programa A toda plana de TVE, el programa de Radio Nacional Los Aventureros, fue director general de ABC de las Américas y de Playboy,  rodó la serie Robinson en Africa  también  para TVE, cubrió la guerra del canal de Suez en el 56, la independencia de Bangladesh cuando se separó de Pakistán,  las guerrillas de Rhodesia, la primera revolución del Líbano, la caída de los coroneles en Grecia, la revuelta de los Sioux en Dakota del Sur y la guerra de Bosnia.

Al producirse la actual transformación profunda de la comunicación y el periodismo, Enrique Meneses se convirtió en bloguero, y la hiperconectividad de la web 2.0 fue el arma que le permitió vencer barreras tanto físicas como profesionales. Su blog se ha convertido en la plataforma de su magisterio en la red, de modo que pronto se reunieron junto a él miembros de la nueva generación de periodistas de Madrid, preocupados a la vez por la continuidad crítica de la profesión y la transformación comunicacional que propicia internet. En lugar de lamentarse por la leche derramada, una extraña pandilla formada por un reportero octogenario en silla de ruedas y periodistas treintaañeros y treintaañeras se ha erigido en equipo de trabajo y plataforma de reflexión, Meneses Media, que se expresa en iniciativas como Utopía TV y otras, propiciadas por 1001 Medios.

Como ejemplo de su empuje, véase el texto que escribió para el estreno de Utopía TV:

“Bueno, por fin llega el día de nuestro estreno. Aunque haya nervios y fallos, no vamos a desanimarnos. Cualquier estreno teatral lleva a quienes estrenan hasta el borde de la histeria. Nosotros vivimos el acontecimiento seguros de nuestros fallos y nuestros aciertos con relativa serenidad y mucho sueño..

Llevaba yo tiempo diciendo a los jóvenes universitarios,  que siempre me ponen la falta de dinero como pretexto para no hacer otra cosa que lamentarse de su sino, que el dinero es una mercancía, una llave que sirve para abrir y cerrar puertas. Al excelente proyecto de SOITU de Sindo Lafuente y su equipo, les falló, cómo no, la financiación cuando esta no obtuvo dividendos inmediatos. Por eso, toda creatividad tiene que dar la espalda al dinero y sustituirlo por la imaginación y el voluntariado. Mi cuarto de baño es el camerino de la excelente periodista Marta Nebot, el fondo para las entrevistas es mi biblioteca  Lola García Ajofrin, jefa de corresponsales me maquilla con una muestra de Covermark 07  prestado por mi farmacia, la de Ginzo de Limia 53. La pantalla plegable de proyectar diapositivas sirve para algunas filmaciones. No hay dinero pero damos vueltas a las neuronas y resolvemos los problemas. Hasta el día de hoy, y tras haber cubierto el 15 O a nivel internacional, hemos gastado 432,61 euros. Nadie ha pedido aún su retribución en “pichulines”.

Esta noche, desde las 20 hasta las 22 horas ofreceremos la prueba de que se puede crear sin más dinero que el que se tiene en el bolsillo. Que en muchos sectores, los jóvenes pueden emprender la realización de sus idéas, por utópicas que sean, sin apoyo de subvenciones o créditos bancarios. El hablar de falta de dinero antes de lanzarse a la aventura es no tener espíritu de aventurero y se lo reprocho a un país que en cualquier circunstancia, ha sabido  capeaar la adversidad. Todo el continente americano está plagado de hechos y obras creado por hombres que quemaban las velas de sus naves para obligarse a triunfar. Más de 600.000 españoles se dispersaron por Europa buscándose la vida huyendo del hambre de la España de nuestra postguerra. Ellos y el turismo levantaron este país.

En 1954, con 24 años, salí del puerto de Marsella rumbo a Alejandría, con un billete de ida, sin regreso, tarifa de puente, y durante varios días dormí sobre una silla de lona y plegable que era a lo que me daba derecho la tarifa de puente. Tenía dinero para sobrevivir menos de un mes. En total llegué a sumar siete años de mi vida en Oriente Medio, una buena universidad para un jóven periodista. En 1956, con mi amigo Jaime Cavero Carondolet, con 200 libras estrlinas nos lanzamos en busca de una muchacha nuer que en foto de Paris Match, había enamorado a mi compañero. Nunca encontramos aquella belleza y lo sabíamos desde el principio pero queríamos hacer una locura sonada. Con lo que hoy equivaldría a unos centenares de euros,  recorrimos todo el continente negro, hasta África del Sur. Nos invitaron reyes, transportistas blancos, di conferencias en inglés en Rhodesia del Sur, el actual Zimbabue, clases de francés en El Cabo. Muchas veces comimos simplemente acercandonos a los mercados indígenas y haciendo el gesto de tener hambre pero no dinero. Como hacen ahora esos valientes emigrantes africanos que se acercan a nuestros mercados con la misma hambre y falta de dinero.

Con 82 años, esta noche que algunos llaman mágica, me saltaré la quimioterapia y me beberé un vaso de vino para celebrar con mis amigos, allá donde se encuentren, por mi última locura… ¿O no es la última?”

Blog de Enrique Meneses

Trailer de Oxígeno para vivir

Oxígeno para vivir en Facebook

La tertulia de Enrique Meneses, en 1001 Medios

Utopía TV

En la foto, la redacción casera de Enrique Meneses.

BIENVENIDOS A MI BLOG

DR. GABRIEL JARABA
Doctor en Ciencias de la Comunicación y Periodismo.

Soy un periodista senior en ejercicio desde 1967, con experiencia en prensa, radio, televisión e internet. Me dedico a tareas académicas y de activismo social como Doctor en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente sirvo como profesor en esa Universidad; en la Cátedra Internacional UNESCO Unaoc UniTwin de Alfabetización Mediática y Diálogo Intercultural, la Cátedra UNESCO de MIL para el Periodismo de Calidad, la Cátedra RTVE-UAB para la Innovación de los Informativos en la Sociedad Digital y en el Gabinete de Comunicación y Educación de la UAB.

Soy analista de la información y los medios en la Fundació Periodisme Plural y escribo en el diario Catalunya Plural. Hago investigación en comunicación, en redes sociales de internet y en humanidades digitales. Elaboro métodos de impulso de la creatividad y de gestión mental.

Autor de los libros Periodismo en Internet (Ed. Robinbook); Twitter para periodistas (Ed. UOC); Youtuber (Ed. Redbook) y ¡Hazlo con tu smartphone! (Ed. Redbook) y coautor de otras obras sobre comunicación y educación.

Como ciudadano promuevo el apoyo a Naciones Unidas en la perspectiva de Una Sola Humanidad, como colaborador de la ONG internacional World Goodwill – Buena Voluntad Mundial.  Soy miembro de la European Transpersonal Association y del Institut de Psicologia Transpersonal de Barcelona. Propongo un universalismo inclusivo basado en el humanismo y desde el catolicismo que ejemplifica el papa Francisco, y soy feligrés de la parroquia de Santa Anna.

Entre los 50 mejores blogs periodísticos

GABRIEL JARABA BLOG ha sido incluido en la relación de 50 blogs para periodistas sobre periodismo en español, publicada por eCuaderno.

Analista de la información y los medios en:

AL RANQUING DE PERIODISTES I COMUNICADORS CATALANS CURAT PER SAÜL GORDILLO

Introduce aquí tu correo electrónico para recibir actualizaciones de este blog.

Únete a otros 145 seguidores

SOY PROFESOR E INVESTIGADOR EN:

CATEDRA UNESCO DE MIL Y PERIODISMO DE CALIDAD

GABINETE DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN UAB

Profesor e investigador

UNIVERSITAT AUTÒNOMA DE BARCELONA

MASTER EN COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN

MENTOR

CERTIFICACIÓN PROFESIONAL EUROPEA EN PSICOTERAPIA Y PSICOLOGIA TRANSPERSONAL

enero 2012
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031